Schengen borra las fronteras pero refuerza las cooperaciones aduenaras

Artículo publicado el 22 de Diciembre de 2008
Artículo publicado el 22 de Diciembre de 2008
Estrasburgo, 18 de agosto de 2008 Escrito por Lucie Dupin Traducido al español por Frédégonde Rudolf Borradas por Schengen, las fronteras internas de Europa ya no son una barrera para los desplazamientos. Sin embargo, una cierta cooperación entre las fuerzas del orden público fronterizas es operacional en varias fases de las fronteras terrestres.
El centro franco-alemán de cooperación policial y aduanera (C.C.P.D) de la ciudad de Kehl, ciudad fronteriza con la de Estrasburgo, es el primer centro que vio la luz y es un modelo en la materia.

Desde la convención de los acuerdos de Schengen, firmados en el año 1995, hasta la creación al borde del Rin de un centro de cooperación policial y aduanero, sólo hay un paso. O mejor dicho, sólo hay un acuerdo, el de Mondorf-les-Bains. Este data de 1997 y permite una cooperación franco-alemana en zona fronteriza. En un principio, el centro estaba ubicado en Offenburg (1999) y luego fue trasladado a Kehl en el año 2000. El equipo consta de unos sesenta policías y guardias civiles que trabajan a diario en un ambiente bilingüe, necesario para estar en plantilla. Estos equipos binacionales no intervienen en el mismo sitio. Se trata de un servicio de apoyo que constituye una interfaz entre dos sistemas jurídico-administrativos distintos. El centro se convierte así en una pasarela para coordinar los procedimientos penales y judiciales de ambos países, mediante ciertas herramientas europeas como la orden de detención europea (1). La ventaja de la cooperación reside esencialmente en la continuidad de la represión, independientemente de las fronteras. El centro no sustituye a los mecanismos mundiales y europeos tal como Interpol Europol, sino que tiene una vocación regional y bilateral. En efecto este servicio obra en la zona fronteriza que abarca tres departamentos franceses y dos Länder alemanes, es decir unos 500 km. Sin embargo, las misiones del centro no se limitan exclusivamente al nivel local. Cualquier investigación que presente barreras lingüísticas puede ser respaldada por el C.C.P.D. De este modo, el caso reciente de una menor de edad alemana que fue encontrada en el metro de París sin autorización para salir del territorio, recibió el apoyo de Kehl en lo concerniente a la parte alemana de la investigación. El C.C.P.D no es el único órgano de este tipo. Existen otros órganos en todas las fronteras terrestres de Francia y Alemania, que nacieron tras acuerdos bilaterales específicos. Sin embargo, su organización y su funcionamiento sirven de modelo para la creación de nuevos centros, como por ejemplo en las fronteras germano-checas y germano-polacas.

El desarrollo de la cooperación policial transfronteriza habrá facilitado sin duda el acceso a nuevos territorios de acción. No obstante, esa apertura requiere un dominio total de las reglas de derecho, aplicables a ambos lados de las fronteras, a fin de minimizar el riesgo de faltas profesionales.

(1) instituido por la decisión marco 2002/584/JAI, del 13 de junio de 2002, esta orden de detención permite una simplificación de los procedimientos de extradición entre los Estados miembros de la UE. Como toda decisión judicial adoptada por un Estado miembro con vistas a la detención o a la entrega por otro Estado miembro de una persona, se define para: el ejercicio de procedimientos penales; la ejecución de una pena; la ejecución de una medida preventiva privativa de libertad.

Centro de cooperación policial y aduanera Hafenstraße 5, D-77694 Kehl, Alemania. Tel.: +33 (0)3 90 23 13 61 et +49 (0) 7851/8895-400