Sevilla en Swing en la estación del azahar

Artículo publicado el 9 de Abril de 2015
Artículo publicado el 9 de Abril de 2015

Dixie, Swing, Claqué (Tap), Vintage, Manouche…Desde mañana viernes 10 de abril hasta el domingo 12, éstas serán algunas de las palabras que más se oirán por las calles de Sevilla. Una ciudad que, poco a poco, demuestra que tradición e innovación son posibles.

En plena primavera, casi monopolio de la Semana Santa y la Feria de Abril, la riqueza cultural de residentes y extranjeros confluyen en lo que ya será la  III edición del Sevilla Swing Festival

Tras el éxito rotundo de afluencia de público y repercusión mediática de los dos últimos festivales, este tercero que está a punto de comenzar promete porque, por primera vez, no solo la urbe gozará de dicho espectáculo de danza y música, sino que la periferia será igualmente testigo de la apertura artística que experimenta, piano piano, este sur paradisíaco y, a veces, preso de sí mismo.

Conciertos                                                                                                                                                               El plato fuerte del programa del evento serán los conciertos del sábado 11 en el Teatro Alameda. Abrirán el escenario los The Dixie Ticklers, una banda originaria de Londres que recrea el dixieland, el jazz tradicional de Nueva Orleans, aunque basándose en un estilo contemporáneo y moderno.                                                                             El segundo grupo del sábado está afincado en Madrid y es un cuarteto, Ménilmontant Swing, cuyo nombre hace honor al Ménilmontant, la zona de la ciudad de París en el que uno parece estar más cerca del cielo. El objetivo de su formación: difundir el swing estilo estropeo, conocido como manouche.

Pero la música, y su irremediable movimiento contagioso, no se quedarán solo entre las paredes de un teatro porque el domingo 12, en pleno centro del pueblo de Gines, el festival se traslada a la periferia del Aljarafe donde varios músicos, como Van Moustache deleitarán a los viandantes con paella gratuita para acompañar.                                   Y como la música Swing sin el movimiento no se comprende, entre grupo y grupo, este mismo día habrá una pequeña demostración de Claqué (Tap Dance) organizada por DaMTe, un estilo de danza muy unido en sus inicios al Jazz y al Swing, en el que niños y adultos golpearán el suelo a contratiempo.

El baile del LindyHop                                                                                                                              Swing y LindyHop, LindyHop y Swing, dos caras de la misma moneda irremediablemente unidas. El boom de bailarines de LindyHop que ha habido en Sevilla en los últimos años adorna cada fin de semana las zonas del centro de la ciudad. Una danza muy social y divertida cuyo éxito se traduce en el cartel de “completo” que en cada edición, la escuela de Sevilla Swing Dance, tiene que colgar en las clases que imparte para principiantes y avanzados durante las jornadas frenéticas del evento.

Moda e inspiración en movimiento

Esta efeméride podría ponerse como ejemplo de materia transdisciplinar ya que toca todas las posibles manifestaciones artísticas que motivan la música Swing. El Swing Market es un claro ejemplo del retorno a la moda vintage que marcas como Lavique, Marilene D’Sastre, Swingz Lindy Shoes, Slide&Swing, Patricia Buffuna o Canotieh han estimado absolutamente actuales y que funciona trasladándonos a los años 20.

La asociación Garabattagge Ilustra dibujará durante las clases de baile, diseños que serán mostrados al acabar el festival. Pero el poder de la imagen no quedará solo en cuadros, también tendrá lugar una sesión de fotos, igualmente durante las lecciones de danza, dirigidas por Aprendiendo sobre fotografía. Remitiéndonos a dicho programa, podríamos comparar este gran evento con cualquier otro festival europeo desarrollado en Suecia, Alemania o Italia, lo cual, claramente nos habla de una evolución sureña aclamada y muy bienvenida más allá de la peineta.