Reino Unido: sube el coste de la educación

Artículo publicado el 10 de Octubre de 2005
Artículo publicado el 10 de Octubre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El Reino Unido puede presumir de tener algunas de las mejores universidades de Europa y algunos de los universitarios más endeudados. El planeado incremento de las tasas universitarias de 1.250 Libras a 3.000 Libras es una tendencia estable.

Mientras gran parte de las mejores universidades del Reino Unido no alcanza su objetivo de ampliar el acceso a la educación superior y muchos estudiantes abandonan sus estudios más que nunca, otra vez surgen preguntas sobre la política educativa superior del gobierno Laborista.

¿El estilo de endeudamiento americano?

Hasta 1998, los estudiantes británicos no sólo no pagaban ninguna tasa, sino que además recibían una beca por parte del gobierno para ayudar a financiar sus gastos diarios. Un año después de la vuelta al poder del partido Laborista, los estudiantes universitarios británicos tuvieron que empezar a pagar tasas de hasta 1.000 Libras anuales, dependiendo de los ingresos de sus padres. Desde ese momento, las tasas han aumentado en 250 Libras y se prevé que alcancen las 3.000 Libras en 2006. A este ritmo, las deudas de los universitarios se asemejarán a las de Norteamérica, lo que significa que los estudiantes procedentes de otros países europeos -obligados a pagar lo mismo en el Reino Unido- decidan elegir otro lugar para sus experiencias universitarias en el extranjero.

Estas tasas crecientes se destinan a disminuir el déficit de financiación que sufre la mayor parte de las universidades británicas. Éstas pierden entre 2.000 y 3.000 Libras por universitario británico al año en cursos "normales". En otras palabras: en cursos no intensivos y sin infraestructuras necesarias excesivas, como medicina, ciencias naturales o ingeniería. También se permite la existencia de tasas variables (en teoría, las universidades pueden cobrar menos de 3.000 Libras) como elemento de competencia entre las universidades del país, estimulándolas en la reducción de sus costes. De este modo, las universidades pueden cobrar menos y atraer a más estudiantes. Aun así, la mayoría de las universidades ha anunciado que cobrará la tasa máxima.

Méritos, no dinero

Según el gobierno, el objetivo es "aumentar el acceso a una educación superior". Se quiere que el 50% de los veinteañeros acceda a una educación superior para así aumentar la proporción de estudiantes de origen humilde que tradicionalmente no lo logra. Sin embargo, como afirma Felix Cohen, un representante de la Unión de Estudiantes de la Universidad de Bath, si "los laboristas quieren un sistema igualitario de educación superior […] deberían eliminar las tasas, reintroducir las becas, olvidarse de este 50% absurdo y volver a un sistema basado en los méritos para la educación superior". El temor a que las tasas variables "produzcan un sistema que divida", como sugiere el diputado laborista Gibson, se confirma con los sistemas de financiación y tasas muy diferentes en Escocia, Inglaterra y Gales.

Si ahora uno de cada diez estudiantes abandona los estudios debido a sus problemas financieros, no es probable que la situación mejore el próximo año. Está por ver si Gran Bretaña consigue mantener su posición internacional en la educación.

El Reino Unido no esta sólo

En Alemania, una resolución de un tribunal en enero pasado concedió la capacidad legal a las universidades para cobrar las clases. Sin embargo, la política educativa es prerrogativa de cada Estado federal, y mientras algunos ya han tratado de introducir tasas, no está claro cuáles van a ser los costes. Mientras tanto, en Francia, un informe reciente realizado por la mayor unión de estudiantes del país destapó un escándalo según el cual las universidades forzaban a los estudiantes a pagar tasas a pesar de que la educación superior en Francia es -al menos en teoría- todavía gratis. Como es de esperar, no hay tasas en los países nórdicos: en Finlandia los estudiantes reciben 260 euros al mes sin tener en cuenta los ingresos familiares y, como en Suecia y Noruega, los estudiantes reciben subsidios y becas garantizadas. Mucho más lejos, en Australia, las tasas se pagan después de la obtención del título (como será pronto el caso en el Reino Unido). Hay estudios, sin embargo, que sostienen que los mayores beneficiados del modelo australiano son el Estado y las empresas, pero uno de reciente publicación muestra que el número de estudiantes ingleses con bajos ingresos ha caído desde la subida de tasas del año pasado."