Se acabó la fiesta: Cierran los pubs en varsovia

Artículo publicado el 23 de Julio de 2013
Artículo publicado el 23 de Julio de 2013

La atmósfera helada de locales vacíos, por el cierre de los cafés da escalofríos. Algunos hablan de un hechizo maligno de la vida nocturna, muchos evocan una justa poética. ¿Habrá alguna solución a las negociaciones entre los dueños de los garitos y el Ayuntamiento?¿Habrán entendido los residentes de esos barrios que la ciudad no duerme de noche?

En octubre de 2011, [objeto encontrado] "Obiekt Znaleziony", un famoso club situado en el sótano de Zacheta, desapareció por razones desconocidas. Siguiente en la lista se han liquidado fue el "Po Drugiej Stronie Lustra" café [Al otro lado del espejo] en el distrito de Praga. Los clientes que han tenido que despedirse de él en enero de 2012 para dar paso a apartamentos en construcción.

D.E.p. Chłodna 25

En octubre de 2011, el "Obiekt Znaleziony" [objeto encontrado] , un famoso club situado en el sótano de Zacheta, desapareció por razones desconocidas. El siguiente en la lista que han liquidado fue el "Po Drugiej Stronie Lustra" café [Al otro lado del espejo] en el distrito de Praga. Los clientes se despidieron de él en enero de 2012 para dar paso a un bloque de apartamentos. 

En junio de este año, el legendario "Kamieniolomy" [La Carrera] cerraba. Apenas un mes más tarde, en un ambiente de tensión, fue el turno del café cultural y comprometido "Nowy Swiat wspaniały" [El maravilloso nuevo mundo]. Cualesquiera que sean las razones de estos cierres múltiples, crean el mismo descontento en los habitantes de Varsovia. Los ciudadanos de la ciudad comentan: "Incluso si quisiera ir a mi cafetería favorita y, aunque volviera atrás en el tiempo, ya sea tres o cinco años, no sería posible, ya que los cafés van y vienen aquí como el arco iris". Cuando en el verano de 2012, los rumores comenzaron a circular acerca de la clausura del club "Powisle Warszawa" (la policía municipal quería retirar la licencia para vender alcohol debido a las quejas de los vecinos), los artistas y intelectuales defendieron el lugar. En el cortometraje "Jesli Warszawa a Powisle" ["Si hay Varsovia, Powisle también"] emitido por la web, Andrzej Chyra, RADZIMIR Debski y Michal Pirog defendió esta postura. "Powisle" se ha salvado. Otros lugares que no tuvieron tanta suerte.

Una lista amarga de buenos garitos han desaparecido del mapa de Varsovia por la noche, ahora hay que añadir el cierre definitivo en la primavera de 2013, el café y el centro cultural "Chlodna 25" La razón oficial: el vencimiento de la licencia para vender alcohol. La razón oficiosa: el grupo de residentes de la vivienda - en la planta baja, que era el café - no autorizó la nueva licencia. Los vecinos se quejaron del ruido constante de las ventanas, la suciedad y la mala educación de los clientes del Chlodna. Pero hay una lucha que se organiza en lo que se conoce como "Carta de amigos Chlodna 25" que invita al diálogo. El club de café, finalmente cambió el nombre a "Klub Komediowy Chlodna 25" [Club de comic Chlodna 25] cuya actividad tiende más hacia la taberna. Cada vez que se organiza una fiesta, el dueño de la propiedad adquiere una licencia de venta de alcohol temporal. Sí que es verdad que han prestado una mayor atención a las normas de ruido fuera del pub. Pero todos estos esfuerzos fueron en vano: después de muchas negociaciones, los vecinos comenzaron a pisar fuerte y se opusieron al nuevo bar. Grzegorz Lewandowski, dueño de "Chlodna 25" y líder cultural, terminó diciendo que nunca habrá ningún diálogo con los vecinos del N º 25 de la calle Chlodna y  trasladó a su club a otra dirección.

Garantizamos su descanso

Según noticias recientes reveladas por la prensa en Teherán (Irán), las autoridades municipales han decidido cerrar docenas de cafés y restaurantes, en nombre de la moralidad de las personas. ¿Es que las autoridades públicas y los vecinos quieren esto también, para asegurarse de que se bebe bien y no nos vamos a la cama a Varsovia demasiado tarde? Como señaló acertadamente Grzegorz Lewandowski, en una entrevista en la web Gazeta.pl: "Cuando una persona dice que el café es un punto de referencia para los izquierdistas jóvenes que beben, fuman, comer y hablar mal de las drogas, otros dicen que el Museo Nacional es un edificio enorme y espantoso de piedra donde usted tiene que usar zapatillas. Somos diferentes y debemos aprender a apreciar y  no desperdiciar el potencial de Varsovia".

La ciudad debe vivir

La buena noticia es que los propietarios de los cafés de alrededor de la línea de metro Ratusz han animado el diálogo. En una entrevista con la radio Tok FM, la alcaldesa de Varsovia, Hanna Gronkiewicz-Waltz pone en duda el estilo de vida de la ciudad. "Esto no es un problema sólamente entre la relación de los bares del centro de la ciudad", dijo sobre la necesidad de equilibrar los intereses de los cafés de barrio y de los barrios residenciales. "No tengo ningún problema [nota de la redacción, de la existencia del café]. En nuestro tiempo, en el socialismo, no había este tipo de atracción. Si bien sí entiendo que los jóvenes vayan allí". Los cambios podrían incluso ir en esta dirección en el ayuntamiento. En los medios de comunicación, empezaron a mencionar el nombre de Grzegorz Lewandowski para encabezar la Oficina de Cultura. En las mentes de muchos, estas palabras suenan como una fórmula mágica que promete mejorar la situación. Si todo esto sigue así, el destino de un gran número de cafeterías en la capital va a cambiar.

El Rey ha muerto, ¿viva el Rey?

Numerosos varsovianos esperan atentamente los cambios en el mapa cultural de su ciudad. Temen un escenario negro, en vez de salir con los amigos a los cafés en ese bullicio amistoso, van a tener que pasar horas de autismo en los Starbucks, donde beben su café en frente de ordenador. En opinión de Maciej Wladyslaw Hofman,  de 27 años, no hay razón para preocuparse: la visión del horror nunca va a suceder. Maciej estudió en el Colegio de Europa, que ahora trabaja en el Departamento de Cooperación Internacional del Ministerio de Cultura y Patrimonio Nacional. Él vive en Varsovia desde siempre y siempre ha sido un amante de la vida nocturna. "El rey ha muerto, ¡viva el rey!" . Dice, y agrega que en el momento en bar cierre sus puertas, habrá tres para reemplazarlo. Pero, ¿estos nuevos lugares sustituyen eficazmente el vacío dejado por sus antecesores? ¿No serán como pequeños arbustos que crecen en el hueco de los árboles arrancados? Sólo tú puedes responder a esa pregunta. Yo sólo espero que la ciudad pueda apreciar el potencial cultural e intelectual de los varsovianos, aunque a mi regreso de París en lugar del café "Pardon ToTu" esté el supermercado "Zabka". Seguro, en calma, y cerrado a las 22,00.