Roland Ries: «¡Los tratados deben respetarse!»

Artículo publicado el 27 de Enero de 2009
Artículo publicado el 27 de Enero de 2009
Por Babel Strasbourg el miércoles 24 de septiembre de 2008 Traducido por Patricia Molina Tras una declaración escrita que el bando anti-Estrasburgo ha sometido al Parlamento Europeo a fin de suprimir su sede en Estrasburgo, la ciudad francesa no ha tardado en contraatacar mediante la intervención de su alcalde, el señor Roland Ries. Si tiene que haber una sede única, ¡que sea en Estrasburgo!

Roland Ries ha recordado las declaraciones del primer ministro François Fillon el pasado mes de mayo, según las cuales « si queremos evitar que se desplace tanta gente, es muy simple, basta con fijar la sede definitiva del Parlamento Europeo en Estrasburgo».

En respuesta a lo sucedido, el lunes 22 de septiembre de 2008 el Consejo municipal de Estrasburgo adoptó por unanimidad una moción «pidiendo encarecidamente que se respeten los tratados que hacen de Estrasburgo la sede oficial del Parlamento Europeo» y «que el conjunto de tareas del Parlamento Europeo se desempeñen en Estrasburgo».

Del mismo modo, Roland Ries estima que si se cuestiona la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, también hay que reexaminar el conjunto de sedes de las instituciones europeas. En este sentido, ha declarado estar enteramente de acuerdo con el diputado europeo Jean-Marie Beaupuy, según el cual «lo que realmente hay que poner en tela de juicio es el funcionamiento de las instituciones europeas» (Dernières Nouvelles d’Alsace del 23/09/2008). El alcalde de Estrasburgo considera que «estamos en un momento álgido de las tecnologías de comunicación, así que todas las instituciones supranacionales no tienen por qué estar en una misma ciudad. Sudáfrica nos lo demuestra cada día, puesto que su parlamento está a dos horas de vuelo de la sede del gobierno».

Cabe señalar que los diputados que han firmado dicha declaración sostienen que la ciudad de Estrasburgo ha realizado « numerosos esfuerzos para acoger a las instituciones europeas». Roland Ries ha afirmado que, en su opinión, «ninguna compensación puede atenuar el impacto de una hipotética marcha del Parlamento Europeo. Más allá del impacto económico, Estrasburgo representa para muchos el símbolo de la democracia y de la unidad europea. »

«En Estrasburgo se encuentran la gran Europa del Consejo de Europa y la de la Unión Europea. En Estrasburgo late el corazón de la democracia parlamentaria del continente, y en ella se garantizan la democracia y los derechos humanos».

(Foto: flickr/PizzaDeBarr)