Revolución feminista en croacia : todas a una

Artículo publicado el 2 de Julio de 2013
Artículo publicado el 2 de Julio de 2013

Ser un coro gay, feminista y revolucionario , no es realmente una ganga en Zagreb. El grupo Le Zbor todavía está tratando de crear conciencia en un país cada vez más radicalizado al entrar en la UE. Hablamos de mujeres orgullosas de serlo. Y en realidad, en contra de todo.

Una docena de mujeres esperan en las escaleras de Pogon, un centro cultural en el centro de Zagreb. Es domingo por la tarde y para las chicas "Le Zbor" - se convirtieron en una atracción real dentro de la escena de la música croata de coro de aficionados - ir a un ensayo muy importante. Esta es el último ensayo antes del concierto en la radio local Studentski donde son invitados a tocar cinco canciones de su elección para un programa especial dedicado a la jornada contra la homofobia. Formado en 2005, el nombre del coro "El Zbor" es principalmente un juego de palabras: el artículo Le tomado de la lengua francesa y "Zbor" (el coro en croata). En su pronunciación en croata, tiene un nuevo significado - Lézbor, lesbiana. Una de las primeras en llegar, Nina, que ya tiene la treintena,  decía: "Decimos lesbianas y feministas, pero también es un coro mixto porque aceptamos a todos en nuestras filas: la homosexuales, heterosexuales, jóvenes y viejos, ¡incluso a chicos! "

Lea llega tarde. Esta socióloga es la portavoz del grupo y no pudo evitar una confrontación con las personas que participan en una iniciativa ciudadana, "En nombre de la familia", que recogió firmas en un stand en el centro de Zagreb, a fin de obtener una consulta popular para definir el matrimonio como "la unión entre un hombre y una mujer." "Después de que Francia aprobara el matrimonio homosexual, algunas personas en Croacia ahora quieren asegurarse de que todas las opciones son aniquilados", dijo Lea - molesta - sobre el movimiento que cada vez tiene más apoyo de figuras públicas croatas.

El canto como símbolo

En el coro se participa y el debate de ideas prima sobre el canto. Pero Gloria, treinta años y hippie, que se graduó en la Facultad de Literatura Comparada y es la líder del grupo, no piensa así. Todavía hay mucho que hacer antes de la representación y el tiempo es corto. Si ellas cantasen fuera de tono, ellas y sus mensajes no serían creíbles para el público. "A la gente les encanta la primera canción, y quizá después, reflexionar sobre el fondo", dice.

Sentadas en semicírculo, acordaron rápidamente el repertorio. Comenzaron con una recuperación de la canción Rijecke picke (gatos Rijeka) una canción de "Let 3", un grupo croata bastante controvertido, y luego siguieron con "Mi novio es gay" de Lollobrigida, de un grupo pop y trash local, seguidos de una canción de amor popular, para terminar con un directorio revolucionario. Es normal, desde su independencia, Croacia detesta todo lo que tiene que ver directa o indirectamente con el antiguo régimen. Otra variante de esta era es que son intrépidos. Después de haber sido testigo del fracaso de la policía para proteger a la primera marcha del Orgullo Gay en 2011 en la ciudad de Split, el grupo decidió dar sus conciertos vestidas con uniforme, que recuerda a la policía antidisturbios . Dicho esto, una pequeña diferencia en el cinturón de plátano en lugar de la pistola.

Le Zbor, a fondo 

Croacia ha experimentado, el 27 de mayo, su primera manifestación para exigir el matrimonio para todos, presentado recientemente en Francia. Como muestra de lealtad a los países europeos para unirse a la Unión 1 de julio, el gobierno también adoptó una serie de medidas seculares tales como la introducción de un programa de educación sexual en las escuelas primarias y secundarias. Muy rápidamente, el arzobispo de Zagreb no dudó en dar de atención a los altos funcionarios del Estado, creando una avalancha de homofobia en el país. Se comenta lo común que es que el creciente número de grupos radicales no dudan en usar la fuerza. Para mostrar su descontento, Le Zbor asistió al evento "Ama a tu prójimo", organizado por el Orgullo Zagreb. Un acto que iba bien hasta que todo se torció. "Nos encontramos rodeados de hooligans que se vestían de negro, puño en alto, gritando ¡Muerte a los maricones!". "Finalmente, la policía nos subió en camionetas para llevarnos a un lugar más seguro", dijo Lea. "¡Fue la primera vez que iba en una lechera!" Nina añade en tono de broma. Pero para Tea, una joven estudiante recién llegada a Zagreb, la escena no era graciosa. "Yo vengo de Rijeka, una ciudad al borde del mar y no son tolerantes. Yo nunca había estado allí, cualquiera te escupe en la cara sólo porque eres diferente"

el revés de la batalla

Lesbianas, feministas y revolucionarias, el grupo también participó en las batallas de otros. Una vez al lado de los trabajadores del sector textil, otro con azafatas de la compañía aérea croata... el objetivo es asistir a todas las luchas que vale la pena realizar. La otra cara de la batalla es que este compromiso requiere una gran cantidad de tiempo y dinero. Las mismas mujeres han producido su primer álbum, Hrvatske budnice, lanzado en 2012. Todo vale la pena, no se responde en coro, sobre todo cuando se las arreglan para llegar a un público que no es realmente el suyo. 

"Cuando se nos presenta en la escena como coro de lesbianas y feministas que cantará un repertorio revolucionario, algunos tienen miedo y otros son curiosos. Después, estamos aquí, con nuestra música, para derribar prejuicios. El arte tiene la capacidad de unir a la gente de una manera muy directa a los sujetos que habían ignorado por completo " concluyó Lea

Lesbiana, feminista y revolucionaria, el grupo también participó en las batallas de otros. Una vez al lado de los trabajadores del sector textil, otro con azafatas de Croacia aérea, el objetivo es asistir a todas las luchas que vale la pena realizar. La otra cara de la batalla es que este compromiso requiere una gran cantidad de tiempo y dinero. Las mismas niñas han producido su primer álbum, Hrvatske budnice, lanzado en 2012. Todo vale la pena, no se responde en coro, sobre todo cuando se las arreglan para llegar a un público que no es realmente "su".
"Cuando se nos presenta en la escena como coro de lesbianas y feministas cantará un libro revolucionario, algunos tienen miedo y otros son curiosos. Después, estamos aquí, con nuestra música, para derribar prejuicios. El arte tiene la capacidad de unir a la gente de una manera muy directa a los sujetos que habían ignorado por completo ", concluyó Lea. Ver ahora si este arte es asqueroso ... o abstracto.Lesbiana, feminista y revolucionaria, el grupo también participó en las batallas de otros. Una vez al lado de los trabajadores del sector textil, otro con azafatas de Croacia aérea, el objetivo es asistir a todas las luchas que vale la pena realizar. La otra cara de la batalla es que este compromiso requiere una gran cantidad de tiempo y dinero. Las mismas niñas han producido su primer álbum, Hrvatske budnice, lanzado en 2012. Todo vale la pena, no se responde en coro, sobre todo cuando se las arreglan para llegar a un público que no es realmente "su".
"Cuando se nos presenta en la escena como coro de lesbianas y feministas cantará un libro revolucionario, algunos tienen miedo y otros son curiosos. Después, estamos aquí, con nuestra música, para derribar prejuicios. El arte tiene la capacidad de unir a la gente de una manera muy directa a los sujetos que habían ignorado por completo ", concluyó Lea. Ver ahora si este arte es asqueroso ... o abstracto.