Sakhr Al-Makhadhi: Siria se traslada a Londres

Artículo publicado el 27 de Enero de 2014
Artículo publicado el 27 de Enero de 2014

De blog­ger a ex­per­to en Siria para la BBC. Sakhr Al-Makhad­hi, na­ci­do en el Reino Unido, de padre ye­me­ní y madre in­gle­sa, cre­ció entre po­lí­ti­ca y pe­riodismo. A día de hoy, tiene un único ob­je­ti­vo: ex­pli­car­nos y des­cri­bir­nos qué ocurre en Orien­te Medio.

Lon­dres es una ciu­dad enor­me y llena de con­fu­sión. Tan re­ple­ta de di­fe­ren­cias y dis­tan­cias que, cuan­do llega el mo­men­to de en­con­trar­me con Sakhr, de­ci­di­mos que­dar en Ald­ga­te, a mitad ca­mino entre Sho­re­ditch y Fa­rring­don. Aún así, lle­ga­mos al punto de en­cuen­tro cada uno por un lado de la calle. Afor­tu­na­da­men­te, no nos per­de­mos de vista. Nos di­ri­gi­mos a un Prèt a Man­ger, donde nos aden­tra­mos en una apa­sio­na­da con­ver­sa­ción que abar­ca desde el pe­rio­dis­mo a la cri­sis siria, desde sus raí­ces hasta la Pri­ma­ve­ra Árabe.

¿POR QUÉ PE­RIO­DIS­MO?

A la pre­gun­ta de por qué ha de­ci­di­do ha­cer­se pe­rio­dis­ta, me res­pon­de así, in­tro­du­cién­do­me en su his­to­ria: “Nací en el Reino Unido, pero soy de ori­gen árabe. El mundo y la cul­tu­ra de Orien­te Medio han sido el cen­tro de mi vida desde el prin­ci­pio. Mi padre era po­lí­ti­co y yo crecí en­te­rán­do­me de todo lo que pa­sa­ba en aque­llos paí­ses. Pron­to en­ten­dí que había his­to­rias que no se con­ta­ban, y otras que se trans­mi­tían de ma­ne­ra su­per­fi­cial en Oc­ci­den­te y al pú­bli­co del Reino Unido. His­to­rias que real­men­te valía la pena con­tar”. Sakhr ter­mi­nó sus es­tu­dios en rela­cio­nes in­ter­na­cio­na­les: “me in­tere­sa­ba mucho do­cu­men­tar­me sobre el Orien­te Medio y sus di­ná­mi­cas po­lí­ti­cas. Cuan­do ter­mi­né mis es­tu­dios, me fui un año a Siria para es­tu­diar árabe; al ha­ber­me cria­do en In­gla­te­rra, no lo había apren­di­do”. Los mo­ti­vos que lo con­dujeron a la pro­fe­sión de pe­rio­dis­ta no fue­ron solo fa­mi­lia­res, sino que tam­bién es­ta­ban li­ga­dos a aque­llo que veía en te­le­vi­sión: “Crecí en los años '80, época en la que Chan­nel4 ex­pe­ri­men­ta­ba mucho, cam­bian­do la forma de hacer te­le­vi­sión. Por aquel en­ton­ces, mi padre es­ta­ba en plena ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca y el te­lé­fono no pa­ra­ba de sonar; oía ha­blar de po­lí­ti­ca en in­glés y en árabe, veía te­le­dia­rios en ambos idio­mas”. Mien­tras habla me doy cuen­ta de que, de al­gu­na ma­ne­ra, ambos somos “se­gun­das ge­ne­ra­cio­nes”: de padre ye­me­ní y madre in­gle­sa, tam­bién él está li­ga­do a dos mun­dos y con­tex­tos di­fe­ren­tes. En re­su­men, Sakhr tiene co­ne­xión tanto con Oc­ci­den­te como con el mundo árabe, y eso le hace tener un nuevo punto de vista, ori­gi­nal y di­fe­ren­te, sobre Orien­te Medio.

Aquí una de las in­ter­ven­ciones de Sakhr en la BBC 

DES­PUÉS DE LOS ES­TU­DIOS

Antes de lle­gar a la BBC, se se mar­chó a Siria para “re­co­pi­lar his­to­rias sobre el mundo árabe; en­con­trar jó­ve­nes ar­tis­tas lo­ca­les”. Más tarde de­ci­dió lle­vár­se­los con­si­go, al otro lado del Me­di­te­rrá­neo. Du­ran­te nues­tra reunión, co­nec­ta­mos cada vez más; no tengo en mente es­que­mas pre­de­ter­mi­na­dos o pre­gun­tas frías, sino que nos mo­ve­mos por un in­ter­cam­bio de mi­ra­das, lle­nas de ex­pe­rien­cia y ge­ne­ro­si­dad por una parte y por otra, la mía, de cu­rio­si­dad y ham­bre de des­cu­bri­mien­to. La elec­ción de in­for­mar sobre Siria no fue una ca­sua­li­dad, ya que juega un papel im­por­tan­te en Orien­te Medio. Ade­más, según él, había “una falta de in­for­ma­ción sobre este país en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­gle­ses; pro­ba­ble­men­te de­bi­do a que nunca ha ha­bi­do un víncu­lo co­lo­nial”. Así, a su vuel­ta a In­gla­te­rra, Sakhr sim­ple­men­te creó un blog. Con el tiem­po, su elec­ción re­sul­tó ser todo un éxito. De pron­to se en­con­tró en el cen­tro de la ac­ti­vi­dad pe­rio­dís­ti­ca. Tanto que, des­pués de su pri­me­ra apa­ri­ción en los es­tu­dios de la BBC, llegó el im­pul­so y el ánimo por parte del pri­mer edi­tor: “si tie­nes otras his­to­rias, otras ex­pec­ta­ti­vas que no con­tem­pla­mos, de­be­rías ha­cér­me­lo saber”. 

SIRIA, EL CEN­TRO DE TODO

Desde en­ton­ces, Siria se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de la ac­ti­vi­dad de Sakhr, de su tra­ba­jo y de sus mo­ti­va­cio­nes. Me habla de las con­di­cio­nes tan duras en las que se en­cuen­tran los pe­rio­dis­tas del país, amen­aza­dos por “el ré­gi­men y por los is­la­mis­tas”. Por lo que res­pec­ta a la Pri­ma­ve­ra Árabe, me hace en­ten­der que quie­re ra­zo­nar más allá de los es­te­reo­ti­pos: “Aún no sa­be­mos qué con­se­cuen­cias ten­drá a largo plazo, pero creo que hay un as­pec­to po­si­ti­vo: los ac­ti­vis­tas di­rían que, de hoy en ade­lan­te, se po­drían unir fuer­zas para im­pli­car más a los ciu­da­da­nos de los dis­tin­tos paí­ses”; y aquí, lle­gan a ha­cer­se com­pa­ra­cio­nes con Tur­quía, Bra­sil y los mo­vi­mien­tos Oc­cupy en Oc­ci­den­te.

Con­ver­tir­te en una per­so­na in­flu­yen­te te cam­bia la vida, y tu tra­ba­jo como pe­rio­dis­ta se vuel­ve com­pli­ca­do. En otras pa­la­bras: “más ve­ri­fi­ca­ción de datos: cada sen­ten­cia debe com­pro­bar­se más de una vez, forma parte del tra­ba­jo de un pe­rio­dis­ta”. No me hace falta una bola de cris­tal para adi­vi­nar que Sakhr sueña con con­ver­tir­se en  “co­rres­pon­sal de Al Ja­zee­ra En­glish, de Chan­nel 4 News, o de la BBC ” ­y es­pe­ra que “Siria ob­ten­ga la co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca que se me­re­ce”. Sin em­bar­go, ocu­par­se de Yemen, su pa­tria, es una ex­pec­ta­ti­va y am­bi­ción fu­tu­ra, que se­gu­ra­men­te re­que­ri­rá mucho tra­ba­jo: “No hay mu­chos pe­rio­dis­tas que se ocu­pen de Yemen, tam­bién a causa del pe­li­gro que se corre ejer­cien­do allí. Pero la ver­dad es que siem­pre ha sido un país ale­ja­do de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y la gente no en­ten­de­ría de qué se está ha­blan­do”.

Al final de la en­tre­vis­ta, Sakhr me da una es­plén­di­da de­fi­ni­ción de pe­rio­dis­mo: “somos in­ter­me­dia­rios entre las per­so­nas que no tiene voz y aque­llos que quie­ren es­cu­char­las. No somos más gran­des que las his­to­rias que con­ta­mos y no de­be­ría­mos serlo nunca”.

Este re­por­ta­je forma parte del dos­sier que Ca­fé­Ba­bel ha de­di­ca­do al con­flic­to de Siria.​