Saad Hariri: La impunidad en el Líbano es insoportable

Artículo publicado el 20 de Junio de 2007
Artículo publicado el 20 de Junio de 2007
El hijo del fallecido Primer Ministro Rafik Hariri (37 años), charla con periodistas europeos en Beirut tras la puesta en marcha del tribunal de Naciones Unidas el 10 de junio: el primero en impartir justicia por un caso individual y no colectivo.

Saad Hariri se muestra animado en su espaciosa residencia de Beirut ante un cóctel de fresa. Este moreno y esvelto padre de dos hijos, es la viva imagen de su padre mientras expresa sus contundentes opiniones acerca de todos los aspectos políticos de Oriente Medio. Varias fotografías de tamaño mayor que el natural del asesinado Primer Ministro Rafik Hariri decoran la lujosa sala de estar. Aparentemente a gusto con su distinguido estatus de dirigente de Corriente Futura, el principal movimiento antisirio, este ex tiburón de las finanzas licenciado en empresariales por la Universidad de Georgetown (Washington) es optimista acerca del futuro de su país.

Nos encontramos con Hariri el 25 de mayo, cinco días antes del que el Consejo de Seguridad de la ONU vote por unanimidad la creación de un tribunal que ha iniciado sus trabajos el 10 de junio. Presidido por el belga Serge Brammertz, será el primero en procesar a sospechosos de asesinato en el caso de una sola persona: Hariri padre fue asesinado, junto a veinte personas más, en una explosión de coche bomba el 14 de febrero de 2005.

La decisión ha provocado un encendido debate político en el país de la ribera oriental del Mediterráneo. La creencia generalizada en Beirut es que los recientes atentados por bomba en el país seis en las últimas cuatro semanas; el último se produjo el 13 de junio y provocó el asesinato del parlamentario antisirio Walid Eido (de 65 años) han sido perpetrados por los servicios de inteligencia sirios. Tal vez su objetivo sea advertir al gobierno pro occidental libanés de que se avecina un mayor derramamiento de sangre en caso de que se constituya el tribunal. Mientras tanto, el movimiento pro sirio Hezbollah ha instalado un campamento de tiendas vacías en el casco histórico de Beirut como protesta.

¿Qué piensa de la constitución del tribunal internacional para investigar el asesinato de su padre?

Empezaremos a buscar un fiscal en cuanto el tribunal se constituya: en los próximos días. Por fortuna las negociaciones entre los distintos países siguen adelante. Hay un consenso general sobre la necesidad de este tribunal.

La impunidad en el Líbano es insoportable. Será una manera de acabar con todos los asesinatos de importantes políticos, periodistas y gente inocente en estas últimas tres décadas desde el inicio de la guerra civil hace quince años. Por ejemplo, Bassel Fleihan (de 43 años), ex ministro de Economía y Comercio, y estrecho aliado de Hariri, fue asesinado junto al mismo. El conocido periodista y profesor universitario franco-libanés, Samir Kassir, (de 45 años) fue asesinado por un coche bomba cuatro meses después. En noviembre de 2006, Pierre Gemayel, el segundo parlamentario más joven, fue eliminado de la misma manera.

¿Qué importancia tendrá el tribunal para el Líbano?

Será un factor de estabilidad. Podría argumentarse que todas estas bombas que han explotado en Beirut y sus alrededores durante el último mes y el enfrentamiento entre el ejército libanés y el grupo insurgente Fatah al-Islam en el campo de refugiados de Nahr al-Bared son advertencias a los miembros del Consejo de Seguridad de Nueva York para que suspendan el tribunal. Pero una vez que los fiscales establezcan quiénes están tras todos esos asesinatos, esa gente tendrá que rendir cuentas. Y el precio será alto.

¿Por qué tanta controversia acerca de la constitución del tribunal, y por qué siguen estallando las bombas?

El régimen sirio no desea este tribunal. El ministro sirio de Exteriores, Walid al-Moualem, y el presidente Basar el-Assad no han cesado de amenazar con insistencia al Líbano y de obstaculizar la constitución del tribunal, a pesar de que Siria afirma que procesará en su país a cualquier persona relacionada con los atentados.

¿Va a permitir la comunidad internacional que un país impida el desarrollo de la democracia libanesa? ¿O a dejar que una dictadura lleve el caos a una democracia?

Creo que la comunidad internacional y el mundo árabe han reconocido los méritos del tribunal. Intentamos tramitar la creación del tribunal a través de los habituales cauces parlamentarios, pero por desgracia la oposición lo bloqueó. Afirman que en principio ellos están a favor del tribunal pero que tienen algunas reservas, de las que nosotros no hemos podido estar al corriente. Mientras tanto los trabajos de parlamento libanés han sido suspendidos durante los últimos siete meses, puesto que el presidente de la cámara, perteneciente a la oposición, se niega a abrir la sesión.

¿Cómo va a evolucionar la situación en cuanto a la seguridad una vez que se constituya el tribunal, qué es lo que usted prevé?

Nada. Tendremos un tribunal positivo. Quizá continúen perpetrando asesiatos, pero deben entender que en cuanto esta resolución de la ONU sea una realidad, deberán pagar el precio por todo lo que están haciendo en el Líbano.

(Fotos: Jacek Cerkaski) parque frente al edificio de la ONU en Beirut. Hezbollah ha instalado un campamento de tiendas vacías diseminadas por el centro de Beirut para exigir la dimisión del actual gobierno presidido por el Primer Ministro Fouad Siniora