Selçuk Altun: “En Turquía es normal estar en crisis”

Artículo publicado el 21 de Agosto de 2009
Artículo publicado el 21 de Agosto de 2009
¿Está planeando visitar Estambul en 2010, cuando la ciudad sea la Capital de la Cultura de Europa? El último libro de este escritor y columnista turco, hincha del Chelsea, Many and many a year ago, se publicará en inglés este mes, y puede ser una manera agradable de calentar motores para la visita

Es un caluroso día de verano cuando encuentro al notable escritor de ficción turco Selçuk Altun en el Club Frontline, el popular club para periodistas de Londres. Selçuk está en Londres para promocionar su libro, el segundo en ser traducido al inglés, Many and many a year ago (Hace muchos muchos años- Telegram Books, agosto 2009), una apasionante novela de aventura y misterio que transporta al lector en un recorrido a través del orgulloso patrimonio cultural otomano y bizantino de Estambul. Al igual que su novela policial previamente traducida, Songs my mother never taught me (Canciones que mi madre jamás me enseñó- Telegram Books, julio 2008), explora temas subyacentes en la sociedad turca contemporánea, tales como el conflicto entre el secularismo y la religión.

(Foto: ©Telegraph Books)En sus frecuentes viajes a Londres, Selçuk también asiste a partidos de fútbol siempre que puede. “Soy un hincha apasionado del club Chelsea desde 1974”, exclama con orgullo. Pero al igual que muchos otros escritores exitosos que he entrevistado, Selçuk es un hombre tranquilo, modesto acerca de todos sus logros tanto en el ámbito literario como en el comercial. Es vicepresidente retirado de uno de los mayores bancos de Turquía, el Yapi Kredi. No empezó a escribir seriamente hasta cerca del fin de su carrera en el sector bancario, en 2004, cuando también fue designado director ejecutivo de Yapi Kredi publicaciones, una de las más importantes compañías editoras de Turquía. Es colaborador cultural y columnista de medios, en periódicos turcos liberales como el diario de centro-izquierda Cumhuriyet.

La literatura turca: piratería, juventud y analfabetismo

“Fue el amor de mi madre por los libros el que me impulsó a escribir”, dice este licenciado de la Universidad del Bósforo en Estambul. Entre sus autores favoritos cita a dos escritores ya fallecidos, el austriaco Thomas Bernhard y el poeta modernista turco Oktay Rifat. Selçuk tiene otros tres libros en su haber, que han sido publicados en idioma turco. “Pero ser un autor exitoso en Turquía no es siempre una suerte”, advierte Selçuk, casado y padre de una hija llamada Elvin. Los escritores se enfrentan varios desafíos, que incluyen ser amenazados tanto por fuerzas políticas seculares como religiosas. “Mi tercera novela, Taste of the Bullet, (El sabor de la bala - 2003) fue puesta en la lista negra en Turquía por un grupo de medios muy importante, porque criticó la compra de compañías estatales de comunicación por parte del sector privado”, comenta.

“Mi tercera novela fue puesta en la lista negra"

Tampoco ayuda que Turquía carezca de una cultura literaria desarrollada, como existe en el resto de Europa. Tanto en su país como en el extranjero, la tendencia es que la gente no tenga entusiasmo por la lectura, ya sea en internet, libros, revistas o periódicos. Esto, dice Selçuk, se debe en parte a la “falta de una cultura lectora suficientemente desarrollada a causa de sus históricos bajos niveles de alfabetización, del nivel de vida, de las actitudes religiosas y del hecho de que casi la mitad de la población tenga menos de veinticinco años”. "La primera edición de mi primera novela vendió 15.000 ejemplares y obtuvo el posterior elogio de la crítica”, explica Selçuk. Pero las cifras oficiales para sus libros y ediciones posteriores no han sido tan buenas. “Eso se debe, en parte, a que mi obra ha sido ampliamente pirateada”. Solo en 2006, la policía turca confiscó 142.000 ejemplares falsos de sus obras. Recientemente Ankara introdujo un nuevo sistema de protección de los derechos de autor y ahora cada libro publicado oficialmente debe llevar una etiqueta de seguridad del gobierno.

Europa y Turquía: No creo

(Nathan Newman)Los escritores de la UE no tienen que enfrentarse a la posibilidad de ser puestos en listas negras o de que su obra sea ampliamente pirateada. Lo cual nos lleva al tema más amplio de la petición de pertenencia a la UE, por parte de Turquía. “Dudo que Turquía se integre a la UE alguna vez”, comenta. “El clima actual no ayuda. Turquía está un poco desconcertada por la reacción de Europa ante el bajón económico. En Turquía es parte de la vida normal estar en medio de una crisis o recuperándose de ella. No hace tanto que tenía un índice inflacionario de tres cifras. En Europa, a líderes políticos como el presidente francés Nicolas Sarkozy no les alegra la posibilidad de que Turquía se convierta en un Estado de la UE. Para muchos políticos de la UE Turquía no es un país europeo, y tampoco ayuda que sea predominantemente musulmán y que Ankara esté bajo el control de un gobierno religioso. Turquía está experimentando un choque de culturas entre la secular y la religiosa. Están aquellos que se quejan de que la Turquía moderna no es lo suficientemente oriental mientras otros se quejan de lo contrario”, dice.

“El actual gobierno  parece tener poco interés en el legado Bizantino o contemporáneo de Turquía"

Esta batalla entre los diferentes intereses se libra en el país y en el extranjero. Tomemos como ejemplo el fracaso de Ankara en enviar antigüedades Bizantinas a la reciente exhibición Bizantina en la Royal Academy de Londres. También fracasó el envío de escritores seculares populares a la Feria del Libro de Fráncfort de 2008 en celebración de la literatura turca. “El actual gobierno en Ankara parece tener poco interés en el legado Bizantino o contemporáneo de Turquía, que ha contribuido tanto al desarrollo del mundo moderno”, dice Selçuk, “desde la introducción de los tenedores al conocimiento mismo que dio origen al Renacimiento europeo”.

El próximo libro de Altun,Sultan of Byzantium(El Sultán de Bizancio), proporcionará un relato histórico y ficticio del emperador y sus descendientes. Estará disponible en inglés y saldrá a la venta en toda Europa.