Sarkozy quiere matar la enmienda Bono

Artículo publicado el 17 de Noviembre de 2008
Artículo publicado el 17 de Noviembre de 2008

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En peligro la enmienda que el parlamento europeo aprobó para defender a los consumidores en la directiva sobre descargas de Internet.

La guerra de la piratería en Internet continúa

El Presidente del Consejo europeo, Nicolas Sarkozy, quiere cargarse el 27 de noviembre la enmienda 138, conocida popularmente por el nombre de Guy Bono, europarlamentario socialista. Esta enmienda a la directiva europea que trata de las descargas en Internet, prohíbe que la autoridad que vigila contra la piratería en Internet imponga sanciones sin sentencia judicial a los particulares. Sarkozy piensa que esta enmienda Bono ralentiza demasiado el proceso sancionador y va a llamar uno por uno a todos los ministros que participan en el consejo de ministros del 27 de noviembre para convencerles de que la eliminen, ignorando al Parlamento Europeo. Necesita la unanimidad del consejo. Los países nórdicos son los más reacios a la postura de Sarkozy, pero basta con que se abstengan para que se salga con la suya. Fuentes consultadas por este medio entre los miembros de la Foundation for Free Information Infrastructure opinan que aunque se elimine la enmienda Bono, la directiva ya está desfasada, pues existe software para saltarse los controles antipiratería.

La Blue Card con el viento de popa

Foto de Houltmac / FlickrEl parlamento europeo vota el 19 de noviembre la Blue Card para contratar en Europa a inmigrantes cualificados. La eurodiputada del Partido Popular Europeo, Ewa Klamt, propone una estancia de hasta 5 años en la UE para quienes vengan a trabajar a un país de la Unión, con la posibilidad de que al cabo de 2 años puedan trabajar en otro Estado miembro y siempre que su salario supere 1,7 veces el salario medio local. En Izquierda Unitaria se muestran críticos por ser una medida que sólo conviene a las élites trabajadoras y por provocar una fuga de cerebros en los países en desarrollo. Los Verdes, por su parte, consideran la Blue Card demasiado restrictiva. Esta tarjeta se inspira de la Green Card norteamericana y su objetivo es que la UE pueda competir con EE UU y Canadá en captar cerebros y trabajadores altamente cualificados.

¡A la rica fruta!

Foto de The Wandering Angel / FlickrEl Parlamento aprobará el 18 de noviembre por abrumadora mayoría aumentar de 90 millones a 500 millones el programa europeo de reparto de frutas y verduras en los colegios del continente. La medida entrará en vigor en el curso escolar 2009/2010, y su objetivo oficial es acostumbrar desde jóvenes a las personas a una dieta sana, pero de forma oficiosa se comenta que en plena crisis económica es menester apoyar a las familias más modestas y tocadas por el paro en la alimentación básica de sus hijos.