Relaxing cup of café con leche in plaza mayor, paradigma de una way of life

Artículo publicado el 10 de Octubre de 2013
Artículo publicado el 10 de Octubre de 2013

El último tropiezo de la delegación madrileña en su enésimo intento por seducir al Comité Olímpico Internacional dejó para el recuerdo una frase que sin duda pasará a la historia de la humanidad. Un retrato para confirmar la sospecha de muchos europeos: los españoles viven la vida con sosiego ¿Cuál habría sido el equivalente si la protagonista fuese polaca? 

Después de tres intentos fallidos, es evidente que el romance entre Madrid y los Juegos Olímpicos es una quimera. Por si fuera poco, la derrota ha dejado un rastro de víctimas mediáticas, mártires de un complot internacional dirigido por Tokyo, vencedora de la contienda. De entre todos estos personajes expuestos al ingenio cómico de los internautas, es sin ninguna duda Ana Botella, ilustre alcaldesa de la capital española, de longeva carrera y cuantiosos méritos (léase con ironía), quien ha acaparado durante semanas la opinión pública del país más de lo que posiblemente jamás pueda hacerlo por motivos políticos (no se entienda esto como una provocación). Para los que no se hayan deleitado todavía con su interpretación, sobre todo más allá de los Pirineos, allá va la obra completa.

Dejemos de lado el acento mediterráneo de la Señora Botella. Olvidemos también el tono educativo (podríamos ser más crueles) del discurso, más propio de una clase de educación infantil que de una exposición ante todo un comité olímpico ¿Qué pasaba por la cabeza del asesor de comunicación que redactó el texto cuando decidió incluir en el discurso el ocurrente guiño de la “relaxing cup of café con leche”? Si bien la respuesta se esconde en la compleja mente del autor, nosotros hemos querido imaginar que su intención no era otra que ilustrar el paradigma de la relajación y el bienestar made in Spain. Porque como muy bien remarca la célebre alcaldesa, “no one celebrates life like spanish people do”. Pues eso. El concepto “bocadillo de calamares a la romana” o “chocolate con churros” no cotiza tan alto en el mercado internacional como el café, oro negro, así que entendemos que el ilustrado asesor descartara ambas opciones, aunque fueran más auténticas. El resultado no fue el esperado, pero poco importa. Fueron trending topic. And Madrid is fun.

exportar el concepto

En la redacción de CaféBabel hemos querido exportar este concepto, este brillante resumen de la adoración por la vida y las costumbres tan propias de España, buscando sus equivalentes en los cinco idiomas en los que la revista está editada. Quizá algún político extranjero quiera incorporar nuestras propuestas a su imaginario discursivo. Visto lo visto, nosotros no se lo aconsejamos.

No podemos saber con certeza si el actual alcalde de Paris, Bertrand Delanoë, tiraría de tópicos para vender su ciudad. No obstante, en el caso de que existiese una supuesta Madame Bouteille, seguramente su discurso habría incluido algo tan ingenioso como “il n’y a rien de mieux que de croquer dans une baguette, en marinière, devant un mime”. O lo que es lo mismo: comerse un pan, vestido con las genuinas rayas, delante de un mimo. Sí, un mimo. Todos podemos imaginar tan idílica estampa. Mientras tanto, al otro lado del canal de la Mancha, inspirada por la brisa gélida del Támesis, una imaginaria Mrs Bottle habría elegido una opción que muy bien podría ser del agrado de su marido, ex-presidente del gobierno español. George Bush y Tony Blair compartieron hace diez años una tasty bag of fish and chips” en el “Dun Cow Inn” de Sedgefield. Con esta propuesta gastronómica tan británica, ella completaría el famoso trío de las Azores en representación del señor Aznar. Eso sí, mejor en la cosmopolita Londres. Maybe near Trafalgar Square.

Bien distinta sería la recomendación si la Señora Botella fuese en realidad Pani Butelka. En este caso, como máxima representante del consistorio de Varsovia, su recomendación sería un “Skoczyć na lornetę z meduzą w Zakąskach". Ni más ni menos que unos “prismáticos” acompañados de una “medusa”, en el céntrico restaurante Zakaski i Przekaski ¿Que qué es ésto? Los “prismáticos” son un vodka doble. En Polonia no se andan con bromas. La “medusa” es mejor verla, ya que cualquier descripción sería insuficiente. No obstante, si alguien en toda Europa comparte con los españoles la manera distendida de entender la vida de la que la alcaldesa hizo gala en su discurso, estos son sin duda los italianos. Por eso, es probable que la Signora Bottiglia hubiera propuesto en su lugar un ágape semejante al de su homóloga madrileña, algo tan evocador como un “cornetto e cappuccino” ¿Dónde? “In Piazza Navona”, por ejemplo. Por no romper el paralelismo.

En el caso de Frau Flasche, seguro que ofrecería “ein currywurst am Alexanderplatz” para intentar seducir al jurado. Quizá las salchichas con salsa al curry sean un plato un tanto difícil de digerir, aunque propuesto por un político alemán nadie cuestionaría la conveniencia de su ingesta. Y más teniendo en cuenta que su acento inglés (¿habíamos prometido no hablar del acento?) sería con seguridad menos doloroso. El caso es que Madrid se quedó sin olimpiadas. No sabemos hasta qué punto pesaron en la decisión final los finos recursos utilizados en la demostración oratoria de Ana Botella. Por si a caso, recomendamos a los alcaldes que pretendan abanderar delegaciones candidatas que calibren bien sus intervenciones. Si no luego pasa lo que pasa.