Segunda Flotilla de la Libertad: Una ola europea tocará Gaza

Artículo publicado el 22 de Marzo de 2011
Artículo publicado el 22 de Marzo de 2011

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Apenas un año después del ataque del ejército israelí contra la Flotilla de la Libertad que se dirigía hacia la franja de Gaza matando a 19 personas y dejando decenas de heridos, militantes europeos y de todo el mundo vuelven a la carga para llevar ayuda humanitaria y pedir el fin del bloqueo israelí. Se prevé que los barcos salgan a finales de mayo.

Durante la segunda mitad del mes de mayo, barcos de todo el mundo (principalmente de países europeos) se reunirán en un lugar por determinar en el mar Mediterráneo para partir hacia la franja de Gaza. Decenas de organizaciones europeas e internacionales, agrupadas bajo la Coalición de la Flotilla de la Libertad por Gaza, han creado este proyecto, iniciativa de la primera Freedom Flotilla, que fue atacada por el ejército israelí en aguas internacionales el 31 de mayo de 2010. El mensaje transmitido por esta agrupación internacional tiene tres motivaciones. Política: para denunciar y romper el bloqueo de Gaza y pedir que se respete el derecho internacional; humanitaria: para llevar ayuda a una población desprovista de bienes de primera necesidad; solidaria: para demostrarle al pueblo palestino que no se está solo en su sufrimiento.

“La sociedad civil toma las riendas”

“Nosotros, los ciudadanos, nos movilizamos ya que los gobiernos no lo hacen, o no tanto como deberían. Es la sociedad la que debe hacerse cargo de esta situación para conseguir algo”, afirma Maxime Guimberteau, portavoz de Plateforme Palestine, comité que agrupa a diferentes asociaciones y ONG francesas a favor de las reivindicaciones palestinas.

"La gente está comprometida con la causa y nos apoya. Estamos recaudando unos 20.000 euros por semana", afirma el responsable de Plateforme PalestineGriegos y suecos son los líderes de esta campaña y ambos obtuvieron enseguida gran respuesta a nivel internacional. En muy poco tiempo y debido casi principalmente a la participación ciudadana, más de veinte países han desarrollado una campaña en la que han trabajado a ritmo constante con un único objetivo: que su barco nacional forme parte de la Freedom Flotilla II. Los canadienses y los estadounidenses ya tienen su barco, los turcos están arreglando el suyo, muy dañado, y que fue víctima del triste viaje de la primera flotilla. Malayos y australianos se han unido rápidamente al proyecto. En Italia llamarán al barco Stefano Chiarini, periodista de Il Manifesto que dedicó su vida a la solidaridad por el pueblo palestino y todos los pueblos oprimidos. En España, donde más de 250 organizaciones se han adherido a la campaña, al igual que muchos personajes famosos, se está preparando la salida de dos barcos que podrían transportar a unas 200 personas así como unas 2.000 toneladas de ayuda humanitaria.

Tour de Francia por Gaza

También se apuntan participantes de Alemania, Noruega, Bélgica, Escocia, Dinamarca, los Países Bajos, Irlanda y Suiza. La Coordinación europea de los Comités por Palestina ha organizado diferentes actividades de trabajo comunes. En Madrid, Roma y Atenas ya se han celebrado reuniones para preparar la expedición.

En Francia se ha podido constatar la movilización de la sociedad gracias al éxito del Tour de Francia por Gaza, celebrado entre el 2 y el 26 de febrero para concienciar a los ciudadanos y recaudar los fondos necesarios para comprar el barco. Maxime Guimberteau, que participó en la primera semana del Tour, no deja de sorprenderse gratamente del apoyo francés: “Nos están recibiendo muy bien allá donde vamos. La gente está comprometida con la causa y nos apoya. Estamos recaudando unos 20.000 euros por semana y el 85% de esta cantidad se debe a las donaciones de los ciudadanos. Si seguimos a este ritmo, podremos acogernos a los plazos previstos y hacer que el barco salga en el mes de mayo”.

Túnez y Egipto: señales alentadoras

¿Cómo terminará el segundo viaje a costas calientes?Es evidente que la situación geopolítica en Oriente Medio y, sobre todo, el fin del régimen de Mubarak en Egipto, aportan una ola de esperanza a la causa palestina: “Los ciudadanos de Egipto y Túnez han demostrado el poder revolucionario que la sociedad puede tener si se moviliza por sus derechos. Han conseguido algo que nos parecía imposible no hace ni tres meses”, declara Maxime. Estas circunstancias nos alientan para conseguir que la misión de la Freedom Flotilla II tenga éxito: “Esperamos que los cambios en Egipto hagan que la presión sobre Israel sea mayor para que puedan pasar los barcos”, añade. Sin embargo, si bien es cierto que la causa palestina tiene un papel simbólico entre los países árabes que luchan hoy en día por la libertad, la carta de la Freedom Flotilla II asegura en sus primeras líneas que su único objetivo es pedir “el respeto de los derechos de cualquier ser humano, independientemente de cual sea su identidad y sexo, nacionalidad, ciudadanía, religión o idioma”. Ni hablar, entonces, de buscar apoyo entre los simpatizantes de las reivindicaciones “árabes”.

Todavía no se sabe cuál será el resultado de la cruzada humanitaria, pero de momento ésta ya se puede jactar de una primera victoria: mujeres y hombres europeos, procedentes de culturas diversas y con creencias políticas diferentes, se han unido alrededor de una causa para rechazar la debilidad de los gobiernos y los pobres resultados de la Unión Europea en cuanto a la cuestión palestina. “Los europeos estamos todos juntos y movilizados para luchar contra el bloqueo”, concluye Maxime.

Fotos: Portada: (cc)http://edo.medicks.net/flickr; Operación 'petit navire': cortesía de Plateforme Palestine; Freedom Flotilla : (cc)freegazaorg/flickr