San Petersburgo y la homofobia: “Hitler empezó con leyes antigay”

Artículo publicado el 12 de Marzo de 2012
Artículo publicado el 12 de Marzo de 2012
En 1993, Rusia tachaba la homosexualidad de la lista de delitos castigados con la pena de prisión. En 1999, este mismo país tachaba la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. En el año 2012, el parlamento de San Petersburgo aprueba una ley que prohíbe "todo acto público" de promoción de la homosexualidad, de la bisexualidad o de la transexualidad. ¡Buscad el error!

Primer indicio: un poco de matemáticas

Antes que nada, hay que destacar que este proyecto de ley antigay ahora tiene 29 votos a favor y 5 en contra; en resumen, más del 80% de los parlamentarios rusos piensa que escribir, hablar o debatir sobre la homosexualidad tendría que ser castigado por la ley con una multa que pueda llegar a ser de más de 1 millón de rublos, es decir, 25.000 euros. Es verdad que mis matemáticas están un poco oxidadas, pero ¿no os parecen preocupantes estas cifras?

Segundo indicio: ¿homo o pedófilo?

Temiendo quedarse cortos, estos señores del Parlamento decidieron poner la pedofilia en el mismo saco. ¡Para ellos, la promoción de la pedofilia será tan dañina como la sensibilización sobre la homosexualidad! Y la dictadura, ¿qué tiene que ver con esto?

Tercer indicio: la generalización

Como han destacado las asociaciones que apoyan al colectivo LGBT y las organizaciones en defensa de los derechos humanos -que pronto correrán el riesgo de tener que pagar por defender de este modo la homosexualidad en la red- esta ley es traicionera porque no especifica el término "propaganda". De este modo, el simple hecho de discutir sobre la homosexualidad en un lugar público podría bien considerarse un tipo de propaganda. ¿Y la libertad de expresión? Un concepto sin duda suficientemente amplio para nuestros amigos con ushanka. Para proseguir con las recientes declaraciones del presidente déspota de la vecina Bielorrusia, "¡más vale ser dictador que gay!"

Cuarto indicio: detenciones

Mientras los políticos debatían sobre este texto falaz, un militante ruso decía estas escalofriantes palabras: "Hitler empezó con leyes antigay". Por supuesto, la verdad dio en el blanco y, como consecuencia, fue detenido por las autoridades locales.

Entonces, ¿habéis encontrado el error o continúo?

Un retroceso como este es un golpe duro para los derechos humanos y el respeto de nuestra libertad de expresión. Las asociaciones contra la homofobia incluso temen que esta ley abra las puertas a la legalización de la homofobia en Rusia. Rusia es miembro del Consejo de Europa y de las Naciones Unidas y, sin embargo, se había comprometido, como lo hizo Francia, a respetar estos principios por los que muchos han luchado durante tantos años.

Leer también"Derechos LGBT: el top 5 de los fracasos" en cafebabel.com

Durante demasiado tiempo, los miembros de la comunidad LGBT han sido considerados los parias de la sociedad, como si padeciesen una enfermedad que algunos temen más que cualquiera de las enfermedades más contagiosas que se puedan encontrar. En el siglo XXI, se protesta contra el racismo sin darse cuenta de que, sin embargo, la discriminación contra los homosexuales es también un tipo de racismo muy grave. Durante las protestas, el activista y director de Coming Out,Kotchetkov, que fue detenido en pocos minutos por las autoridades, recordó con una precisión perturbadora la persecución de los gays en la Alemania nazi. La pregunta era: ¿aprobando esta ley traicionera, no estamos abriendo el camino a una nueva forma de nazismo?

Fotos : portada (cc)rezavoody/flickr Vídeos : All Out : AllOutorg/YouTube pancarta Hitler : FeyrJuhl/YouTube