Sevilnius: El Europoder adquisitivo

Artículo publicado el 10 de Mayo de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 10 de Mayo de 2008
SEVILNIUS.bmpDesde el noreste hasta el suroeste, 3870 kilómetros separan dos ciudades europeas: Sevilla y Vilnius. Teniendo en cuenta que ambas están aún creando su identidad europea (al mismo tiempo que lo va hacienda la propia Europa), uno se pregunta hasta qué punto esta distancia es significativa. Los datos tecnológicos, históricos y demográficos nos obligan a darle a esta distancia un sentido diferente. Los nuevos valores europeos están creados, y se van tomando medidas legales, políticas y económicas. Mientras todo esto ocurre, Sevilnius, este proyecto que nos traemos entre manos, intenta crear una nueva discusión: ¿Qué podemos aprender de lo que nos separa?

Antes de buscar cosas en común, es importante remarcar las diferencias entre los precios y el nivel de consumo de Sevilla y Vilnius, aunque hay que dejar claro que no vamos a limitar la descripción de las identidades de estas dos ciudades a la materia comercial. Sin embargo, creemos que la investigación sobre los bienes y servicios que se ofrecen a los europeos es una información básica para hablar más tarde sobre la situación financiera y su influencia en nuestra percepción de Europa. EL MERCADO LABORAL Ambas ciudades aportan a Europa un número similar de ciudadanos. A día de hoy, la población de Vilnius es de 550.000 habitantes, mientras que en Sevilla viven poco más de 700.000. El distrito de Vilnius tiene además registrados a 850.000 ciudadanos de nacionalidad lituana, polaca y rusa, mientras que Sevilla es la capital de un área que es la casa de 1’5 millones de andaluces e inmigrantes procedentes sobre todo de Sudamérica. Los sevillanos resaltan que la mayoría de las personas que ni siquiera ganan el salario mínimo interprofesional están trabajando con contratos temporales o ilegalmente. De acuerdo con los datos del Eurobarómetro, el 5% de la población española recibe pagos ilegales al menos una vez al año. Sin embargo, esas personas son el doble en Lituania, el 10%; además, el salario de los estudiantes raramente supera el mínimo. En España, donde los estudiantes ganan menos solo porque están aún estudiando, aquellos que ganan 1000 EUR en su primer trabajo tienen un nuevo nombre: . Mientras, en Lituania, los estudiantes y muchos menores empiezan sus carreras profesionales con la mitad del mínimo, 115 EUR.

MILEURISTAS

EL PLACER DE COMPRARtorre_gediminas.bmp

TORRE_DEL_ORO.bmp

Para aquellos que ganan el salario mínimo interprofesional de 600 EUR en Sevilla: • 100 EUR desaparecen después de comprar la lavadora y la estufa. • 200 EUR desaparecen después de pagar el alquiler de un apartamento de una habitación en las afueras de la ciudad. Para aquellos que ganan el salario mínimo interprofesional de 230 EUR en Vilnius: • Deberían pedir prestados 190 EUR antes de comprar la lavadora y la estufa. • 100 EUR desaparecerían después de pagar el alquiler de un apartamento de una habitación en las afueras de la ciudad. Lista_de_precios_espa_ol.bmp

¿NECESITAMOS CARIDAD? Con 200 EUR, los sevillanos pueden almorzar en la cafetería durante todo el mes. En Vilnius, 100 EUR son suficientes para comer caliente todos los días durante un mes entero. Mientras que aquellos sevillanos que ganan 600 EUR pagan 1/12 de su sueldo en un bonobús mensual, en Vilnius el mismo bonobús cuesta también 1/12 del sueldo mínimo de 230 EUR. Si un sevillano quisiera ayudar a las personas pobres, podría comprar 1000 barras de pan con su salario mínimo. El más generoso de los trabajadores de Vilnius solo podría comprar 500 barras con su salario. Actualmente, la mayor parte de los ciudadanos carecen de incentivos sociales y morales para crear una Europa en común. Por eso, la próxima tarea de Sevilnius será comparar la escala de valores en la vida de estas dos ciudades. ¿Significa el alto poder adquisitivo de Sevilla que los valores materiales son cada vez más y más importantes en Europa?

Equipos locales de Sevilla y Vilnius