¿SEGUNDA CASA? ¿PARA QUÉ?

Artículo publicado el 25 de Febrero de 2014
Artículo publicado el 25 de Febrero de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Fotógrafa: Ana Mafalda Matos

¿Segunda casa? ¿Para qué? Resumo estas fotografías de manera breve y sencilla. Son retratos de una nueva generación, son impresiones y sentimientos vividos por los que se van sin saber si volverán. Marchan en busca de algo mejor y descubren algo diferente, no sé si mejor o no. No sé si solo es entusiasmo por lo diferente o por las oportunidades que no tienen aquí cerca. Estas chicas a las que saqué fotos muestran las diferentes situaciones de llegada o los motivos de la partida. La emoción y la felicidad de la llegada y la interpretación de las gafas al estilo nerd como un puente hacia los estudios o el trabajo en esta nueva ciudad. La segunda, la chica con el andar confiado de quien sigue ya la dirección que ha escogido sin nada que temer. «Rumbo a nuevas oportunidades sin mirar atrás». ¿Nuevas ciudades y oportunidades? ¿Llego o me voy? He ahí la cuestión. Vemos la partida en la tercera imagen, desde la que nos observan con evidente desesperación por conocer un sitio nuevo, mapa en mano para luchar por esta decisión ya tomada, por el cambio. Con una expresión facial que habla de la incógnita del futuro cercano. Ya en la cuarta imagen, la exploración fotográfica es la expresión de la mezcla de sensaciones y sentimientos de una joven que se ha trasladado para trabajar. Y el quinto ejemplo es una joven que, sin más oportunidades, acaba por tocar en las calles. Estos son quienes, desgraciadamente, necesitan salir de su ciudad para sobrevivir. La migración ocurre, existe; y los jóvenes sufren cambios en su estilo de vida para soportar los tiempos que corren.

¿Segunda casa? ¿Para qué? Resumo estas fotografías de manera breve y sencilla. Son retratos de una nueva generación, son impresiones y sentimientos vividos por los que se van sin saber si volverán. Marchan en busca de algo mejor y descubren algo diferente, no sé si mejor o no. No sé si solo es entusiasmo por lo diferente o por las oportunidades que no tienen aquí cerca. Estas chicas a las que saqué fotos muestran las diferentes situaciones de llegada o los motivos de la partida. La emoción y la felicidad de la llegada y la interpretación de las gafas al estilo nerd como un puente hacia los estudios o el trabajo en esta nueva ciudad. La segunda, la chica con el andar confiado de quien sigue ya la dirección que ha escogido sin nada que temer. «Rumbo a nuevas oportunidades sin mirar atrás». ¿Nuevas ciudades y oportunidades? ¿Llego o me voy? He ahí la cuestión. Vemos la partida en la tercera imagen, desde la que nos observan con evidente desesperación por conocer un sitio nuevo, mapa en mano para luchar por esta decisión ya tomada, por el cambio. Con una expresión facial que habla de la incógnita del futuro cercano. Ya en la cuarta imagen, la exploración fotográfica es la expresión de la mezcla de sensaciones y sentimientos de una joven que se ha trasladado para trabajar. Y el quinto ejemplo es una joven que, sin más oportunidades, acaba por tocar en las calles. Estos son quienes, desgraciadamente, necesitan salir de su ciudad para sobrevivir. La migración ocurre, existe; y los jóvenes sufren cambios en su estilo de vida para soportar los tiempos que corren.