Segundo episodio de “Turquía: operación limpieza”: El Ejército

Artículo publicado el 26 de Septiembre de 2011
Artículo publicado el 26 de Septiembre de 2011
¿Qué escándalo ha barrido la nación ? Durante los últimos meses, el fútbol, el ejército y las calles de Estambul han estado sujetos a examen. ¿Qué “mugre” buscan desenterrar? ¿Quién está realmente detrás de todo esto? Lo que queda claro es que esta reorganización no es una cuestión insignificante.
Después de la puesta al día de las autoridades turcas, cafebabel explora “ cómo Turquía se libera de la oposición” en tres entregas. Parte dos: El Ejército.

Puesta al día del ejército

Leer el primer artículo de la serie  "Turquía: operación limpieza en cafebabel.com"

Es 29 de julio. Nubes tormentosas se reúnen en la escena política turca. El Jefe de Gabinete acaba de renunciar al lado de los comandantes del ejército, las Fuerzas Armadas y la Marina. Para ser más precisos, han acordado una jubilación anticipada. Sin embargo, el 1 de agosto, el Primer Ministro turco se sienta sólo al frente del Consejo Militar Supremo. La ausencia del Jefe de Gabinete de su lugar habitual al lado del Jefe de Gobierno da una imagen impactante. ¿Es esta la última etapa de la desmilitarización de las instituciones turcas? La falta de influencia del ejército en políticas civiles es el producto de un larguísimo pulso político que sigue a la subida al poder de AKP (el Partido de la Justicia y el Desarrollo turco) en 2002. Un ejemplo de tensión entre el poder civil y militar es el Caso Ergenekon, que empezó en 2007 y desde entonces ha metido entre rejas a 250 oficiales. Además, los cargos de conspiración contra el estado que hicieron las cortes han logrado desacreditar una institución cuya existencia en la vida política depende de su protección de secularidad. Por lo tanto, las recientes purgas sobre los rangos militares han sido perseguidos con la apariencia de desmantelar una campaña de internet antigubernamental, supuestamente planeada por oficiales del ejército.

En general, llamar al ejército para tener el control de tal manera seguramente indica un avance democrático del régimen. Sin embargo, existe la idea de aumentar el malestar entre los sectores de la población turca y de la oposición. ¿No podría ser éste un signo de autoritarismo con un gobierno que empieza ahora de manera cómoda su tercer mandato? Numerosos recortes en la libertad de prensa, la conspiración entre oficiales del gobierno de alto rango y la ley y ahora la desemancipación del ejército llevan al miedo de que a través de la neutralización de sus enemigos, la AKP les ha concedido carta blanca para remodelar el país con su propia imagen.

Sin ascensos, pero continúan en el ejército

Sin embargo, es demasiado pronto para decir que el ejército ha tirado la toalla. A través de su “resignación” colectiva, los oficiales al mando del ejército intentaron conseguir, por encima de todo, la frustración del intento del gobierno de forzar a varios oficiales llevados ante la corte a renunciar o acogerse a la jubilación anticipada. El resultado de esta operación fue compromiso más que rendición. Los oficiales en cuestión no recibirán los ascensos que les correspondían pero continuarán en el ejército de momento.

Otro detalle más significante fue que la pérdida de personal del ejército estuvo acompañada por un gran aumento de operaciones militares contra PKK (Partido de los trabajadores de Kurdistán). Por un período de tiempo inferior a un mes, el ejército había sepultado a 40 soldados que habían sido víctimas de ataques o emboscadas lideradas por el PKK. Como represalia, las Fuerzas Aéreas turcas bombardearon las fortalezas de PKK en el norte de Iraq. Es posible que esto sea mera coincidencia o casualidad, sin embargo no es menos cierto que la retórica del Primer Ministro de fortalecer la estrategia militar pasa notablemente de manera paralela a la del ejército. En cuanto a ello, un editorialista del periódico diario Hürriyet cree que “mientras la cuestión kurda siga sin resolverse, la desmilitarización se mantendrá inefectiva”. En otras palabras, la amenaza kurda brinda al ejército un excelente pretexto de continuar merodeando en un segundo plano. Este hecho podría probar la enorme diferencia entre una limpieza profunda y un lavado superficial en la estructura política de Turquía.

La serie sobre "Turquía: operación limpieza" sigue en cafebabel.com. La tercera parte...próximamente

Fotos: Portada,  (cc) Foomandoonian/Flickr ; Texto : (cc) Travel Aficionado/Flickr ; Vídeo : Euronews/youtube