Seis naciones y un torneo

Artículo publicado el 10 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 10 de Febrero de 2009
El gran favorito de la competición de rugby más antigua del mundo, Gales, ya fue el vencedor del año pasado. En 2009 Francia, Inglaterra e Irlanda harán las veces de visitantes, mientras que Escocia e Italia intentarán conseguir al menos una victoria y evitar así la ‘cuchara de madera’

El torneo de las seis naciones se remonta a 1883, cuando solo incluía a las cuatro naciones británicas. En 1910 empezó a participar Francia seguida de Italia en 2000. Estos seis equipos se vuelven a enfrentar en este 2009. He aquí algunos pronósticos.

País de Gales: los ganadores de 2008 quieren reafirmarse

wikimediaGales se ha crecido gracias a los resultados muy positivos del equipo nacional o de los provinciales en la Copa de Europa, por lo que es el gran favorito de esta edición. Una vez más el juego del ‘quince del Puerro’ (símbolo de Gales) se centrará en su ataque y en su juego de movimiento, su seña de identidad desde hace años. Para esto, los galeses podrán contar con sus jugadores estrella: Shane Williams, elegido mejor jugador del mundo en 2008; James Hook, la verdadera alma del equipo; el centro Gavin Henson y también el tercera centro y capitán Ryan Jones.

Francia: un equipo joven lleno de ambición

Tras un primer Torneo a medio gas, el nuevo trío de entrenadores compuesto por Marc Lièvremont, Emile N'Tamack y Didier Retière tiene el objetivo de conseguir su primer Torneo al frente del equipo de Francia. Para esto, los tres entrenadores han decidido confiar en muchos de los jóvenes jugadores que se proclamaron campeones del mundo. El apertura Lionel Beauxis, el zaguero Maxime Médard, o el ala Fulgence Ouedraogo, son los símbolos de esta nueva generación en auge y llena de ambiciones. Una selección que responde a la voluntad de los entrenadores de preparar al máximo el grupo que llevarán dentro de unos años a Nueva Zelanda para la próxima Copa del Mundo.

Inglaterra: en busca de la renovación

BombDog / FlickrAl igual que el equipo de Francia, Inglaterra también está en plena reconstrucción con la vista puesta en la próxima Copa del Mundo. Nuevo entrenador, Martin Johnson, nuevas promesas como Danny Cipriani, Toby Flood, James Haskell... Con este renovado grupo, Inglaterra intentará hacer que sus aficionados olviden el Torneo perdido del año pasado y el torneo de otoño donde el quince de la Rosa acumuló tres graves derrotas contra los países del sur (Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica). Johnson espera sacar provecho de los buenos resultados obtenidos por los clubes ingleses en la Copa de Europa y en torneo europeo Challenge, con un total de ocho equipos clasificados en los cuartos de final de estas dos competiciones.

Irlanda, sin los resultados esperados

Eoin Mulvey / WikimediaA pesar de la generación dorada que representan el centro Brian O'Driscoll, el segunda línea Paul O'Connell y el apertura Ronan O'Gara, Irlanda no logra obtener buenos resultados en el Torneo de las Seis Naciones. De hecho, si bien es cierto que han conseguido varios puestos importantes, la última vez que el quince del Trébol ganó este torneo fue en 1985. No obstante, las provincias irlandesas saben bien lo que es ganar gracias a clubes como los de Ulster y el de Munster que han conseguido un total de tres copas de Europa desde su fundación en 1996. Dirigida por un nuevo entrenador desde 2008, Declan Kidney (antiguo entrenador del Munster), Irlanda espera este año conseguir la victoria final con un grupo compuesto esencialmente por la delantera de Munster y por los centros de Leinster.

Escocia e Italia, enemigos ‘naturales’

Al igual que otros años, Escocia e Italia van a intentar evitar la bochornosa ‘cuchara de madera’ (el 'título' otorgado al equipo que no consiga ganar ningún partido del torneo) en el transcurso de este Torneo Seis Naciones. Siempre en busca de su glorioso pasado desde su última victoria en 2000, el quince del Cardo, liderado por su estrella Chris Paterson, y entrenado desde 2005 por Frank Hadden, espera al menos ganar el duelo contra Italia para no ser el hazmerreír al finar del torneo (y volver a perder 13-0). El equipo italiano, cuyos jugadores evolucionan en su mayoría en Francia o Inglaterra, va a intentar repetir la actuación de 2007, cuando consiguieron dos victorias, una de ellas fuera de casa.