Sevilla: Cuba, comunistas y anticapitalistas en las elecciones

Artículo publicado el 12 de Mayo de 2009
Artículo publicado el 12 de Mayo de 2009
Como un oasis en el sur de España, el actual gobierno socialista-comunista de la provincia de Sevilla presta más dinero a Cuba que toda Europa junta. En la tierra de los mileuristas, se está creando una brecha y crece cada vez más un movimiento político alternativo ante la inminente llegada de las elecciones europeas del próximo mes de junio

El 16 de mayo, el Movimiento de Solidaridad con Cuba conmemorara en Sevilla el 50 aniversario de la revolución cubana. Mientras una campaña similar – enviando postales de Cuba al Ministro británico de Asuntos Exteriores David Miliband – surgía el pasado 7 de mayo en el Reino Unido, esta iniciativa es única de la provincia de Sevilla. En ella, muchas ciudades son gobernadas por alcaldes de izquierdas mientras que el ayuntamiento de la capital es de mayoría socialista. Dichos alcaldes pertenecen a Izquierda Unida (IU - fundada entre otros por el Partido Comunista), grupo político que tiene el mismo nombre que su formación europea y que ha venido ocupando escaños en el Parlamento Europeo desde 1995. IU es la tercera fuerza política en España, tras el Partido Popular y el Partido Socialista, con 130 ediles en los ayuntamientos de Sevilla y 78 en los de Málaga. “Fue casi folclórico como llegaron los comunistas llegaron al poder en Sevilla en 2007”, dice Miguel López Adán, de 31 años y miembro de la Fundación Sevilla.

Justificando a Cuba en Sevilla

La mayoría de izquierdas en el ayuntamiento hispalense significa que las concejalías de Deportes, Cultura y Educación están en las manos de IU en Sevilla. Por ejemplo, cada mes de diciembre, el grupo de teatro infantil cubano La Colmenita actúa en Sevilla. El pasado 1 de abril, el ‘Yo, sí puedo’, un programa piloto gestionado por la Fundación Sevilla y el Partido Comunista de Andalucía, introdujo métodos de enseñanza cubanos para los más de 35.000 analfabetos que existen en la provincia. “Fue antes que Obama”, bromea López Adán, antiguo estudiante de ingeniería de la Universidad de Sevilla. “La cooperación es compartir lo que tenemos, como dicen los cubanos”.

“La gente está muy cabreada con que reciban dinero público. Siempre supone un escándalo” nos comenta José Luís García, de 27 años, presidente de la Nuevas Generaciones del PP. “A la derecha le resulta vergonzoso que un país tercermundista tenga que ayudar a un país desarrollado”, contesta Aurora Vargas, de la autofinanciada Asociación Hispano-Cubana Bartolomé de las Casas. Esta asociación “sin ideología”, tomó su nombre del sacerdote homónimo del siglo XVI para cubrirse de las sospechas durante la dictadura franquista, y es la primera de este tipo en España. Fomenta las relaciones de amistad con Cuba, enviando material al pueblo cubano como una incineradora para un cementerio en la Habana. “Pensamos que el programa de alfabetización era propaganda de Chávez, pero en dos meses y medio llevó la alfabetización a Venezuela. El proyecto ‘Sí, yo puedo’ se enseña mediante vídeos y el dinero que recaudamos va dirigido a editar los programas”.

Esta antigua alumna de psicología dice que la causa cubana “une” a Sevilla con sus muchos otros partidos y diferentes visiones políticas. “Hace un añó que la gente ha dejado de criticarnos como antes. La campaña anticomunista de hace tres años consistía en un ataque ideológico contra Cuba, pero todos nuestros proyectos son legales. Estábamos bastante estresados en la Asociación, pero es el Ayuntamiento quien se encarga, no nosotros”. “La gente en la calle no sabe como funciona todo esto”, defiende Miguel López Adán. “Dicen que el dinero público está en todas partes, pero acusarnos a nosotros de financiar a los Sandinistas también es un delito (La Fundación Sevilla también trabaja con Nicaragua o el Sáhara). El PP tiene la información (sobre dónde va el dinero), la diferencia estriba en lo que dicen y en lo que luego hacen”.

Antisistema en Sevilla 2009

(©Nabeelah Shabbir)Otra iniciativa es el envío de brigadistas – observadores – a Cuba. El estudiante de biología Alonso Pedrote, miembro de la Juventud Comunista de Andalucía, pasó una entrevista en el Ayuntamiento de Sevilla en 2006. Nos citamos en la Universidad de Sevilla, un “fortín de la izquierda” entre cuyos antiguos alumnos se encuentra el ex Presidente del Gobierno español Felipe González. “¡Fiestas Universitarias! – contactar con Juan, Alberto o Víctor en Orange, Vodafone o Movistar”, se puede leer en muchos de los carteles pegados a lo largo de los soportales de la Avenida Reina Mercedes.

En el césped de al lado, algunos amigos de Alonso rasguean sus guitarras con sus carnés. Tras tres semanas ayudando a reconstruir una escuela en Cuba, Alonso afirma que el país es cada vez más democrático. “Hay pocas iniciativa porque el Estado garantiza al ciudadano seguridad laboral. Pero aquí tenemos un Rey por el que nadie ha votado. La sanidad y educación son gratuitas, a diferencia de aquí, donde no todo el mundo puede pagarla. Para mí, la ideología del comunismo está basada en la solidaridad de clases. Aquí hemos echado a perder aquellos logros alcanzados hace 30 años cuando Franco murió porque Zapatero, aunque socialmente ha implementado políticas de izquierdas, ha llevado a cabo políticas económicas y en materia de educación similares a las de Aznar”.

El asunto del proceso de Bolonia (creación de un mercado común de Universidades en Europa) unió unánimemente a los verdaderos izquierdistas en Sevilla. José Luis, del PP, entiende Bolonia como “la mejor oportunidad para viajar y aprender idiomas. Los profesores necesitan dinero público”. “Pero nos saldrá más caro a largo plazo”, contesta Alonso. “Nos llevará a una privatización de las universidades”.

“En lugar de Franco, solo conocemos precariedad, Juan Carlos y crisis bancaria”

“Los políticos nos dicen solamente lo que queremos oír”, continúa Alonso. “Hay que interesarse de verdad, porque nadie va a venir a decirte ‘ey, este tío te está jodiendo’. Existe una motivación pero no hacemos nada. La gente no habla a sus hijos porque el pasado fue muy doloroso. El Partido Comunista firmó la Constitución, pero han pasado 30 años y nosotros no conocimos a Franco. Lo que conocemos ahora es precariedad, Juan Carlos y crisis bancaria. Las altas tasas de desempleo entre la juventud saltan a la vista”. Con un 35,4%, es la más alta de Europa, un dato alarmantemente superior a la media europea del 15,9%. En Grecia es del 22,3% (Eurostat 2008), lo que se consideró como una de las principales razones del estallido de las revueltas en diciembre de 2008. ¿Tendrá las mismas consecuencias en España, especialmente después de las manifestaciones del pasado 1 de mayo?

Europa Anticapitalista

(Nabeelah Shabbir)Con 23 años, Alonso tiene la misma edad que España dentro de la UE. Hace caso omiso de las elecciones de junio, que nombrará un nuevo Parlamento Europeo para los próximos 5 años. “Los españoles no están involucrados. Europa es demasiado lejana”. “Para nosotros es difícil motivarse”, asiente Cristina Honorato Chulián, una gaditana de 31 años. Trabaja en un bar mientras estudia para ser maestra de secundaria de Historia pero admite que su activismo político supone un obstáculo para ella.

En su tenderete de la soleada Plaza de Pumarejo, hace campaña por el partido Izquierda Anticapitalista (IA) para presentarse a las elecciones. Con un núcleo duro de 15 personas en Sevilla, el IA concentra su campaña en el proceso de Bolonia y en la inmigración. Con 10.000 firmas, solamente les faltan conseguir 5.000 más antes del 25 de abril*. “Después del 2008 – con la campaña contra la Directiva de las 65 horas de jornada laboral o la Directiva de la vergüenza, la gente verá que las elecciones son importantes porque les afectan. Tenemos que crear una izquierda más fuerte”, afirma justo un par de semanas antes de que en Italia, se confirme la participación conjunta de los comunistas y los anticapitalistas italianos en una lista única a las europeas. “Es fundamental construir una alternativa, una Europa de los pueblos”. Cristina hace referencia a Olivier Besancenot, que forma parte del Nuevo partido Anticapitalista fundado en Francia el pasado febrero, a la vez que el partido comunista francés se aliaba con un nuevo partido de izquierdas, como “un hombre honesto”. “No tenemos ninguna pretensión”, dice Cristina. “Necesitamos redes sociales. Lo más importante es involucrarse en el debate”. Los ‘amigos de Cuba’ de Sevilla son más escépticos: “Las elecciones europeas son importantes pero no demasiado” remarca Aurora. “votas una vez cada 5 años y la gente sigue haciendo lo que le da la gana”. “Por lo menos podemos cambiar las relaciones con America Latina”, dice Miguel López Adán, evocando el reciente cambio de rumbo de la UE en sus relaciones con Cuba después de 6 años.

*En el momento de la publicación de este artículo, el partido IA anunciaba que se presentarán a las elecciones con ya casi 20.000 firmas recogidas.

Muchas gracias a Julio Rodríguez Lavado y al equipo local de Sevilla de Cafebabel.com