Sarajevo Lifestyle: Should I stay or should I ‘to-go?’. Primer McDonalds en la ciudad.

Artículo publicado el 19 de Julio de 2011
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 19 de Julio de 2011
Por North “Amer” Campbell. Traducido por Bárbara Bécares Castaño McDonalds está presente en toda Europa. Sarajevo era una de las pocas ciudades que se resistían, junto con Tirana en Albania y Pristina en Kosovo, pero mañana el día 20 de julio el restaurante abrirá su primer local en el país.
Hasta el momento, los habitantes presumían que si no había un McDonalds en Bosnia y Herzegovina era porque la comida local era tan buena, este no se atrevía a competir. ¿Qué pasará ahora?

Mientras caminas las estrechas calles de Baščaršija y pasas cerca de los perros callejeros que descansan a la sombra y a los niños gitanos que van mendigando por las terrazas de los restaurantes, nubes de humo salen de las puertas abiertas y recorren esas calles, pasando entre los grupos de turistas guiados y las cafeterías al aire libre. El olor a este humo de parrilla te entrará en la cabeza de modo que te apetecerá entrar más adentro de esta parte de la ciudad. Este es un barrio muy importante en Sarajevo culturalmente y marca un claro contraste con mi última experiencia en McDonalds. Hace un mes, tras una importante reflexión de este cambio que se avecina, my amigo Mate y yo decidimos preguntar a algunos de los dueños de establecimientos de comida rápida de la ciudad y a varios transeúntes que pasaban por la calle, qué pensaban de la inminente apertura del Macdonalds.

Mac--- sarajevoEl dueño del Mac Doner, un kebab situado en uno de los callejones de la misma calle Maršala Tita donde se abrirá el McDonalds, pensó que estábamos trabajando como agentes encubiertos de la mencionada multinacional, e igual por eso sólo tuvo buenas palabras para McDonalds. “Es un signo de progreso y desarrollo. Será bueno para Sarajevo”.

El dueño de la Buregdženica (establecimientos en los que se vende la típica pita rellena de diferentes alimentos) al lado del establecimiento de McDonalds pidió que tanto su propio nombre como el del local se mantuvieran anónimos, pero dijo que hay dos mercados diferentes: el de las hamburguesas y el de los bureks. “Cuando la gente quiere burek, quiere burek y este no va a encontrar sustituto en McDonalds”, afirmó.

Después fuimos a Gladne Oči (Ojos Hambrientos), una hamburguesería situada a un cloque del futuro McDonalds donde el dueño, Samir, nos saludó a Mate y a mí con una gran sonrisa, un apretón de manos y nos invitó a una Coca Cola fría. Se sentó y nos explicó que tiene cierto nerviosismo anticipado por el nuevo competidor que le va a salir. Dice que si las ventas comienzan a caer no dudará en cambiar la localización de su negocio. “Creé este restaurante porque quería comer buenas hamburguesas. Las hice según mi propio gusto”. Mientras me ofrece una hamburguesa con queso condimentada con la salsa casera, Samir me dice seguro “adelante. Esta es la mejor hamburguesa de la ciudad”.

Mcdonalds advertisementsTras esto, Mate y yo nos quedamos en la calle, frente a los andamios del nuevo McDonalds y persuadimos a los viandantes a que nos respondieran algunas preguntas. Las opiniones sobre el tema fueron diversas, pero encontré un debate particularmente interesante. Mucha gente piensa que McDonalds no podrá sobrevivir y que no lo conseguirá. “¡Mira la comida local! Es deliciosa y barata. Tendrás la opción de un menú Big Mac por seis marcos (tres euros) o un čevapi aunténtico. McDonalds no puede competir con eso”. Esta fue la opinión de un habitante de Sarajevo fan del tradicional čevapi, pero en esta idea coinciden muchos residentes de la ciudad: que el nuevo restaurante de comida rápida tendrá problemas para competir con la oferta local, que se podría considerar semi-rápida.

Esta mañana, mientras paseaba por Maršala Tita a una hora tan temprana que el resto de Sarajevo aún estaba durmiendo, y la pancarta publicitaria del McDonalds se agitaba ligerament con la brisa, me di cuenta de que en un lateral del cartel aparecía el gráfico del McCafé. Cuesta bastante imaginar a la gente de Sarajevo caminando rápidamente por la calle portando vasos de papel con arcos dorados en las manos. Llevo aquí dos meses y, honestamente sólo he visto un par de carteles que anuncien Café para llevar.

La combinación de café, tabaco y conversación en una cafetería es un elemento esencial del estilo de vida de Sarajevo, y parece al menos tan sagrado como el čevapi. La experiencia de sentarse y disfrutar del momento, es una de las muestras del estilo de vida y el concepto del tiempo en Sarajevo. Aquí las horas parecen pasar a través de esos momentos, de esa ausencia de mirar el reloj. El tiempo se desliza a través de un extremo del cigarrillo, sobre el borde de una taza de café de cerámica, y se detiene en algún lugar del intestino. Con la inauguración de McDonalds a la vuelta de la esquina, sólo el tiempo dirá sus efectos. Consciente o inconscientemente, McDonalds no podrá cambiar eso bonitos momentos en la vida cotidiana de Sarajevo.