Relájate y diviértete: Ligar no es como las matemáticas 

Artículo publicado el 19 de Mayo de 2015
Artículo publicado el 19 de Mayo de 2015

Ligar se ha convertido en un juego en muchas partes del mundo. Alemania, en particular, parece ser el hogar de un gran número de "cazadores macho" que esperan para abalanzarse sobre su presa y las "princesas" que esperan a ser cazadas. Pero esto, que es una generalización, no tiene por qué ser así. Os ofrecemos el punto de vista de un germano-californiano sobre ligar.

Me gustaría empezar aclarando que no soy berlinés. La última vez que estuve en Berlín tenía 10 años, de forma que no soy una autoridad a la hora de abordar el tema del ligoteo en Berlín. Pero soy alemán, soy un hombre y creo que ligar es divertido, especialmente cuando es la mujer la que realiza el primer movimiento, aunque eso no quiere decir que a veces a mí no me guste dar el primer paso.

Sin embargo, creo que cuando se trata de ligar existen una serie de ideas equivocadas sobre coquetear, sobre todo cuando se considera un juego que contiene una serie de reglas predeterminadas que ambos bandos deben seguir para "ganar" o "anotarse un tanto". Además de esto, está la idea de que coquetear siempre lleva a una cosa: Sexo, pero esto no tiene por qué ser así y, por mi experiencia, puedo decir que no es así.

No hay una única manera de ligar en California

Mi opinión sobre ligar y las citas se debe, en gran medida, a haber vivido en California. Las cosas allí son un poco diferentes a las de esta parte del mundo. California es una sociedad muy progresista que ha presenciado no solo el pensamiento hippy del "un único amor" de los 60 sino también gran cantidad de inmigrantes que han traído y compartido su cultura, obligando a los californianos  a aceptar a los demás. Esta aceptación se extiende también a la forma en la que la gente interactúa, como por ejemplo cuando 2 personas coquetean y se extiende más allá de cualquier "regla" sobre ligar.

De acuerdo con el artículo Why Feminists Can't Flirt, la mayoría de los hombres y mujeres alemanes creen que el hombre debería ser el cazador y las mujeres chicas inocentes y recatadas que, bajo ningún concepto, deben mostrar seguridad y llevar a cabo el primer movimiento. De lo contrario serán consideradas promiscuas.

Estas normas hacen que la meta de salir con alguien sea algo casi intangible y, si lo consigues, ese sea el único modo. Es como decir que la única manera de llegar del punto A al punto B es en coche. ¡No, maldita sea, puedo caminar!

¡Coquetear debe ser algo divertido!

Pero ¿qué es coquetear exactamente? Según el diccionario Merriam-Webster, es "comportarse de manera que se muestre una atracción sexual hacia alguien con el que no le unirá nada serio".  Entonces, ¿de dónde sale tanto escándalo? Para los chicos y chicas adolescentes llenos de hormonas que no se han "anotado" ningún tanto en su vida, coquetear puede ser algo serio, un asunto de vida o muerte quizás. Pero un adulto que piensa que el coqueteo es algo que debe tomarse tan en serio que no puede comportarse como él mismo, debería también ir a un funeral y pronunciar un panegírico. Ligar no debe convertirse en una interacción calculada y estoica; debe ser algo divertido que sirva para romper el hielo entre dos personas, estableciéndose entre ellas un interés por la vida del otro. Pretende ser algo divertido, una forma de conocer gente y, básicamente, de hacer de estos encuentros algo memorable. Si esto lleva a encontrar a tu pareja para toda la vida, genial, y si te lleva a tener sexo, estupendo. Pero eso son dos cosas que pueden resultar en una atmósfera en la que dos personas se sienten relajados y despreocupados entre ellos. Es el resultado de la caída del disfraz de cada uno y de olvidarse de las reglas y explorar las numerosas posibilidades entre tú y la otra persona, y no hablamos necesariamente de ligar.

Demostrado, los alemanes también saben coquetear 

En un sitio como California, donde se mezclan tantas culturas y puntos de vista diferentes, es difícil establecer normas a seguir entre personas a la hora de coquetear. La gente debe adaptarse y superar dificultades a diario. En las interacciones no se hacen preguntas que tienen como objetivo cotillear o curiosear sobre las vidas ajenas sino que se dan preguntas como "¿qué tal estás?" o "¿cuál es la historia de tu vida? ¿Te apetece tomar un café, pasar el rato y evadirte de tu monótona vida diaria? ¿Quieres que nos aventuremos a tener algo y ver qué pasa?". Sin embargo, esto no pasa solo en California y, por supuesto, no pasa en todo California; pero hay una probabilidad mayor de que suceda en lugares en los que la diversidad es parte de la esencia de la gente. Así que, si mi experiencia y mis impresiones en un lugar multicultural no me engañan, en un sitio en el que todo el mundo (de forma respetuosa) puede dar el primer paso y en el que coquetear está visto como algo desenfadado  y divertido, no me equivocaría al asumir que sucede lo mismo en Berlín, que se trata de una mentalidad que incluso el alemán más "calculador" puede tener.  En este sentido, me gustaría terminar con una pregunta para todos los hombres y mujeres a los que les gusta calcular las probabilidades al jugar: ¿Cómo se sabe si dejarse cazar por una mujer o ser el primero en acercarse a un hombre no sacará a relucir lo mejor de ti?

Ligar en Berlín: ¿Verdad o mentira?

¡Que los alemanes no saben ligar es un prejuicio tan antiguo como la propia civilización, pero todavía ha de ser desestimado. Cafébabel toma la iniciativa para destruir al maestro del amor. Si crees que tienes en tu poder la estrategia definitiva para ligar, mándanos un correo electrónico a nuestra dirección  berlin@cafebabel.com!