Ruptura del sistema de pensiones alemán

Artículo publicado el 10 de Noviembre de 2003
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 10 de Noviembre de 2003

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En Alemania se ha comenzado un cambio en el sistema de pensiones. ¿Soluciona el problema social del país o por el contrario es sólo una consecuencia del cambio político de la UE?

Las cuestiones sobre las pensiones se plantean actualmente en muchos países de la Unión Europea en la Agenda política. Se discute de cara al creciente endeudamiento público sobre los objetivos y nociones de las pensiones estatales, el reparto de responsabilidades entre las instituciones públicas y las personas privadas involucradas así como sobre su extensión y estructura. En Alemania ha entrado en vigor un extensivo paquete de reformas tras unas controvertidas discusiones en el año 2001. El núcleo de esta reforma de las pensiones es que se ha remplazado el seguro legal de pensiones de financiación compartida por las previsiones de capital para la tercera edad. El seguro legal de pensiones, cuyos logros para la mayor parte de la población alemana hasta ahora suponen la mayor fuente de ingresos en la tercera edad, experimenta con esto un cambio básico y una significativa pérdida de significado.

La reforma de las pensiones acaba con los principios existentes

La necesidad de una reforma se basa oficialmente en el envejecimiento de la población así como en los costes salariales basados en un alto nivel y contribuciones sociales. Por tanto en todas las ramas de la seguridad social la estabilización de los tipos de cotización se ha convertido en el dogma predominante. El seguro legal de pensiones, hasta ahora orientado hacia el rendimiento, ha sido convertido gradualmente en un sistema orientado hacia la cotización. El tipo de cotización al mismo tiempo se ha congelado por debajo del 20%. El último tiene como resultado en primer lugar la notable bajada de los niveles de pensiones del seguro legal y en segundo lugar, la sustitución , que no suma, parcial del hasta ahora sistema de financiación compartida por las prevenciones para la tercera edad basadas en el capital. Como resultado el estado se retira como sostén a favor del mercado para liberar el presupuesto público de la carga del seguro legal de pensiones de financiación compartida, o al menos el cálculo presupuestario del gobierno federal. Aunque la previsión privada para los asegurados está unida a nuevos riesgos. Ésta se subordina directamente a la inversión de capital de los mercados financieros internacionales con su inherente inestabilidad y a la inversión de capital global acompañada de riesgos de inflación y tipo de cambio. Por esto hoy no es previsible ni el valor nominal ni el real de las previsiones privadas para la tercera edad para el mañana.

Las dudosas bases de la reforma. Las medios de la reforma no son convincentes

¿Cómo se puede explicar que habiendo sido esta reforma de las pensiones adoptada y realizada, tenga como objetivo la evidente protección tan poco prioritaria de los ingresos de los pensionistas?

Finalmente el seguro legal de pensiones ha afrontado también en las últimas décadas siempre retos parecidos. ¿Cómo son posibles entonces futuras reformas dentro del sistema de financiación común? Sin embargo es necesario un cambio parcial o casi completo del reparto. El tráfico de capitales no es deseable ni convincente. En la literatura científica es conocido desde hace mucho tiempo que el procedimiento de obtención de capital no es superior en forma alguna al proceso de reparto. Evidentemente existen otras necesidades y premuras que aparecen a segunda vista, como describirán los futuros pensionistas a través de la reducción de los servicios y los consiguientes riegos ya que la situación económica es dos veces peor.¿Pero quienes son ganadores de esta reforma? Existen ventajas por un lado para los destinatarios de mayores inversiones y por otro para los empleadores, que no se implican en la financiación de las previsiones privadas. En primera línea se presenta un campo de actividades con significativos crecimientos y posibilidades de beneficio para cumplir con los servicios financieros como aseguradoras y fondos de pensiones. Se plantea si esta reforma se modela bajo la influencia de estos participantes en cuyos intereses han sido cubiertos a partir de ahora aunque no de forma real.

Establecimiento de prioridades políticas

Aun no existe certeza de que la reforma de pensiones en Alemania no está al servicio de la seguridad de los ingresos de los pensionistas de los futuros receptores de las prestaciones, sino que una subordinación y una instrumentalización del seguro de pensiones entre otros significa primeramente objetivos financieros y económicos. En este sentido los implicados pero también las reformas de las pensiones relativamente recién planteadas en Alemania se comportan ejemplarmente en el proceso de la UE: la UE se centra en la capacidad de carga a largo plazo de las finanzas públicas y en la investigación de las posibilidades de la libre competencia internacional. Así ha establecido el Consejo de Europa en Lisboa en el año 2001 explícitamente un nuevo objetivo para la próxima década. A partir de entonces la UE debe desarrollar hasta el 2010 la libre competencia y un espacio económico en el mundo basado en la ciencia y en el dinamismo. En el cumplimiento de estas prioridades se han de alinear todas las políticas incluida la política social. No debe sorprender este desarrollo europeo. De hecho a veces se argumenta que la apertura de los tratados fundacionales permite también la integración social, es decir que la comunidad desde el principio se concibió como un espacio económico y social. Esta idea huye de los deseos de una Europa idealizada. Realmente la UE es primeramente una unión monetaria y económica pero no una unión social.

Una alternativa para Europa...

De cara a un mundo ampliamente globalizado, surge la pregunta de en qué plano político debe encontrarse la decisión sociopolítica. ¿Es necesario un movimiento de los nacionales del sector europeo o solo un deseo? Por lo menos el consenso europeo aspira a este movimiento e intenta reforzar la dimensión social de la UE en cuanto a la moneda, los objetivos y derechos básicos, una novedad en la historia de la integración europea. La critica es que también el consenso europeo da prioridad a la necesidad de una economía doméstica y libre competencia ante los intereses públicos y la política social.

¿Dónde se encuentra la alternativa para Europa? Tanto en el plano nacional como europeo los objetivos y deberes originales de la política social deben servir como modelo en la política. Estas prioridades deben tener una dirección diferente en la reforma de la UE. La UE está en la posición de promover y apoyar tales reformas. Existe una carencia de voluntad política y todavía se demanda una UE social.

¿O una Europa alternativa?

Existe una demanda un poco irreal mientras los países y confederaciones alrededor del mundo compiten sobre todo por el crecimiento ecológico y en este criterio alinean sus políticas comunes. En este aspecto la seguridad de las pensiones es muy importante y por tanto la tercera edad es solo una carga financieraque tiene que ser minimizada para descarga el presupuesto público y el factor de producción trabajo. Así muta el placentero crecimiento de la esperanza de vida en un problema financiero. Esta propuesta se basa en una Europa alternativa, para orientar esta necesidad a la política humana por ejemplo. Si esta orientación dentro de los sistemas económicos prioritarios fuera posible, solo entrarían en conflicto los escritores de este artículo.¡Una Europa que se oriente a las necesidades de los hombres es una verdadera alternativa!