Se cambian patatas fritas industriales por comidas biológicas

Artículo publicado el 17 de Septiembre de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 17 de Septiembre de 2008
Estrasburgo, julio 2008 Escrito por Kerstin Acker Traducido al español por Frédégonde Rudolf
Campus VertJean François Leduc es el presidente de la asociación estudiantil « Campus Verde ». Creada en 2005, esta asociación tiene la vocación de despertar la sensibilidad del público frente al problema medioambiental y de promover, en todos sus aspectos, el desarrollo sostenible. Se dirigen a los estudiantes, a las asociaciones estudiantiles y al cuerpo docente y administrativo de los establecimientos de enseñanza superior que están en colaboración con algunos actores institucionales.

Babel Estrasburgo habló con el presidente, que compartió con nosotros la idea de que los pequeños esfuerzos de cada uno pueden hacer la diferencia.

¿Cómo nació la idea de « Campus Verde »?

Salió la idea de una asociación del master de Ingeniería medioambiental en Estrasburgo que a su vez respondió a un llamamiento a proyecto de « Greenpeace ». Justamente este proyecto se llamaba « Campus Verde » y entraba en el marco de una campaña internacional intitulada « Solar generación ».El objetivo era movilizar a las asociaciones estudiantiles para que lucharan contra el recalentamiento global. Los dos temas de esta campaña « Solar generación » eran la instalación y la promoción en los campus de las energías renovables y el ahorro de energía. El proyecto de « Campus Verde » nació en 2005 en Estrasburgo y fue gracias a Greenpeace.

La comida orgánica forma parte de sus prioridades.¿Tiene la impresión de haber conseguido algunos logros?

Claramente sí, aunque lo de organizar una comida orgánica en la universidad o de hacer una jornada « Black Out » pueda parecer poca cosa. Sin embargo hay que mostrar al público que nosotros existimos y que se han hecho algunos esfuerzos. Es la mejor manera de despertar la sensibilidad frente al problema medioambiental: presentar de manera regular las alternativas posibles y los medios para actuar en este ámbito. A lo mejor una comida orgánica no es una gran cosa pero ya es un primer paso. Y finalmente, de este duelo que opone las patatas fritas del restaurante universitario a una buena comida con algunas verduras de la región y del tiempo, resulta que la última gana rápidamente.

logo.png¿Puede explicarnos la idea de las jornadas « Black Out »?

La idea de las jornadas « Black Out » era probar a la administración de la universidad que unos ahorros de energía, o sea de dinero, eran posibles, y eso con esfuerzos menores. Estos pequeños gestos « eco-gestos », como apagar la luz o cerrar las ventanas, son sencillos pero de una eficacia temible. Durante 15 días, comunicando bien este proyecto a los estudiantes una semana antes, se leyó el contador de electricidad de uno de los edificios de la Universidad Louis Pasteur. Después de estas dos semanas experimentales se logró unos ahorros de 10% en una sola jornada.¡Lo que en un año representa casi 2000 euros de ahorro por edificio! La suma no es despreciable si se contabiliza la totalidad en todo el campus...

¿Cómo reaccionan los estudiantes al proyecto « Campus Verde »?

Nos esforzamos por despertar la sensibilidad del público frente a todas las temáticas en torno al desarrollo sostenible, lo que incluye a la vez los ahorros de energía pero también un aspecto social como lo de recrear un vínculo social. Las reacciones varían bastante: algunas personas son totalmente herméticas frente a estas cuestiones pero globalmente los estudiantes son bastante entusiastas y nos incitan a seguir con eso. Claro que no se puede contar con el apoyo de todos los 50 000 estudiantes estrasburgueses, pero en términos generales la reciprocidad es más bien positiva.

¿Cuáles van a ser sus próximos proyectos?

A partir del próximo mes de octubre, tendremos unos stands de animación en el campus, con el fin de darnos a conocer y de conseguir nuevos voluntarios. También hemos organizado para la próxima vuelta a la universidad una pequeña guía estudiantil llamada « Eco-guía » que vamos a presentar durante las jornadas de la movilidad organizadas por la universidad. Esta guía toca cuatro temáticas en torno a la cuestión: « Soy estudiante, con mi pequeño presupuesto estudiantil, ¿cómo adoptar una conducta eco-ciudadana? ». O sea los planes y direcciones estrasburguesas para trasladarse, alojarse, consumir y comprometerse.

También en una de las ciudades universitarias de Estrasburgo vamos a organizar un concurso « ahorros de energía ». Después de una campaña cuyo objetivo será despertar la atención, vamos a instalar un contador en cada piso de un edificio; el concurso va a desarrollarse durante un mes. El piso que consuma menos ganará un premio que aún no hemos decidido.

También hemos tenido previsto organizar una semana consagrada al medio ambiente tomando como modelo la organizada el año pasado (actividades, eventos y tertulias). Además vamos a trabajar en colaboración con otras seis ciudades de Francia que también, hace años, organizan unas acciones así, con el fin de poner en marcha una gran campaña global. Esto nos permitirá aprovechar la experiencia de estas distintas asociaciones para realizar un programa bastante pertinente.

Y por último, trabajamos en estrecha colaboración con la asociación « Ecologik » basada en la facultad de Ciencias Políticas de Estrasburgo que, entre otras cosas, organiza una tertulia a principios de de octubre con Serge La Touche, fundador del periódico « La décroissance ».

¿Y si pudiera pedir un deseo, cuál sería?

Siendo realista, desearía que acabáramos con esta carrera desenfrenada por el consumo y el crecimiento y que intentáramos pensar en cómo vivir de otra manera limitando al máximo nuestro impacto en el medio ambiente. Pensándolo bien, se trataría de volver a aprender a vivir juntos...