Schengen: imagen de Eslovenia e Italia sin fronteras

Artículo publicado el 9 de Enero de 2008
Revista publicada
Artículo publicado el 9 de Enero de 2008
El 21 de diciembre de 2007, tras la entrada de Eslovenia en área Schengen, cayeron los 280 kilómetros de frontera que la separaban de Italia, símbolo de la “cortina de acero” y de una “guerra fría” que durante décadas dividió Europa.

Nos asomamos a la manera en la que se ha festejado el acontecimiento en la ciudad de Gorizia (Friuli-Venecia Julia) donde –tal y como sucedió en Berlín en 1989– han celebrado su propia “reunificación”: ya no habrá barrera alguna que los separe de Nova Gorica (Nueva Gorizia), la ciudad eslovena fundada sobre los barrios gorizianos asignados en 1947 a la Yugoslavia comunista.

Jueves 20 de diciembre, paso fronterizo de San Gabriele, entre Gorizia (Italia) y Nova Gorica (Eslovenia), a las 20.00h. A pesar del frío, un gran número de italianos y eslovenos se reunieron desde primera hora de la tarde para celebrar el acontecimiento histórico a ritmo de brindis, música, sonrisas y abrazos.

Jueves 20 de diciembre, paso fronterizo de San Gabriele, a las 20.00h. Ciudadanos eslovenos e italianos muestran a las cámaras de las televisión locales y nacionales los documentos de identidad que en pocos minutos les servirán para superar los últimos controles en la frontera.

Jueves 20 de diciembre, paso fronterizo de San Gabriele, 20.30h. El paso del autobús Gorizia–Nova Gorica, símbolo de la unión entre las dos ciudades.

Jueves 20 de diciembre, paso fronterizo de San Gabriele, 21.00h. Una mujer firma la barrera de madera a rayas rojas, blancas y azules – proveniente de los tiempos de la Yugoslavia comunista –retirada ya antes de alcanzar la medianoche, a pesar de que los controles en el paso se mantuvieron hasta las 00.00h-.

Jueves 21 de diciembre, paso fronterizo internacional de la Casa Roja, entre Gorizia y Nova Gorica, 00.00h. Bajo la mirada emocionada de centenares de italianos y eslovenos, los alcaldes de Gorizia y Nova Corica –Ettore Romoli y Mirko Brulc– alzan definitivamente la barrera de la frontera que durante sesenta años ha sido símbolo de la división entre el Este y el Oeste.