"Responder a los atentados en Bruselas con cautela"

Artículo publicado el 24 de Marzo de 2016
Artículo publicado el 24 de Marzo de 2016

El pasado martes, la explosión de varias bombas en Bruselas dejó 32 muertos y alrededor de 230 heridos. Mientras los mensajes de solidaridad aparecen en toda Europa, las opiniones sobre cuál debe ser la respuesta son muy dispares. Cafébabel habla con el profesor Lee Jarvis, profesor de Seguridad Internacional en la Universidad de East Anglia (Estados Unidos). 

Cafébabel: ¿Podría explicar qué quieres decir exactamente cuando afirmas que los atentados de Bruselas requieren una respuesta cautelosa y mesurada?

Dr. Lee Jarvis: En realidad, me refiero a tres cosas: Primero, debemos tener paciencia a la hora de atribuir la responsabilidad de los ataques. A pesar de que Daesh parece haber reivindicado la autoría, todavía queda trabajo por hacer para verificar la autenticidad. Además, dado la naturaleza de los grupos militantes actuales, incluso los genuinos reclamos como este pueden significar poco, ya que la autoridad de toma de decisiones no siempre se centraliza en el "núcleo" de un grupo.

En segundo lugar, debemos evitar la simplificación y la generalización. Cualquier ataque que podríamos llamar "terrorista" tiene múltiples causas y es producto de la interacción entre las decisiones individuales y los contextos sociales. Evitemos simplificar en estos casos y hablar sobre la responsabilidad de, por ejemplo, las creencias particulares. No estiremos tampoco la red de la responsabilidad a todos los individuos y comunidades sin conexión alguna con estos terribles acontecimientos.

Por último, debemos intentar evitar la tentación de seguir prejuicios políticos o, peor aún, respuestas militares. La historia de la lucha contra el terrorismo es una en la que los acontecimientos dramáticos a menudo se enfrentan con respuestas igualmente dramáticas (que a su vez frecuentemente provocan más daño que bien). También es una lucha en la que las lecciones de la historia –y la importancia del diálogo, la diplomacia y la moderación– a menudo se olvidan.

Cafébabel: Teniendo en cuenta la frecuencia de ataques similares en el último año, ¿qué debemos hacer para asegurar que las posibles respuestas no aumentarán aún más la tensión?

Jarvis: Evaluar la efectividad de los esfuerzos anti-terroristas es muy complicado. En primer lugar, y sorprendentemente, hay poca investigación académica fiable –y poco consenso– sobre la cuestión de lo que funciona y lo que no en este contexto. Tampoco hay factores a los que podamos apelar para saber si las cosas podrían haber sido diferentes si algo se hubiese hecho de una manera o de otra. Por otra parte, las políticas de lucha contra el terrorismo normalmente pretenden cumplir más de una función (incluyendo la captura de sospechosos, tranquilizar a los ciudadanos, disuadir a los atacantes, etc.). Debido a esto, creo que es crucial evitar respuestas excesivas o excepcionales, especialmente teniendo en cuenta la tentación (y, a menudo la presión pública) de actuar rápidamente. 

Las respuestas militares anti-terroristas tienen una utilidad extremadamente limitada para acabar con campañas terroristas. Por tanto, soy muy escéptico sobre la efectividad de la estrategia del presidente Obama de "golpear a ISIS". Además, las políticas draconianas –y el lenguaje inmoderado o deliberadamente provocativo– corren el riesgo de atraer sospecha e inseguridad a las comunidades que algunos asocian con los responsables de los ataques. Por lo tanto, existe un peligro real de que las respuestas entusiastas o excesivas a las amenazas causen un daño considerable a la vida de muchas personas en todo el mundo. 

Mi trabajo sobre las experiencias del público británico en relación con los poderes contra el terrorismo, junto con el Dr. Michael Lister, dilucidó que muchas personas sienten que la reacciones tras el 11-S redujeron directamente su propia experiencia de la ciudadanía y les hacieron sentir personalmente menos seguros. Creo que deberíamos prestar mucha más atención de la que prestamos a menudo a e este tipo de consecuencias.

Cafébabel: Ha dicho que los atentados de Bruselas deben verse como un acto criminal en vez de como un ataque militar. Sin embargo, los ataques similares en París sí iniciaron una respuesta militar. ¿Cómo ve el proceso de asegurar que esto no se repita? 

Jarvis: Mi temor es que veremos elementos de ambos: Una de las respuestas a los atentados de París fue una escalada de ofensivas aéreas contra objetivos del "Estado Islámico", pero podemos preguntarnos ¿qué hemos conseguido con eso?

No estoy seguro de que podamos asegurar que no volverá a pasar, pero debemos continuar enfocando las limitaciones de las formas excepcionales de las políticas anti-terroristas, los efectos inductores del miedo por el lenguaje hiperbólico y los logros históricos de la negociación y los esfuerzos diplomáticos (como en, por ejemplo, la campaña de Reino Unido contra el IRA).

También debemos trabajar duro para mantener la amenaza del terrorismo en perspectiva, dado que el riesgo directo que corren los individuos de Europa Occidental es mínimo. Numerosos estudios han demostrado que cualquiera de las otras formas más mundanas de la violencia –los accidentes de tráfico, por ejemplo– causan mucho más daño que el terrorismo. Sin embargo, la naturaleza relativamente exótica de esta amenaza significa que –comprensiblemente– genera más atención y más miedo.

Cafébabel: Ha habido informaciones falsas circulando por las redes sociales tras los atentados. Al mismo tiempo, las redes sociales también sirvieron para canalizar la asistencia a través de etiquetas como #PorteOuverte. En general, ¿considera que las redes sociales son una ayuda o un obstáculo tras los ataques terroristas?

Jarvis: Suelo pensar que las redes sociales –como cualquier otra forma de tecnología– es neutral: Lo que importa es cómo se utiliza. En este sentido, no es tan diferente a las tecnologías anteriores utilizadas para llevar a cabo ataques terroristas y también para responder contra ellos, tales como el teléfono o el automóvil.

Creo que podemos complacernos de las respuestas positivas y progresivas que hemos visto en Twitter y más allá, y la capacidad de estos medios de comunicación para facilitar la asistencia rápida por parte de los ciudadanos "de a pie", tales como la oferta de refugio y alimento. Al mismo tiempo, estos medios han servido, por supuesto, como chivo expiatorio y demonizador, así como para desinformar al público.

Cafébabel: Hablando de la era de los hashtags, ¿cómo cree que expresiones tales como "estado de emergencia" o "Brussels Lockdown" influyen en las reacciones de la gente? ¿Son estas etiquetas beneficiosas?

Jarvis: No lo creo. Para mí son un ejemplo de titulización en el que un asunto –sin lugar a dudas trágico para aquellos atrapados en él– se ha convertido en un problema de seguridad nacional que requiere respuestas excepcionales. Estas etiquetas, me temo, cierran el debate público y nos llevan a esperar futuros ataques: Llevan a la población a sentirse amenazados por el terrorismo. Sin duda, una respuesta más productiva con el terrorismo es reducir –en lugar de escalar– el terror que podría decirse que busca generar.

Cafébabel: En un plano más personal, ¿qué consejo puede dar a las personas acerca de cómo responder mejor a raíz de los ataques?

Jarvis: En primer lugar, tener en cuenta que este tipo de ataques son noticiables porque son inusuales: La probabilidad de que cualquier ciudadano sea directamente afectado es mínima.

En segundo lugar, por extensión, hay que tener en cuenta que el presente no es necesariamente una buena guía para el futuro. Debemos, creo, ser especialmente cuidadosos con los argumentos de que este tipo de eventos son parte de una "nueva normalidad". No debemos sentirnos menos seguros hoy de lo que lo hacíamos ayer a causa de estos ataques.

Por último, debemos recordar que todas las respuestas a estos atentados –tanto los ataques aéreos en Siria como mis comentarios en esta entrevista– son un producto de los valores y decisiones políticas. No hay nada necesario o inevitable en cómo cualquier persona u organización responde al terrorismo. Hay decisiones que debemos tomar y compensaciones que deberán ser negociadas. ¿Estamos, por ejemplo, dispuestos a ver nuestras libertades civiles restringidas si pensamos que de esta forma estaremos más seguros?

---

Dr. Lee Jarvis es profesor en Seguridad Internacional en la Escuela de Política de la Universidad de East Anglia (EUA) y editor de Estudios Críticos en Terrorismo. Es autor y editor de nueve libros sobre políticas del terrorismo, anti-terrorismo y seguridad.