Sarkozy protector: ¿Ventura o desventura para Europa?

Artículo publicado el 22 de Octubre de 2008
Artículo publicado el 22 de Octubre de 2008
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha abogado en el Parlamento Europeo por un "gobierno económico europeo". En especial, su demanda de una estatalización parcial de las empresas europeas más grandes ha dado pie a una gran controversia. La prensa europea discute la respuesta de la presidencia del Consejo de la UE a la crisis financiera

L'Unità - Italia

El periódico de izquierda L´Unità ve el éxito de Sarkozy en su alejamiento de la doctrina centralista de Estado del gaullismo: "Al Parlamento de Estrasburgo le agrada el europeo, europeísta y entusiasta pro Europa Sarkozy. Agrada porque el modelo europeo sale adelante y ha hecho frente a la hegemonía estadounidense. La beneficencia pública y la economía social de mercado han vuelto a ser recuperados del polvoriento desván. Todo esto es posible porque la Unión cuenta por fin con un líder y no un mero presidente notarial. [...] Sarkozy ha tomado las riendas en el punto álgido de la crisis y ha revivido  Europa. [...] La tarea de mantener en alto la bandera de la cultura del reformismo europeo corresponde a un político de derecha. Para dialogar con Martin Schulz (diputado europeo del SPD alemán) se necesitaba un antiguo socialista. Que este se llame Sarkozy y su partido UMP (Unión por un Movimiento Popular) debería darle que pensar a toda la izquierda europea".

 Gianni Marsilli

Mladá fronta DNES - República Checa

©Franck Prevel/flickrEl presidente de la República Checa, Václav Klaus, critica las propuestas "insensatas" de su homólogo francés para combatir la crisis de los mercados financieros en un artículo para el periódico liberal Mladá fronta DNES. "Los que han tenido la suerte de no vivir en el comunismo no deberían caer en la fatal creencia errónea de que una planificación central puede eliminar la crisis. [...] Esta idea [...] es equivocada. [...] Toda crisis fue aprovechada sin excepción por políticos irresponsables para lleva a cabo intervenciones masivas en la economía. El miedo de los ciudadanos otorga a estos políticos un cheque en blanco. [...] Esforcémonos por lograr una restauración de la confianza en el sistema bancario y financiero. Pero no busquemos levantar nuevos sistemas artificiales dirigidos desde ya contra un mercado que funciona con normalidad. [...] Las propuestas de Sarkozy (y también las de Angela Merkel) no conducen a un 'nuevo capitalismo'. Se trata más bien de un retorno al viejo socialismo".

Václav Klaus

Handelsblatt - Alemania

Para el periódico financiero Handelsblatt, los planes de Sarkozy van demasiado lejos: "El gran líder europeo de Estado Nicolas Sarkozy se pasa. [...] El manejo de la crisis del presidente en funciones del Consejo Europeo y presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, ha entusiasmado tanto a políticos conservadores como a Jean-Claude Juncker o José Barroso en los últimos días que ya han pensado en cómo podrían renovar su cargo en la presidencia más allá de finales de año. [...] Sin embargo, ahora parece que el éxito de Sarkozy vuelve a subírsele a la cabeza. [...] ¿Fondos estatales con participación en las industrias fundamentales? Y esto [sale] nada menos que de un gran político conservador. ¿Qué será entonces lo siguiente? Qué tal vendría una administración central, si es posible a lo largo y ancho de Europa. Ya es hora de hacer que Super-Sarko toque nuevamente el suelo. Respecto a los bancos, puede no haber más remedio; la participación estatal es necesaria en un período de transición. Pero [...] una estatalización de sectores de la industria, por muy 'estratégica' que pueda resultar, sería mejor que se la dejáramos a los rusos".

El País - España

El periódico El País critica la propuesta de Sarkozy para asegurar las industrias locales fundamentales a través de fondos nacionales: "El discurso ante los parlamentarios europeos es otro ejemplo de la peculiar visión política y económica de Sarkozy, que coincide con el modelo intervencionista tradicional en Francia. En cada una de las piezas del mensaje se aprecia su irresistible querencia a liderar Europa con iniciativas que hasta ahora han fracasado y, al mismo tiempo, afianzar el modelo francés de intervención en las empresas. Los fondos soberanos defensivos de Sarkozy no son la respuesta a la crisis económica; solo un ejemplo de sarkocapitalismo. Es más interesante la propuesta de París y Berlín de estrechar un poco más el cerco a los llamados paraísos fiscales; pero en este campo, los resultados van para largo". 

Revista de prensa realizada por Eurotopics