¿Se ha acabado en el Reino Unido el amor por aprender idiomas?

Artículo publicado el 11 de Agosto de 2014
Artículo publicado el 11 de Agosto de 2014

Solo el 6% de los estudiantes británicos eligen los idiomas como materia de estudio. La mayoría piensa que, como ya saben inglés, aprender otras lenguas no les resulta demasiado útil. Sin embargo ¿son conscientes de lo beneficioso que puede resultar aprender idiomas, no solo a nivel académico, sino también mental?

Por encima de todo, Europa es conocida por su diversidad de idiomas. En 2010, la lista ascendía a 23 lenguas oficiales en uso habladas en la UE. En Londres, un censo llevado a cabo en 2011 mostraba que se hablan 100 idiomas distintos en casi cada uno de los 32 barrios de la ciudad.

Hoy en día solo un 6% de los estudiantes británicos eligen los idiomas como materia de estudio. Más de un tercio de las universidades del Reino Unido han dejado de ofrecer por completo sus programas para las titulaciones de idiomas. Los británicos, quizás mal acostumbrados por el uso global de su lengua natal como lingua franca, parecen no estar interesados ya en aprender idiomas, especialmente el español.

Desde 2013, la cantidad de británicos que buscan hacer un curso de español ha caído casi un 56%. El interés en el francés y el italiano, otras dos lenguas romance tradicionalmente populares, ha decaído igualmente, pero solo un 8 y un 4% respectivamente.

Puede que en parte se deba a las últimas noticias relacionadas con España que han aparecido en los medios lo que ha provocado tal desmotivación. Puede que los linguistas en potencia prefieran aprender un idioma que consideren más práctico.

Desde el 2013-2014, los idiomas que están gozando de un interés creciente son el árabe, japonés, chino mandarín, turco, griego moderno, polaco, urdu, hindi, coreano y hebreo: todas las lenguas nativas de los grupos étnicos clave del Reino Unido.

Mientras que la predilección por estos idiomas está en alza, por desgracia no es suficiente para revertir la tendencia general de apatía por aprender una lengua extranjera. Los británicos no solo están dando de lado al español; en pocas palabras: simplemente no están interesados en ningún otro lenguaje.

"¡Pero si de todas formas todo el mundo habla inglés!" exclama un grupo de británicos recién graduados. "El mercado de trabajo es tremendamente competitivo. ¿Por qué debería gastar mi tiempo en aprender algo que no me va a ayudar a conseguir un trabajo?".

Sin embargo, una Comisión por el Empleo y las Competencias Laborales en el Reino Unido (UKCES, por sus siglas en inglés) emitió un informes que mostraba que un 17% de las empresas encontraba que la escasez de conocimientos de otros idiomas es una de las razones por las que no podían encontrar gente para ocupar sus puestos vacantes. Resulta que hablar español podría acabar siendo útil después de todo.

Puede que no haya puestos de trabajo especificamente catalogado como "Hablante de español", pero aprender un idioma puede ayudarte a conseguir un trabajo. Como mínimo esun buen ejercicio para el desarrollo cognitivo. Está comprobado que aprender un idioma estimula la capacidad cerebral, aumenta la concentración, el enfoque, tu habilidad para desarrollar mejores hábitos, e incluso prevenir el inicio del Alzheimer. En Canadá, se ha descubierto que las personas bilingües pueden retrasar la demencia en una media de 4,1 años.

Una lengua extranjera es un sistema completamente nuevo de construcción de significados. Es un pasaporte único para entender cómo funcionan otros grupos de personas.

El lenguaje muestra modos de pensamiento cultural. Por ejemplo, el modo de decir "(yo) te echo de menos" en frances es "Tu me manques" (literalmente "tú careces de mí"), lo cual, para la mente de un hablante nativo de inglés, es algo díficil de asimilar al principio. "Yo" debería ser el sujeto de la oración en inglés, ¿verdad? ¿Por qué es "tú" entonces?.

Después de consultarlo con un hablante nativo, no solo aprendí que "manquer" puede significar "falta de", sino que la oración puede traducirse como: "tú, como parte de mí, faltas", o "estoy [experimentando] una falta de ti". Parece que es cierto que el francés es la lengua del amor...

Aunque es cierto que últimamente es más difícil abrirse paso en el mundo laboral, especialmente si eres un recién graduado, no debemos reducir el aprendizaje de otros idiomas a un ejercicio genérico de automejora. Nos aporta un tipo de inteligencia crítica y social no solo de interés para una empresa, sino también para tí mismo, ya te ayudará a convertirte en una persona equilibrada, versátil, más inteligente, con una mente más abierta. Con la perspectiva realista de plantillas de trabajo cada vez mas internacionalizadas, estas características solo pueden actuar en tu favor.