Revolución entre 'tweets': La Primavera Árabe y los cambios en el periodismo

Artículo publicado el 4 de Mayo de 2011
Artículo publicado el 4 de Mayo de 2011
Los últimos cambios en el mundo árabe no solo han afectado a sistemas políticos. El periodismo también ha visto cómo se ha asentado, teléfono móvil en mano, una nueva forma de cubrir las noticias. ¿Cuáles son las implicaciones de estos cambios? ¿Acabará el periodismo ciudadano con el oficio?

Imagen de los informativos de TVE, Libia. Sacan a un herido de los escombros en uno de los escenarios de la guerra. Está cubierto de sangre, indefenso en las proximidades de la batalla. Las secuencias son de mala calidad, borrosas, grabadas por unas manos que agarran la cámara lo más firmemente posible para seguir toda la acción. En el video, se pueden ver otros tres teléfonos móviles de civiles luchando por un buen sitio entre los heridos, deseando tener la oportunidad de captar una buena secuencia.

La escena habla de la nueva tendencia que se impone. El papel de la tecnología y los nuevos dispositivos móviles toman protagonismo en la cobertura de los temas de actualidad. Las redes sociales y sus usuarios encendieron las revoluciones árabes y ahora las nuevas tecnologías se usan para contar la agitación política y social que ellas mismas ayudaron a crear. Se trata de una señal del cambio radical que se impone en la forma de hacer noticias y de distribuirlas hoy en día. En el mercado de las noticias, el pragmatismo puede con todo.

El 13 y 14 de abril de 2011, Barcelona acogió a periodistas de todo el mundo para que debatieran esta y otras cuestiones. Fue en la Convención Media 140 en Barcelona, en la que se discutió el impacto de estos nuevos medios revolucionarios para la industria y, lo más importante, cómo adaptarlos. Estos son algunos de los puntos más significativos:

Gumersindo Lafuente, adjunto al director de El País: “Cuando no hay libertad en las calles, la juventud la busca en Internet”

La tecnología ha ayudado a la democracia a irrumpir con fuerza, ofreciendo una oportunidad para el activisto contra las dictaduras y los regímenes restrictivos. Es una plataforma gratuita en donde todo el mundo, desde los ciudadanos a los periodistas, pueden acceder a la información y interpretarla por ellos mismos. Esa es la llave que dejado salir la vida que había bajo los gobiernos represivos y la red que los ha conectado. Sin Internet, las revoluciones árabes habrían tenido que luchar más para formarse, organizarse y actuar con la rapidez y los efectos que han conseguido.

Marta Ballada, responsable del departamento multimedia en Casa Asia “Una historia tiene tantos ángulos como personas involucradas”

Esta es una verdad indudable, pero una verdad que ahora se ha hecho más evidente si consideramos las nuevas herramientas de las que dispone cualquiera involucrado con una noticia. Los nuevos dispositivos permiten a todos los testigos de un suceso contribuir en la elaboración de una historia a través de más canales. Videoblogs, estados de Facebook o tweets son ahora nuevas formas con las que todo ciudadano puede contar un suceso. Cualquiera con el equipo necesario puede llegar a nuevos consumidores, sin intermediarios, haciendo así que funcione el llamado periodismo ciudadano.

Rob Winder, jefe de noticias en Amnistía Internacional: “Los periodistas modernos son ahora supervisores de la información”

 Una de las preocupaciones en alza dentro de la industria tiene que ver con el papel y el futuro del periodista en el mercado de noticias tradicional, en un contexto de cambio en las coberturas mediáticas. Para algunos, los periodistas profesionales tienen los días contados, ya que cualquiera con una teléfono móvil amenaza su puesto. Para Rob Winder, sin embargo, los periodistas aún tienen la clave: ellos son los que deben filtrar y supervisar toda esta información, dándole la forma de una historia veraz. Evidentemente, ahora es mucho más fácil acceder a las fuentes de información, ya que están disponibles gratis en una multitud de sitios web. No obstante, estas fuentes están dentro de un mercado inundado de múltiples informaciones bajo la forma de muchos formatos. Ahí es donde entra el papel del periodista: recolectar esa información y publicar historias basadas en las prácticas tradicionales de oficio como la verificación.

Riyaad Minty, encargado de las redes sociales de Al jazeera: “La tecnología no está reemplazando al periodismo, sino mejorándolo”

Riyaad apunta a que la tecnología hace evolucionar el papel del periodista, no lo limita. Se ocupa de todo lo relacionado con las redes sociales en Al Jazeera, considerada la cadena líder a la hora de innovar en la relación entre información y nuevas tecnologías. Dentro de este departamento, cada vez más importante, pueden localizar, seguir y contar historias más rápido que nunca. Mediante la construcción de puentes entre los ciudadanos y los profesionales, las redacciones ahora son capaces de verificar las noticias antes y con más eficiencia. Los equipos después reproducen esas historias en plataformas tradicionales, libres de las restricciones que afrontan los ciudadanos en las zonas de guerra como los problemas con la electricidad o los cortes de Internet.

Manuel Castells, sociólogo: “Vivimos en una virtualidad real, no en una realidad virtual”

Los más tradicionales no han tardado en criticar los cambios traídos por las nuevas revoluciones en los medios por muchas razones, centrándose no solo en el impacto que tiene en el negocio mediático sino también en la sociedad. El tiempo que pasamos comunicándonos en espacios virtuales es considerado excesivo por algunos que argumentan que la revolución de la red nos está robando el sentido que tenemos de lo real. Sin embargo, es fácil ver que el periodismo se acerca a las plataformas online porque es ahí donde están los consumidores. En la ponencia que abrió la convención, Pat Kane (autor de The Play Ethic) argumentó que aunque los espacios que construimos mediante Internet son virtuales, son muy reales desde una perspectiva ontológica. La sociedad se comunica ahora a través de esos canales reales y más que ser una distorsión de la realidad, es la realidad misma.

Desde este punto de vista, los periodistas necesitan abrazar las oportunidades que trae la tecnología no solo para asegurar la supervivencia de su trabajo, sino para proteger los principios en los que está basada la profesión. La participación positiva y la innovación asegurarán que los cambios van en buena dirección. Después de todo, los cambios ya están aquí. “Los nuevos medios”, como Riyaad Minty puso sobre la mesa, son ahora simplemente “los medios”. Ya han llegado.

Puedes seguir leyendo más artículos de este autor en su blog

Foto: (cc) Neal Fowler/ Flickr; video cortesía de Youtube