Ruth Negga, estrella sin etiquetas

Artículo publicado el 1 de Diciembre de 2006
Artículo publicado el 1 de Diciembre de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La actriz irlandesa de origen etíope, Ruth Negga, de 23 años, irrumpió entre las nuevas estrellas del cine durante la Berlinale 2006, emotiva y prometedora.

Sevilla, cuatro de la tarde pasadas. Nubes plomizas y temperatura destemplada. Lo que para algunos podría tratarse de una hora casi taurina, es, sin embargo, el momento escogido para la presentación de la décima generación de Shooting Stars. Son las jóvenes promesas del cine europeo que cada año presenta la oficina European Film Promotion en la Berlinale –con financiación del programa europeo MEDIA- dentro del Festival de Cine Europeo de Sevilla, celebrado del 3 al 11 de noviembre. Han llegado desde puntos tan lejanos del mapa como Estonia o Bulgaria, pasando por Finlandia o también Suiza y Portugal, y vienen a promocionarse al certamen sevillano.

Ruth Negga, irlandesa, forma parte de estas promesas de la gran pantalla europea. Afincada en Dublín, esta joven mestiza de rizos negros estudió arte dramático en el Trinity College y ya ha cosechado el aprecio de la crítica por sus papeles en obras tanto clásicas como contemporáneas. Del teatro afirma que “te pagan una mierda y es muy duro; exige un compromiso total, mental, físico y emocional”. Nacida en Addis Abeba, de madre irlandesa y padre etíope muerto en accidente de coche cuando ella tenía sólo siete años, parece decidida a no pasar por la vida quedándose con las manos vacías. A sus 20 años, fue nominada a los premios Oliver de teatro: “Cuando supe que no gané, me llevé los cubiertos de la cena de gala a casa”, recuerda, pícara. Preguntada sobre su África natal, que abandonó a los cuatro años, dijo que “en Etiopía la pobreza lo devoraba todo, se olía y se sentía la miseria”, añadiendo no poder entender “cómo podemos seguir sentados en nuestras casas de clase media, frente al televisor, sin hacer nada y encima criticando a gente como Bob Geldoff y su campaña para ayudar a África”. De su doble cultura, conserva una gran libertad artística: “Por ahora, no tengo que preocuparme por que me encasillen, pues hasta ahora no había papeles para personajes mestizos en Irlanda. No como en Gran Bretaña, en donde sí existen estos roles y enseguiuda te etiquetan.”

Fue el drama social Capital Letters, de Ciarán O’Connor, la obra que marcó sus inicios en la gran pantalla con el papel de Taiwo, una joven sin papeles en huída constante. También ha participado en Isolation, de Billy O’Brien, y con otros papeles secundarios. No es lo mismo la escena teatral que las cámaras : “Ante la cámara es más difícil, pues hay que dominar muchos detalles técnicos; hay que acostumbrarse a los primeros planos y a los aparatos que te siguen”, subraya. Hoy, Ruth Negga está en Sevilla representando la película Breakfast On Pluto, de su compatriota Neil Jordan. Este director, de 56 años no escatima elogios a la joven actriz: “No sabía mucho de ella cuando se presentó a la audición, pero tras el minuto que la vi actuar, decidí cambiar el guión para que pudiera interpreter un papel en la cinta”, ha llegado a afirmar.

Nominación a los “Oscars Europeos”

Le pido que me hable algo más de sus expectativas sobre esta cita cinematográfica sevillana. “Conoces a gente muy interesante y eso te hace pensar. Es provechoso que se hable de nosotros. Esta es una oportunidad para apoyar a una nueva generación de actores”, me traduce una de las intérpretes del Festival. Como suele decir a menudo en sus entrevistas, “en el mundo de la actuación hay que tener suerte y estar en el lugar apropiado en el momento oportuno”.

En Breakfast on Pluto -nominada por la Academia de Cine Europeo en la categoría de mejor película-, Negga interpreta el personaje de Charlie. La pelicula trata de la historia de un joven huérfano al que le divierte travestirse y que parte al Londres de los años setenta en busca de su madre. Al final, termina viéndose envuelto en un complot del grupo terrorista IRA. Una obra original y algo kitsch que mezcla costura y glam-rock, y cuyo director, Neil Jordan ha comparado con el Cándido de Voltaire, “pues el protagonista cree que todo terminará siempre bien y va dándose cuenta de que no siempre es así”.

“Estoy paralizada de la alegría. Es una película que realmente llega al corazón. ¡Tiene un guión fantástico! Además, también posee un maravilloso reparto de actores irlandeses”, subraya Negga, refiriéndose a Liam Nelson o Stephen Rea. Sin dejar su larga sonrisa, Negga cuenta cómo ve eso de trabajar en Hollywood o en Europa. “Los actores de habla inglesa miran mucho hacia el mercado de estados Unidos. Creo que no debería ser siempre así”, reconoce esta actriz que, sin embargo, en anteriores ocasiones, ha declarado haberse decidido por el oficio de actriz “mirando pelis americanas como El Guardaespaldas (The Bodyguard)”.

“Me encantaría trabajar con Almodóvar”

Llevada por el entusiasmo de encontrarse en España, Negga confiesa su admiracion por los realizadores europeos y expresa su deseo de “trabajar con Almodóvar. Sé que todos lo dicen, pero sus películas son la celebración de las mujeres.” Parece entusiasmarse con la idea y sigue argumentando. “Los grandes papeles son para mujeres y es muy interesante porque no hay clichés. Se sale de la norma.” También le gustan películas como “¡Jamón, Jamón!”, exclama directamente en español, confundiéndose de director. Cuando un fotógrafo le corrige y le hace saber que la película es del catalán Bigas Luna, se ruboriza llevándose la mano a la boca y disculpándose de su lapsus. Hay peores olvidos. Como los que conciernen los títulos, actores y guionistas que a menudo quedan como fugaz carne de festival. Ruth Negga espera poder seguir dando razones para que sigan acordándose de ella.