¡Seguro que fue un hombre el que inventó la píldora!

Artículo publicado el 6 de Marzo de 2009
Artículo publicado el 6 de Marzo de 2009
Una nueva generación de jóvenes mujeres busca en la contracepción otras alternativas diferentes a la píldora. Están hartas de ingerir preparados hormonales diariamente. Reflexiones acerca del día internacional de la mujer

“Seguro que fue un hombre el que inventó la píldora" afirma Luise. “ Porque ¿qué mujer embarazada dejaría a su marido?”, según su audaz teoría. Lo que es un hecho: tenemos que 'agradecer' el invento de la píldora anticonceptiva a un hombre. Carl Djerassi, que registró la patente del derivado de la hormona sexual Progesteron, en 1951. 

La píldora provoca en el cuerpo femenino una especie de falso embarazo

Lo que también es un hecho: induce al cuerpo a un cuasi embarazo, ya que las hormonas contenidas en la píldora son producidas de forma natural en el cuerpo de la mujer, para regular el curso del ciclo mensual, así como el ciclo del embarazo. En concreto, de este proceso natural se apropia la píldora anticonceptiva.

Así que Luise no está del todo equivocada. E incluso aunque la comparación no sea adecuada, solo expresa el malestar que afecta a algunas mujeres jóvenes: ¿Debe convertirse la dosis diaria de hormonas en una prevención? ¿No es cierto que la píldora altera el ciclo natural y que algunos de sus detractores incluso advierten que un uso prolongado de la píldora puede conducir a la esterilidad, y no solo de las mujeres?

El Vaticano y la píldora en pie de guerra

A comienzos de enero, se publicó un estudio que afirmaba que "una causa que no se puede olvidar de la esterilidad masculina en el mundo occidental se debe a una contaminación del medio ambiente, causado por el uso abusivo de la píldora". Esta teoría, publicada por el presidente de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas, Jose Castellvi, se podría considerar simplemente como un intento de crear polémica. Sin embargo, el propio creador de esta pastilla se ha declarado contra su invento. Recientemente, Djerassi afirmaba ena entrevista en el periódico austriaco Der Standard que su invención había conducido a una “catástrofe demográfica”. No hace falta mucha imaginación para afirmar que la píldora como método efectivo del control de natalidad es un factor para el escaso crecimiento de la población del mundo occidental. La sospecha que se cierne sobre los datos del hospital sueco Kantonsspital, que las “toneladas de hormonas” que se cuelan en el ciclo alimenticio a través de las aguas residuales afectan a los hombres a unos niveles peligrosos. 

¿Adiós líbido?

Para Luise los nuevos descubrimientos no tienen más importancia. Ella tiene claro desde hace tiempo que la píldora puede tener importantes efectos secundarios para la salud. Su decisión de decantarse por una alternativa más natural se basa en los descubrimientos de científicos de la Universidad de Massachusett, que confirmaron que los cambios debido a la píldora pueden observarse incluso años después del fin del tratamiento. A menudo esto se refleja en una disminución de la líbido. Pero también advierten de que una ingestión extremadamente prolongada, (durante más de 15 años) podría producir esterilidad.

la píldora es el método contraceptivo más utilizado en Alemania (48%), seguido por Holanda (41%) y Hungría (37)

Luise utiliza el llamado método de temperatura basal. Sin embargo, la enciclopedia en línea Wikipedia lo describe como anticuado, ya que se basa únicamente en la observación exacta de la temperatura durante el ciclo. El índice de Pearl, que señala la fiabilidad de los diferentes métodos contraceptivos, se encuentra en este caso en 1 a 5, es decir, que entre 1 y 5 mujeres de 100 que confían en el método de la temperatura, se quedan embarazadas. No está nada mal, si se considera que el Índice de Pearl se sitúa entre 0,9 y 14 en el caso del condón, uno de los métodos más seguros. El amplio rango se debe a los incontables errores de aplicación que se pueden dar en el uso de preservativos. Y es lo mismo para la alternativa de Luise. Solo el que respete cuidadosamente las condiciones de uso tiene un éxito asegurado.

Para ello la temperatura se debe de medir a la misma hora, después de despertarse y antes de abandonar la cama. Después de un mínimo de 5 horas de sueño y sin haber consumido alcohol medicamentos o sin sufrir de un resfriado. Pero, ¿es este el estilo de vida de una veinteañera?

¿La investigación se centra en ello o no?

A pesar de todo, muy pocas sufren sus molestas consecuencias, como Luise. La píldora es, junto al preservativo, el método preferido por excelencia. En Alemania es con un 48% el método más utilizado, seguido de Holanda (41 %) y Hungría (37%).

Otras alternativas como 'la píldora para el hombre' no se contemplan, aunque se conocen desde hace tiempo. Desde 2007, las investigaciones están en suspenso, después de que la última empresa farmacéutica activa en este campo, Bayer-Schering se retirara. "Nos falta el convencimiento de que este producto se pueda comercializar", se escuchó entre los círculos de las empresas. El efecto se ha comprobado, la aplicación es complicada. Además, "no estoy tan segura de si un hombre estaría dispuesto a asumir la contracepción”. En cierto modo, esta responsabilidad es para mí tan femenina que se me hace difícil de pensar".