Sarkozy y Merkel: el reencuentro

Artículo publicado el 12 de Mayo de 2009
Artículo publicado el 12 de Mayo de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Tras la presidencia francesa de la UE, lamentábamos el 'divorcio' de la pareja francoalemana. El ambiente ha cambiado: los dos dirigentes se reunieron el 10 de mayo en Berlín con motivo de las elecciones europeas. Sin sombras de desacuerdo

Defender una visión común de Europa: ese era el objetivo de este encuentro de campaña. A menos de cuatro semanas de las elecciones europeas, la reunión política que ha tenido lugar cerca la Postdamer Platz de Berlín, símbolo de la reunificación alemana, ha marcado la vuelta del eje francoalemán, que ya intuimos en el G20 de Londres. Desde el Tratado de Lisboa hasta la ampliación de la UE, las declaraciones de los dirigentes convergen perfectamente. Sobre la cuestión de la adhesión turca, Sarkozy y Merkel han renovado su posición y pedido una "asociación privilegiada". La cuestión del Tratado de Lisboa, que la República Checa e Irlanda deben todavía firmar, ha sido también abordada. Angela Merkel ha acusado a los "euroescépticos", refiriéndose sobre todo a la oposición que está surgiendo desde los conservadores británicos. La canciller alemana no quiere tender su mano a "aquellos que rechazan el Tratado de Lisboa, que permite la entrada de nuevos miembros, y que hablan al mismo tiempo de ampliación". Las consecuencias de la ampliación de la UE son también motivo de controversia. La prueba: más al sur, en la Península Itálica, Silvio Berlusconi se hacía eco del discurso francoalemán y declaraba simultáneamente que su idea de Italia no era "multiétnica".