Retorno a Hansala

Artículo publicado el 14 de Marzo de 2009
Artículo publicado el 14 de Marzo de 2009
Sevilla acoge la presentación de la película Retorno a Hansala en el Conservatorio Profesional de Música Cristóbal de Morales con la presencia de su directora y guionista Chus Gutiérrez. El evento estuvo perfectamente organizado por Amnistía Internacional.

_MG_4085.JPGSevilla acoge la presentación de la película Retorno a Hansala en el Conservatorio Profesional de Música Cristóbal de Morales con la presencia de su directora y guionista Chus Gutiérrez. El evento estuvo perfectamente organizado por Amnistía Internacional.

Es 13 de marzo y el invierno más duro y largo de los últimos años está llegando a su fin. El calor ha dado sus frutos, Sevilla ya huele a azahar. Como de costumbre, los telediarios abrirán pronto con la noticia de los miles de africanos (léase “sin papeles”) que intentan llegar a las costas españolas en busca de una vida mejor. Llegan en cayucos o pateras, desgraciadamente un tricornio les corta el sueño. En el peor de los casos, los telediarios abrirán diciendo que han sido encontrados unos cuantos cuerpos en la playa de Rota, Tarifa o la Línea de la Concepción. El discurso de la portavoz de Amnistía estuvo lleno de reproches a los dirigentes de los distintos gobiernos europeos por mirar hacia otro lado con motivo de la crisis económica. Además destacó el problema del racismo en España, que dice ser un fenómeno invisible ya que apenas existen datos cuantitativos. Chus Gutiérrez, por su parte, se limitó a agradecer a la comunidad bereber del pueblecito de Hansala su enorme hospitalidad y también comentó la anécdota de que el parón de 5 minutos que íbamos a tener a mitad de la película por motivos técnicos también se dará cuando vayan a proyectarla a Hansala, ya que el proyector va a ser el mismo que utilicen.

Comentario: Retorno a Hansala

La película está a medio camino entre la ficción y el documental. No juzga a nadie, deja al espectador impasible para que reflexione por su cuenta. Narra la experiencia del dueño de una funeraria (Martín) que va a Hansala para llevar el cuerpo de un chico que apareció en la playa de Rota, en este duro viaje le acompaña la hermana del náufrago (Leila) que hace cinco años que no visita su tierra. Durante los trámites burocráticos y el viaje ocurren demasiados tópicos: guardia civil cabrón, algarabía en la aduana con funcionarios marroquíes incompetentes, atraco en una carretera secundaria... No es excesivamente dura pero tampoco carece de sensibilidad, es muy fácil de ver sin peligro de llorar y mantiene un ritmo muy alto. Es sencillo de predecir el cambio que se producirá en Martín cuando los muertos dejan de ser euros y se van convirtiendo en personas con nombres y apellidos. La fotografía y la música están a la altura de una gran película, sólo habría que hacer un inciso negativo -si cabe-: la historia de la descomposición del matrimonio que vive Martín no viene al cuento y distrae un poco del tema tan profundo del que trata “Retorno a Hansala”. En definitiva, se pudo disfrutar de lo mejor del cine español de los últimos años.

Cine_retorno a Hansala

El salón de actos del Conservatorio estaba completamente lleno, habría unas trescientas personas, pero para desgracia de esta sociedad, el público joven era residual. También echamos en falta la representación política o institucional; ya sabemos que la solidaridad de los políticos es una máscara ávida de votos. Para concluir sólo decir que enhorabuena a la ONG Amnistía Internacional porque se están movilizando bastante en Sevilla y felicitar a Chus Gutiérrez porque además de dirigir la película ha sido la productora, por lo que ha apostado económicamente por “Retorno a Hansala”. Es un ejemplo a seguir dentro de la mercantilizada industria cinematográfica. Texto y fotos:

Adrián de la Rosa