Revista de prensa: Cumbre Rusia-UE, ¿amigos otra vez?

Artículo publicado el 14 de Noviembre de 2008
Artículo publicado el 14 de Noviembre de 2008
La UE quiere reanudar en una reunión que se celebró el 14 de noviembre en Niza, sus negociaciones sobre un acuerdo de cooperación con Rusia. Dichas negociaciones habían sido interrumpidas provisionalmente debido al conflicto de Georgia. La prensa europea discute los problemas pendientes y las expectativas depositadas en la cumbre

Corriere della Sera - Italia, "Una situación peligrosa"

El problema principal que ve el diario Corriere della Sera es la dependencia de la UE de los suministros energéticos rusos: "El cielo político de Niza está hoy teñido de plomo. Pesada como una roca se halla sobre la mesa de negociaciones la sed de energía que ya no puede ignorarse más. La UE intenta liberar sus gasoductos de las zarpas del oso ruso mientras [el primer ministro ruso, Vladímir] Putin trabaja en la dirección contraria. La UE pretende crear un sistema de emergencia de abastecimiento energético con la energía eólica de los Países Bajos y la energía hidráulica de Noruega hasta los gasoductos transaharianos de Nigeria y el gas de Azerbaiyán para poderse suministrarse por sí misma en cuanto el Kremlin cierre el grifo del gas. Los 27 países comunitarios importan el 61 por ciento de su energía de Rusia; siete de ellos, entre los que se encuentran los países bálticos, dependen completamente de Moscú. Esta situación resulta demasiado arriesgada".

 Luigi Offeddu

Frankfurter Rundschau - Alemania, "La influencia limitada de la UE"

(Imagen: HGruber/ Flickr)La influencia de la UE en el Cáucaso es limitada, según opina el diario Frankfurter Rundschau: "No existe ninguna alternativa al diálogo con Rusia, pero, en el tema del Cáucaso, los europeos van a tener que tomar nota tarde o temprano de que su influencia es limitada. Los diplomáticos reiteran que en las negociaciones sobre cooperación se abordan una y otra vez los puntos conflictivos, incluida la posición de Georgia. Con todo respeto por los funcionarios de Bruselas, los ministros europeos y sus jefes de Gobierno: Presumiblemente, los rusos solo se sienten impresionados a medias cada vez que los representantes de la UE mencionan a toda prisa y de modo rutinario la crítica a la situación en el Cáucaso. La suposición de que Europa puede restaurar la integridad territorial de Georgia a fuerza de perseverar podría resultar nada más que un mero deseo".

Delo - Eslovenia, "La UE debe reconocer la autonomía Abjasia y Obsetia del sur"

(Imagen: David gareja/ www.paata.ge/ Flickr)"Ha llegado la hora de que Bruselas y Washington dejen de actuar como si en agosto no hubiera pasado nada en los Balcanes", escribe el periódico Delo. "Tarde o temprano se van a ver obligados a hacer lo que Rusia hizo el 26 de agosto: reconocer la autonomía de Abjasia y Osetia del Sur. Esto resulta a largo plazo inevitable. El único camino para que Georgia retome el control de ambas provincias pasa por una nueva guerra que Georgia, por supuesto, debería ganar. Debido a la presencia del ejército ruso, que ya demostró en agosto que no permitirá una solución de ese tipo, esto resulta prácticamente imposible. Occidente liberaría de la agonía a fin de cuentas también a Georgia formalizando lo más rápido posible la nueva realidad. Si el Gobierno georgiano se acercara a los estándares de las instituciones occidentales en vez de ocuparse del nuevo control de sus provincias, seguro que el país ya no debería esperar mucho más tiempo ante las puertas de la OTAN y Georgia podría expresar sus reservas en Bruselas como miembro comunitario de pleno derecho".

Polona Frelih

Berlingske Tidende - Dinamarca, "No existe una Europa unida con respecto a Rusia"

(Imagen: graciepoo/ Flickr)Determinar la relación con Rusia será una de las primeras tareas del nuevo presidente electo de los EE UU, Barack Obama, escribe el diario Berlingske Tidende. Esa tarea resulta todo menos fácil. "El curso que sigue Rusia se hace cada vez menos democrático. Se ha suspendido el sistema parlamentario. Prácticamente existe solo un sistema unipartidista. El partido de Putin, Rusia Unida, tiene en su haber dos tercios de los escaños parlamentarios [...] Ante este contexto resulta extraño que los países de la UE diverjan tanto al tratarse de ejercer presión sobre Rusia para impulsarla hacia un desarrollo más democrático. Algunos países comunitarios parecen estar más interesados en los suministros periódicos de gas desde Rusia que en la pregunta de qué es lo que Rusia pretende en realidad. Eso puede plantear problemas a Obama, quien necesita el apoyo de los europeos. Sin embargo, eso requiere una Europa unida. Y tal Europa no existe en relación con Rusia".