Shau mir in die Augen, Kleiner (Here’s looking at you, Boy)

Artículo publicado el 5 de Noviembre de 2007
Artículo publicado el 5 de Noviembre de 2007
Alemania, 2007 Documental Dirección : André Schäfer Este film es un documental sobre la historia del cine gay y lésbico en todo el Mundo aunque con especial referencia a los trabajos alemanes.
El repaso comienza con las películas que, en la década de los 70 del siglo pasado fueron estandarte de un movimiento que pujaba por su liberación, configurando las salas clandestinas que las proyectaban un lugar de encuentro y de libertad. La atomización de los lugares en los que se podían ver estas películas también era un problema para aquellos que, un miedo justificado, temían que el verles allí les relacionara directamente con la homosexualidad, trayéndoles serios problemas. De ahí hasta nuestros días, donde, según los propios directores, el cine gay debe luchar por conseguir nuevos objetivos, como dar a conocer a la gente la normalidad de las relaciones homosexuales o la diversificación de los tipos de familias. Desde películas como The Consequence a otras mucho más actuales como Brokeback Mountain, pasando por directores como Pedro Almodóvar y Gus van Sant y sus películas La ley del deseo y Elephant, respectivamente. El documental entremezcla escenas de películas del cine gay (o queer, como lo llaman ahora, y que significa “que no puede ser determinado”) de todos los tiempos con declaraciones de directores/as, actores y actrices. Quizás una de las cosas que más llama la atención del documental es la abrumante diferencia entre el gran número de directores (en masculino) y el escaso número de directoras, lo que podría ser extrapolable no sólo a este tipo de cine sino a la producción cinematográfica en general. Otro de los temas que se tratan en el reportaje es el drama del sida, tan frecuente entre aquellas personas que tuvieron relaciones homosexuales en los años 70, cuando el sida parecía ser un castigo de la sociedad a la “perversión” de aquellas personas que liberaban su amor. En mi opinión el documental tiene poca valía estética, aunque es un documento interesante para aquellos que quieran informarse y acercarse al mundo de la producción gay, ya que se nombran muchas películas.

Sara Domínguez Martín