Rusia y la OTAN dan miedo sin el Tratado de Lisboa

Artículo publicado el 7 de Diciembre de 2008
Artículo publicado el 7 de Diciembre de 2008
guerra en OsetiaHa llegado Obama a la presidencia de los EEUU y parece que en materia de relaciones con Rusia se van a cambiar muchas cosas para que no cambie nada. Europa, en medio, muestra su irrelevancia a la hora de decidir su política de seguridad y defensa. El Consejo europeo de diciembre en Bruselas podría tomar una decisión sobre el Tratado de Lisboa y el país que bloquea su puesta en marcha: Irlanda.

La OTAN ha cedido a las presiones de Rusia para que Ucrania y Georgia no estén en la agenda de ampliación de la alianza atlántica. La diplomacia energética y la guerra en Georgia han podido más. Para salvar las apariencias en la UE, el presidente de la Comisión europea, Durão Barroso, acaba de insistir en que la Unión tiene derecho a promover el acercamiento de Ucrania con la UE.

La UE se esconde del multilateralismo

“Los europeos somos más, pero en el exterior nos creen menos y por eso somos más frágiles”, declaró hace unos días Felipe González, presidente del grupo de reflexión de la UE que elabora un informe sobre el horizonte 2020-2030 en Europa. El instante en que por fin en los Estados Unidos va a gobernar alguien que comprende y comparte la filosofía multilateralista de la Unión Europea, es cuando esta última decide no luchar de verdad por una integración de Ucrania en su seno y en el de la alianza atlántica. Al mismo tiempo, tampoco lucha por evitar la instalación en Polonia y Chequia del famoso escudo antimisiles que el propio Felipe González considera un “error injustificado e injustificable”. Es constatable que en el presente momento, la UE no tiene ninguna relevancia frente a la capacidad de presión de Rusia por un lado y, por otro, de los Estados Unidos, quien decide usar el territorio europeo para su estrategia de presión sobre Rusia. “Dicen que es para defendernos de Irán y no de Rusia, pero ya somos un poco mayores para creernos esos cuentos, ¿no?”, remataba con ironía el ex presidente español. Felipe GonzalezÚltimo Consejo europeo para resolver la inconsistencia de la voz de la UE

Donald Tusk

Todo esto sucede mientras Irlanda sigue bloqueando la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, que confiere a la Unión los instrumentos necesarios para desarrollar una política exterior y de seguridad eficaz y relevante en la escena global. Durante el Consejo europeo en Bruselas, los días 11 y 12 de diciembre, se abordará este problema para que cuanto antes la Unión disponga de un verdadero responsable de asuntos exteriores para Europa, con servicio diplomático propio y capacidad de maniobra frente a las grandes potencias mundiales. En ropa hay políticos con personalidad como para desempeñar con independencia este cargo: el alemán Joschka Fischer, el luxemburgués Jean Claude Junker o el griego George Papandreu. Mientras esto no suceda, la UE seguirá mostrándose dividida en todos los frentes de las crisis que hoy se superponen: la financiera, la de seguridad y la climática. Hoy mismo, en Poznan (Polonia), se reúnen 187 países para decidir cómo reducen las emisiones de CO2 de aquí a 2020, mientras ayer el primer ministro polaco, el liberal-conservador Donald Tusk, ha vetado el plan europeo para reducir el CO2. La inconsistencia de la voz europea es falta de seriedad a ojos de los demás Estados y retrasará los avances en materia de lucha contra el cambio climático. (Fotos: Guerra en Osetia / http://www.flickr.com/photos/anwer/; Obama / http://www.flickr.com/photos/zyrc/; Felipe González / Partido Socialista Europeo; Donald Tusk / Comisión Europea)