Risoterapia o «Geloterapia» e Interculturalidad

Artículo publicado el 16 de Diciembre de 2010
Artículo publicado el 16 de Diciembre de 2010
Foto: Nana B Agyei/Flickr Diferentes corrientes filosóficas conocen desde hace siglos la importancia de la risa y el sentido del humor y lo promueven de manera práctica.

La risoterapia no es una técnica nueva, pues ya la Biblia menciona: "Cuando el corazón está alegre, la vida es más larga, pues un corazón lleno de alegría cura como una medicina, por el contrario, un espíritu triste lo desechan hasta los huesos".

La tradición Oriental considera a la risa como un bien de carácter espiritual, no sólo físico, y dice que la risa profunda, la del diafragma, es la de Buda.

Algunos libros Hindúes hablan incluso de meditación con risa porque el hecho de reír es una técnica de meditación en sí mismo, y es un medio para conocerse interiormente que ayuda a estar más consciente del mundo.Los sabios de Oriente, dicen que la risa es la forma más rápida de eliminar el ego, aprender a reírse de uno mismo nos da el sentido del humor idóneo para vivir esta vida, que es un juego, pero un juego muy serio. Para ellos la vida es una «Broma Cósmica», que sólo se puede vencer con el sentido del humor.

En la India, Bhagwn Rajneesh (Osho), en su centro de Poona, promueve la meditación de la rosa mística que consiste en nueve días de tres horas diarias de risa. A la vez que cierta escuela budista enseña técnicas para caminar sonriendo y dice que se trata de algo tanto o más beneficioso que la meditación. También hay una creencia Hindú que asegura que una hora de risa tiene efectos más beneficiosos para el cuerpo que cuatro horas de yoga. En la India también se encuentran templos sagrados donde se puede practicar la risa.

Los pueblos más perseguidos son los que tienen un sentido del humor muy desarrollado y ese es el caso del pueblo Judío. Los Jasidim eran unos maestros religiosos que entendían que la religión no podía ser algo triste y por eso le inyectaron buen humor a la vida, bailes y canciones a los ritos religiosos. Tras miles de años de persecusión y odio, los Hebreos han desarrollado un delicado y famoso sentido del humor.

La filosofía China del Tao, por su parte, también practica la risa. Hace más de 4000 años en el Antiguo Imperio Chino, había unos templos donde las personas se reunían para reír con la finalidad de equilibrar la salud. Un viejo proverbio Chino dice: “Para estar sano hay que reír al menos 30 veces al día”.

En la vieja Europa, hay datos de que en la Edad Media había médicos que recetaban la risa a sus pacientes”.El médico francés del siglo XVI, Francois Rabelais, como buen médico, decía: «La Risa es propia del hombre», recetando ya a muchos de sus pacientes la risa como método efectivo de curación. Fue el pionero en «recomendar» la risa como método infalible para aliviar los sufrimientos, y con ella conseguía curar a sus enfermos más rápidamente.

budarisa.jpgAristóteles definió al ser humano como el ser racional, como característica esencial diferenciadora de los demás seres, pero hoy sin duda la capacidad humana por excelencia, propia del ser más inteligente de la tierra, del rey de la creación, es la risa. Aristóteles describió la risa como un “ejercicio valioso para la salud”. Marco Valerio Marcial, poeta Hispano-Romano del Siglo I decía: “Reír es de sabios”. En las Cortes y Realezas Medievales del continente se institucionalizó el papel del bufón, para hacer con sus bromas que los Reyes y Nobles tuvieran una vida más agradable,si cabe.

Foto: Marcio Ramalho /Flickr

En Japón uno de los místicos más venerados, fue Hotei, llamado el Buda que ríe, cuando alcanzó la Iluminación, (estado de liberación de las inclinaciones del cuerpo y ayudó a los demás a liberarse por amor a la Humanidad), lo único que hacía era reírse, con una risa llana, abierta, profunda que contagiaba inmediatamente a los demás. Cuando alguien le hacía cualquier pregunta, su única respuesta era la risa. Sus charlas se limitaban a la risa, nunca pronunció ninguna palabra, sin embargo todos querían estar a su lado, su único mensaje era la alegría interna, expresada a través de la risa.

En África, aún hoy los narradores ambulantes alivian el sufrimiento de sus coetáneos con burlas y bromas de todo tipo.

Las tribus Hopi y Zuni, de América del Norte, tiene payasos ceremoniales.

En culturas ancestrales de tipo tribal, existía la figura del "doctor payaso" o "payaso sagrado", un hechicero vestido y maquillado que ejecutaba el poder terapéutico de la risa para curar a los guerreros enfermos.

Y si nos referimos al Islam , la religión de más de 1000 millones de creyentes en todo el mundo, vamos a su libro sagrado para escuchar la frase del Profeta:

"El que hace reír a sus compañeros, merece el paraíso". Mahoma. Texto extraído del Sagrado Quram (Corán).

Emilio González García

Terapeuta de la Risa y Mediador Intercultural