San Antonio, la iglesia 'hipster' de Madrid

Artículo publicado el 8 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 8 de Diciembre de 2015

A medida que la Iglesia católica española va perdiendo influencia política, va ganando terreno en el ámbito de lo social, donde se muestra cada vez más activa. Cafébabel viaja a Madrid para echar un vistazo a su evolución durante los últimos tiempos. Quedamos con el párroco de San Antonio, una iglesia única en su especie. 

Son las nueve de la mañana en Chueca, el "barrio gay" de Madrid. Un grupo de unas diez personas apuran los últimos sorbos de su café en la alfombra roja de la entrada de la iglesia de San Antonio. En la pared, un cartel indica que hay "café gratis, televisión, wifi abierto las 24 horas del día y se permite la entrada de animales". Los visitantes pueden hacer uso de los servicios e incluso cambiar allí mismo los pañales a los niños.

Aunque lo parezca, esto no es un hotel, sino una iglesia en la que todos son bienvenidos, creyentes y no creyentes. En su interior, el aire moderno del lugar contrasta con lo antiguo del edificio: Hay banquetas moradas y sillones para sentarse cómodamente a ver en la tele las misas del Vaticano a la luz de las velas eléctricas. Dos veces al día, el Padre Angel, Angel García Rodríguez, oficia una misa. Por las mañanas, las personas necesitadas pueden venir a tomarse un café o un zumo, y por la tarde, un bocadillo. 

Un cura más rápido que los periodistas

Esta iglesia reabrió sus puertas la pasada primavera, tras haber permanecido cerrada durante veinte años. El Padre Angel recuerda sonriente: "Esta iglesia es el sueño de mi vida. He tenido que esperar 78 años hasta llegar aquí. También es la primera iglesia gestionada por Mensajeros de la Paz". Tras la misa de las nueve de la mañana, este hombre de 78 años y mirada de niño bueno, habla con cariño a los visitantes. Además de ser el párroco de la iglesia, Angel fundó en 1962 Mensajeros de la Paz, una ONG que se dedica a ayudar a personas sin recursos.

Ana de la Calle Gijón, responsable de comunicación de Mensajeros de la Paz, se deshace en elogios a la hora de referirse a las cualidades del Padre Angel: "Gente como él hay una entre un millón. Cuando ocurre alguna desgracia, es más rápido que los periodistas. Siempre está en guardia. Este hombre tiene además una enorme influencia mediática". Cuando naufragó el primer barco en las costas de Lampedusa, los primeros periodistas españoles que llegaron a la isla alucinaron al ver que Angel ya estaba allí. Además, los medios de comunicación suelen llamarle para escuchar su postura en temas de índole social.

La iglesia de San Antonio es, además de un centro religioso, un espacio sociocultural. Por ejemplo, recientemente ha organizado una exposición fotográfica sobre la gente mayor: "Es para demostrarle al mundo que todavía están vivos, que sienten, que ríen, lloran...", nos cuenta Ana de la Calle Gijón.

El Papa Francisco está presente por todas partes en esta iglesia: En un póster en la pared, en la colecta, y hasta en la tele. San Antonio es, además, el patrón de los animales y el cura organiza cada 17 de enero el tradicional bautismo, a los caballos de la policía, a los animales del zoo y... ¡también a los coches!

La iglesia de San Antonio está en pleno "barrio gay" de Madrid, todo un símbolo si tenemos en cuenta que, si alguna pareja homosexual le pide al padre Angel que les case, éste desgraciadamente les recuerda que no puede hacerlo de manera oficial, aunque no duda en darles su bendición: "Si se la doy a los coches y a los animales, ¿cómo no lo voy a hacer con la gente que se quiere?".

La influencia se esfumó, pero quedan los privilegios

En su campaña electoral de 2004, el líder socialista José Luis Rodríguez Zapatero, propuso legalizar el matrimonio homosexual en España. Un año después de acceder a la presidencia del gobierno, Zapatero pasó de las palabras a los hechos. "Era un tema que tenía muy presente y que tenía muy claro que iba a llevar a cabo, pese a las protestas de la Iglesia católica y del Partido Popular, aunque desde su aprobación, no ha habido ningún problema", reconoce Ricardo Parellada, Profesor de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid. ¿Por qué? Pues porque "cerca de un 70% de la población actual se muestra partidario de la unión homosexual", afirma Fernando Amérigo, Director del Departamento de Derecho Eclesiástico del Estado en esa misma Universidad.

"Gracias a Dios, la Iglesia ha perdido poder político y ganado en acción social", añade satisfecho el Padre Angel. La influencia de la religión en el ámbito asociativo en España es enorme. Las ONG más potentes en nuestro país se fundaron de acuerdo con los principios y los valores cristianos: Cáritas, Mensajeros de la Paz e incluso Oxfam. Cuando esta ONG internacional se implantó en nuestro país, lo hizo fusionándose a Intermón, una organización jesuíta muy activa en el ámbito del desarrollo internacional y por eso aquí se llama Oxfam-Intermón

Francisco, de 42 años y natural de Zaragoza, acude todos los días en busca de alimentos a cuatro ONG diferentes. "Vivo de la caridad y soy creyente. Dios me muestra a diario el camino. Vengo aquí para relacionarme con los demás", nos cuenta a la salida de la iglesia de San Antonio. 

Aunque, como hemos dicho antes, la Iglesia va perdiendo fuerza política, todavía conserva privilegios especiales. De hecho, un 0,7% del IRPF va a parar a la Iglesia católica. De esa cantidad, un 90% está destinado a pagar a religiosos, aunque los ciudadanos pueden decidir, a la hora de presentar su declaración, si ceden una parte a la Iglesia católica, si prefieren destinarlo a fines sociales, o no hacer nada. El resto de religiones no tiene ese privilegio.

Henri, un sin techo de 70 años, y de origen palestino, viene todos los días a buscar su bocadillo a la iglesia de San Antonio: "La Iglesia católica recibió el año pasado 800 millones de euros, aunque eso en realidad es puro marketing. En cierto modo, es propaganda para mantener a la Iglesia, y eso es una trampa, porque a la hora de la verdad, es el Estado el que le da el dinero".

Otro tanto sucede con las ventajas fiscales y en el ámbito de la educación. "Es la propia Iglesia la que elige a los profesores de religión y establece el contenido de los cursos. El Estado no tiene ni voz ni voto en este tema", explica Fernando Amérigo. Después de haber cambiado varias veces el programa escolar, el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, puso en marcha una serie de medidas para atajar el problema del cada vez menor número de alumnos en la asignatura de religión: "Antes, las notas de la clase de religión no contaban para la nota final y ahora los alumnos pueden elegir entre religión y valores cívicos y sociales. Además, los que optan por la religión tienen casi asegurada una buena nota, lo cual viene muy bien a la hora de sumar puntos para elegir universidad".

La iglesia de San Antonio es un símbolo en el panorama católico de nuestro país. Es la primera vez que los Mensajeros de la Paz tienen su propia iglesia, un claro ejemplo del acercamiento del movimiento católico a la vida social y, aunque todavía conserve una serie de privilegios, la Iglesia está perdiendo peso en lo que se refiere a influencia política, y necesitará, sin duda, una buena red wifi para recuperarla.

-

Este artículo forma parte de la serie de reportajes EUtoo 2015, un proyecto financiado por la Comisión Europea, que trata de describir el grado de desilusión de los jóvenes europeos.