Sarkozy: ¿Pero por qué es tan malo?

Artículo publicado el 4 de Agosto de 2010
Artículo publicado el 4 de Agosto de 2010
¿Cómo han reaccionado los medios de comunicación europeos después de la propuesta del presidente galo de retirar la nacionalidad francesa a toda persona “de origen extranjero” que se atreva a agredir a autoridades públicas?

"Ese discurso populista –y nauseabundo- muestra el pánico del Palacio del Elíseo, que no sabe qué más hacer para detener el declive de la popularidad del presidente”, advirtió el diario belga Le Soir. La Tribune de Genève se hace la pregunta en cuenta regresiva: “Los franceses de pura cepa que supuestamente mataron a un miembro de la policía podrían entonces conservar sus pasaportes”. ¿Tiene alguien una respuesta?

En Francia, el anuncio ha caído como una bomba. El diario El País sabe bien porqué y lo recuerda: el concepto de “desnacionalización” se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando el régimen colaboracionista de Vichy retiró la nacionalidad a 15.000 personas, la mayoría judíos. ¿Se va a crear una categoría de "francés-francés" y de "Francés no del todo Francés"?, se pregunta de pronto La Tribune de Genève.

Sarkozy hubiera debido ser más discreto en pleno agosto, cuando los medios están a la espera de cualquier mal comportamiento. De hecho, los policías que pretende defender contra los delincuentes de origen extranjero son señalados en la prensa británica. The Guardian y The Independent se han hecho eco de un vídeo publicado originalmente por Mediapart, mostrando su falta de delicadeza frente a 150 mujeres de origen africano, desalojadas el 21 de julio de un edificio ocupado en La Courneuve con una violencia desproporcionada. “Sarkozy quiere desviar la atención de los escándalos políticos perjudiciales y de la caída de su popularidad en las encuestas”, interpreta The Independent.

El vídeo puede verse en la página web de 'The Guardian' y dice mucho de la imagen de la policía francesa en el extranjeroEl único que ve algo bueno en el anuncio del hijo de inmigrante húngaro es Maurizio Ferrera, en el Corriere della Sera. Cuando ni el derecho de sangre ni el de suelo se aplican de manera tan estricta como antes, poner la nacionalidad a prueba de hechos le parece una buena idea. ¿Por qué no, mejor, otorgar la ciudadanía europea antes que la nacional?, se pregunta el cronista italiano. El "primer poli de Francia" habrá ganado, en todo caso, su apuesta de verano: ni una palabra acerca de la investigación sobre la financiación de su campaña por parte de la rica heredera Liliane Bettencourt en las columnas europeas. Normal, todo el mundo habla sólo de él, hasta nosotros.

Foto: ©azraiman/Flickr; vídeo : Médiapart/Daily Motion