Sergii Oleksiuk: Esto se parece a un culebrón Yanukovich-Yuschenko

Artículo publicado el 27 de Junio de 2007
Artículo publicado el 27 de Junio de 2007
Una figura clave de 23 años, tres de ellos en el movimiento juvenil durante la Revolución Naranja, analiza los últimos acontecimientos políticos de su país: Ucrania.

“Es difícil explicar en pocas palabras la actual crisis parlamentaria de Ucrania, sobre todo para la gente que vive en países democráticos”, dice Sergei Oleksiuk, un estudiante de Ciencias Políticas de 23 años en la Academia Kyiv-Mohyla de la Universidad Nacional y actual director administrativo de la ONG Juventud para el Desarrollo Sostenible.

Nos citamos en los jardines botánicos del centro de Kiev –una visión lejana de la helada del invierno de 2004, cuando Oleksiuk estaba ocupado levantando las ciudades como líder de la ‘Nueva Ola' durante la Revolución Naranja de Ucrania (noviembre 2004-marzo2005, tras las complejas elecciones presidenciales de 2004). Miles de estudiantes como él se reunían para dormir en las calles de la capital, para “demostrar que nosotros no podíamos soportar las normas soviéticas y estábamos luchando por unas nuevas”.

¿Cómo se convirtió en un líder de la Revolución Naranja?

Había en mí este sentimiento que me mató: cuando te das cuenta de que has sido engañado, y entiendes que no puedes cambiar nada. Entendí que si no hacía algo para proteger a mi país y a mí mismo, yo tendría que irme a otra parte.

Organicé algunas protestas en mi universidad, empezando por mi círculo de amigos, y a partir de ahí, todo fue como una bola de nieve. Los estudiantes de la Academia Kyiv-Mohyla estaban entre los primeros que salieron a Kreshatik, la calle principal de la capital. Organicé a los jóvenes y dirigí sus energías. Pero yo no tenía un papel de líder: había miles como yo.

¿Puede usted explicar el actual callejón político sin salida?

En países en vías de desarrollo, la coalición parlamentaria está construida sobre la base de la unidad de partidos. Pero en Ucrania, se estaba construyendo sobre la base de contraofertas y captaciones de autoridades individuales. Los resultados de la elección de 2006 muestran que la mayoría de escaños parlamentarios fueron ganados por los partidos políticos que (durante este período), se calificaban a sí mismos como partidos “Naranja” (el color de partido del presidente Yuschenko y de la revolución que lo aupó al poder).

El bando “azul” -o coalición del actual primer ministro Yanukovich (prorruso)- fue formada después de la subsecuente manipulación de la mayoría. El punto de partida de esta crisis fue la “traición” de Oleksandr Oleksandrovych Moroz, del partido Socialista, cuando este aliado de la coalición naranja iba a apoyar a Yanukovich. Esto creó una fuerza de poder en la coalición azul, causando que en este momento tengamos dos centros de poder principales tirando de Ucrania en dos direcciones enfrentadas, básicamente por negarse a cooperar.

¿Como se sienten los jóvenes ucranianos con todo lo que está pasando?

Admito que la juventud ucraniana está decepcionada por este callejón sin salida que estamos viviendo a nivel político y donde el parlamento ha sido disuelto. Los mayores lo ven más bien como una telenovela protagonizada por Yanukovich y Yuschenko.

Lo que nosotros vemos es una transformación de Ucrania desde el totalitarismo a un Estado democrático. Este proceso necesita tiempo y esfuerzo. Después de la Revolución cada uno lo quiso todo enseguida, lo cual era imposible. Entiendo que el presidente Victor Yuschenko no es Jesucristo, y que su ex primera ministra Yulia Tymoshenko tampoco fuera la virgen María. Y yo sabía que no ocurriría ningún milagro después de la toma de posesión de Yushchenko.

¿Entonces qué pasará en las elecciones parlamentarias del 30 de septiembre de 2007?

Casi los mismos partidos políticos ganarán las elecciones como hicieron hace un año, pero la estructura del gobierno será completamente diferente. Esto permitirá el establecimiento de una coalición a favor de la coalición del presidente y el gobierno. Y darán un significado diferente en el curso de la política exterior estratégica de Ucrania, como la candidatura a entrar en la Unión Europea (hoy esbozada para el año 2015).

¿Que significa Europa para usted?

Sobre todo, Europa es una comunidad cultural. Cuando viajé por primera vez por el continente, entendí que Europa también significaba aprovisionamiento de agua como vi en Suecia, calles limpias como en Finlandia y nuevas tecnologías en Alemania. Europa también significa la ausencia de largas colas en las estaciones de tren, de la tosquedad en los mercados, de la brusquedad en el sistema de transporte público, y hasta me pareció que había menos gente sin hogar en las calles. Estas cosas probablemente parecen bastante obvias para ciudadanos europeos, pero para los ucranianos esto es “el estilo de vida europeo” que tratamos de alcanzar en Ucrania.

¿Se siente usted europo?

Sí, porque siento que pertenezco a la comunidad cultural europea. Si alguien me pregunta qué soy, yo desde luego diría que ucraniano, y luego europeo.

Desde luego, no todos los ucranianos contestarían lo mismo. Muchos todavía creen que volveremos a unirnos con Rusia y siguen sintiéndose ciudadanos de la Unión Soviética. Una manera de pensar anticuada y generacional. Yo diría que los jóvenes, sobre todo, no se preocupan por ninguna pertenencia cultural o nacional. Es probable que en general, en el este del país algunos jóvenes sean más prorrusos, mientras en el oeste ocurre lo contrario: una realidad formada por la Historia.