“Sexo, mentiras y medios” o cómo montarse un buen trío de poder

Artículo publicado el 30 de Abril de 2012
Artículo publicado el 30 de Abril de 2012
Jean Quatremer, corresponsal del diario francés Libération en Bruselas, fue el primer periodista que, en 2007, comentó en su blog el problema de Dominique Strauss-Kahn con las mujeres. En la actualidad, acaba de escribir un libro sobre “el asunto DSK” y su repercusión en el periodismo, una tarea nada fácil.

Él ya lo había advertido. En julio de 2007, Jean Quatremer, corresponsal del diario francés Libération en Bruselas, publicó un artículo en su blog, Les coulisses de Bruxelles (Los entresijos de Bruselas), que hablaba de las tendencias viciosas de un tal Dominique Strauss-Kahn. Por aquel entonces, DSK no dirigía aún el Fondo Monetario Internacional y solo conocía de vista a la responsable del Departamento de África en el FMI, Piroska Nagy. Sin embargo, Quatremer escribía en su artículo: “En realidad, el único problema de Strauss-Kahn es su relación con las mujeres. Su actitud ansiosa con ellas raya a menudo el acoso; un defecto bien conocido por los medios de comunicación, pero del que nadie habla...” Libération siempre se negó a publicar el artículo del periodista en su edición impresa.

Leer el artículo de Jean Quatremer “DSK: tempête dans un verre d´eau” (en francés)

Seis meses después, es el propio FMI quien lleva a cabo una investigación interna por un posible abuso de poder por parte de su propio director: DSK habría tenido una aventura, no consentida en realidad, con Nagy. Como ya se sabe, es entonces, el 14 de mayo 2011, cuando sale a la luz el caso de Sofitel. En la actualidad, Jean Quatremer acaba de escribir el libro Sexe mensonge et médias (Sexo, mentiras y medios de comunicación) y vuelve a retomar este tema ampliamente, presentando una reflexión sobre cómo debe enfocar el periodista la combinación o ménage à trois de estos tres factores. Así transcurrió la entrevista con él:

cafebabel.com: ¿Cree que la relación de connivencia entre periodistas y políticos es una especialidad francesa o existen casos similares en el seno de las instituciones europeas?

Jean Quatremer: hubo un tiempo en el que los periodistas demostraron una lealtad muy firme con las instituciones europeas; esto desapareció con la caída de la “Comisión Santer” (desde 1995 hasta 1999, época durante la cual Jacques Santer ostentó la presidencia de la Comisión Europea). El principal problema de este tipo de relación es que, cuando un periodista se casa con un político, también trae bajo el brazo su lista de contactos. Ese fue el caso de Anne Sinclair y Dominique Strauss-Kahn: cuando estalló el escándalo de Sofitel, los amigos que ella había traído consigo defendieron a la pareja. He aquí la trampa de este tipo de relaciones: no solo se implica el periodista, sino también su entorno.

cafebabel.com : ¿Podrían darse en Bruselas comportamientos similares al de DSK?

Jean Quatremer: es la primera vez, en mis 25 años como periodista, que me encuentro con un político que se comporta de esa manera con las mujeres. No indagué en su dormitorio, pero sí recogí testimonios que afirmaban que este personaje tenía un problema. Y voy más allá: si me entero de que un político europeo acosa a una de sus subordinadas y consigo reunir las pruebas suficientes, sacaré a la luz el asunto.

cafebabel.com: afirma que Anne Sinclair defiende una visión de la sociedad al estilo “Pompidou” (relativa al expresidente francés George Pompidou), haciendo referencia al artículo 9 del Código Civil francés sobre la “protección de la vida privada” (respecto a los medios de comunicación). ¿Hay que ser de derechas para defender una visión más clásica de la sociedad?

“Es la primera vez, en mis 25 años como periodista, que me encuentro con un político que se comporta de esa manera con las mujeres”

Jean Quatremer: ¡en realidad, no! Desde que publiqué este libro, precisamente, la prensa de izquierdas no me apoya, ni siquiera en mi propio blog, que afortunadamente está evolucionando gracias a Nicolas Demorand (director de Libération). Sin embargo, me resulta curioso ver a gente de izquierdas defender una visión de la sociedad que se remonta a Pompidou, ya que el artículo 9 era en realidad una ley que atentaba contra la libertad de prensa.

cafebabel.com: En 2007, usted publica el artículo sobre DSK en su blog, algo que no habría podido hacer en la edición en papel del Libération. ¿Es posible que la frecuencia, cada vez mayor, de temas ligados al sexo en Internet haya provocado también que los periodistas se decidan a hablar?

Jean Quatremer: la prensa está experimentando una transformación profunda por la influencia de Internet; por eso mismo escribí este libro. Si la prensa no se adapta pronto, acabaremos por desaparecer, puesto que la información ya no es vertical, sino horizontal. Si los periodistas no se adaptan a esta nueva realidad, la gente se alimentará a base de rumores. Si los periodistas creen que negar la realidad les ayudará a sobrevivir, están metiendo la pata hasta el fondo. El anuncio de la detención de DSK se inició en Twitter; posteriormente, la página web de  Atlantico lo reprodujo; después, las páginas de los periódicos; y claro, se creyó necesario indagar en el asunto. Los más poderosos se suelen ver beneficiados por la omertà o ley del silencio, pero, si caen, sufrirán en sus carnes esa transparencia mediática que se aplica a todos por igual.

Leer el artículo original en el blog de cafebabel Bruselas

Fotos: portada, Jean Quatremer © cortesía de la página de Facebook de Jean Quatremer ; texto: portada de Libération (cc) patrickpeccatte/flickr.