¡Revolución cristiana en prisión!

Artículo publicado el 15 de Noviembre de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 15 de Noviembre de 2008
Unidad 25 de Olmos: la cárcel-iglesia Simón Pedro tiene 18 años y está condenado a cumplir condena en una cárcel muy especial. Es real y está en Argentina; se trata de la única prisión religiosa en Latinoamérica. No hay drogas, ni motines, ni violencia, ni trapicheo; hay fe, celebración fanática de la fe.
, del argentino Alejo Hoijman, es un documental sobre lo más gregario y cobarde del ser humano cuando las opciones son pocas.

Unidad 25

Hoijman nos trae a Sevilla Festival de Cine Europeo esta coproducción franco-hispano-argentina para contarnos cómo es la vida en la cárcel de hombres Olmos. De la cinta nadie puede esperar alardes creativos, está rodada como si se tratara de ficción pero el tono es muy realista, incluso crudo. En , nadie mira a cámara, a pesar de ser un documental. Hoijman declara haber contactado con la prisión antes de ponerse a rodar y cuando consiguió los fondos para llevar a cabo el proyecto se fue a Olmos y siguió el proceso de adaptación a las reglas de Olmos de alguien que ahora se ha convertido en el protagonista de su filme.

Unidad 25

Simón Pedro entra en Olmos sin ser creyente, pero el fervor de sus guardacárceles le irán haciendo cambiar de idea y se irá dejando adoctrinar. Allí no tiene nada ni a nadie. Así que o se suma, se adapta, se agrega o su estancia en prisión será aún mucho más difícil. Hoijman consigue que veamos una realidad a través de sus ojos sin que él apenas intervenga. De este modo es, si cabe, un docu-reportaje muy periodístico que fotografía una estampa de fanatismo por dios que a algunos puede asustar. ¿Más que lo que acontece en una cárcel corriente?.

Unidad 25

La fe en Olmos es como la fe en tu equipo de fútbol, en tu partido político. Fútbol, política y religión parecen tener que ver, se tornan una misma cosa en cuanto al sentir humano: los presos se sienten iluminados, en su camino verdadero, por el que tienen que luchar para mantenerse en él y por que el que tienen que renunciar a muchas otras cosas. ¿Fe ciega? Quizás, pero la prisión argentina Olmos sólo cuenta con el 5% de reincidencia del total de sus presos.

Concha Hierro