República Checa da un respiro al Tratado de Lisboa

Artículo publicado el 27 de Noviembre de 2008
Artículo publicado el 27 de Noviembre de 2008

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El Tribunal Constitucional checo ha dado luz verde al Tratado de Lisboa. Los jueces de Brno decidieron que el Tratado no viola la soberanía de la República Checa y es compatible con la Constitución del país. Ahora solo se cuestiona si el presidente Václav Klaus también firmará el documento

Právo - La República Checa

El periódico de izquierda Právo no considera ni por asomo concluido el tema del Tratado de la UE en la República Checa: "El presidente reaccionará de manera obstinada retrasando su firma. De la constitución checa no se puede extraer ni siquiera con claridad si su firma resulta en absoluto necesaria. Algunos constitucionalistas expertos lo afirman, otros lo ponen en duda. Y lo mejor está aún por venir. La declaración de Klaus de que firmará una vez que Irlanda haya revisado su 'no' despierta temores. Antes de octubre del próximo año no puede contarse con un nuevo referéndum irlandés".

Petr Uhl

Sme - Eslovaquia

El presidente Václav Klaus obtiene una ovación en el periódico liberal Sme por su aparición ante el Tribunal Constitucional: "Klaus no ha ocultado su decepción sobre el fallo de los jueces, pero puede darse por satisfecho de que el Tribunal no se pronunciara acerca de la cuestión sobre el Tratado de Lisboa que él había planteado como decisiva. Su gran mérito es haber abierto un debate público sobre Lisboa. Las discusiones sobre grandes temas son de vital importancia. En este sentido, la función de Klaus es única [...] Por otra parte, la República Checa no está en condiciones de rechazar Lisboa aunque el Tratado tenga sus defectos. No existe otra alternativa geopolítica para los países de nuestra región".

Peter Schutz

Die Welt - Alemania

Europa podría seguir trabajando en conjunto también sin el Tratado de Lisboa, opina el diario conservador Die Welt: "El 'sí' de los jueces del Tribunal Constitucional checo al Tratado de Lisboa constituye una importante victoria parcial para el nuevo tratado europeo de reforma, no más. Los opositores pueden seguir quejándose del Tratado como un todo porque los jueces de Brno solo han decidido sobre determinados puntos conflictivos [...] Este Tratado nunca les ha llegado al corazón a los europeos: es un frío legajo considerado por muchos como perro faldero de las élites entusiasmadas por el proyecto europeo. El Tratado no se podrá deshacer de esta mácula –suponiendo que se aprobara. ¿Y si no? Entonces, Europa sigue tal cual. La práctica muestra que se pueden alcanzar buenos resultados con las reglas vigentes. Puede existir más colaboración sin el nuevo tratado comunitario. El alboroto sobre el futuro de Europa debe acabar".

Christoph B. Schiltz