She’s The Fest: Las mujeres toman los micros

Artículo publicado el 4 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 4 de Diciembre de 2015

El mundo de la música está todavía lejos de lograr la paridad. Mientras, el festival emergente She's The Fest, se presenta como plataforma para dar visibilidad al talento femenino en Valencia. Una organizadora de eventos y una cantante nos cuentan como es la situación a la que se enfrentan dentro del universo musical.

Ensalzar y darle voz a la mujer en el mundo de la música: Ese es el objetivo de She’s the Fest, un festival multidisciplinar que el 27, 28 y 29 de noviembre celebraba su primera edición en Valencia, acercando a la ciudad tanto bandas femeninas emergentes de carácter nacional como lo más destacado del panorama independiente internacional.

Se trata de un evento que se presenta como una iniciativa conciliadora contra la desigualdad de género dentro del mundo de la música. No obstante, Isabel Cervera, co-fundadora del festival, explica que su objetivo no es crear polémica: "No nos interesa entrar un ninguna batalla; no reivindicamos, sino que creamos una plataforma de visibilidad para artistas que consideramos que tienen un talento femenino determinante en su formación".

"Hay bandas buenas y malas sea cual sea el sexo del compositor. Aun así, está más que probado que el arte más audaz viene de la mano de la mujer puesto que nuestro sujeto está más escindido, inestable y acanónico", defiende Carolina Otero, una de las artistas valencianas que actuó en la última jornada del evento. La cantante de pop-rock de Carolina Otero & The Somenone Elses, al ser preguntada por el machismo en la música, confiesa haberse topado con "algún cromañón que afirmaba que a mis conciertos prácticamente iba la gente para ver mi faldita (…) Soy yo la que ha de decidir si un día llevo escote y otro toco con sudadera, si me muestro fea o atractiva; eso no justifica mi música, pero tampoco la ha de subestimar. Mi sexo y mi aspecto son circunstanciales".

Más alla de los prejuicios existentes y del constante análisis, Carolina asegura que el problema reside en que desde el propio universo musical se lanzan "ideas tergiversadas" que hacen creer que las creaciones de mujeres no están a la altura de las de los hombres. Por ello, defiende que el público "debe ser educado en la paridad, independientemente del género musical". Y apostilla, además, una tercera idea: "Las mujeres en España llevamos mucho tiempo ya haciendo música, así que decir que no hay tantas mujeres creando pienso que es una falacia, no un argumento para justificar su poca presencia en actividades públicas".

La de la artista es una postura que cuestionaría la oferta de los grandes festivales musicales en España. Por ejemplo, en 2015, el cartel del BBK contaba con sólo un 17% de grupos en los que presencia femenina tuviera cierto papel clave. En el caso del FIB, el Primavera Sound, el Low y el Arenal Sound, la cibra aumenta, pero sólo hasta el 20% de bandas protagonizadas por mujeres. En Valencia, festivales como el Deleste o el Festival de les Arts subieron ligeramente su apuesta por el talento femenino, rozando el 30% del cartel. La cifra más baja la registra el SOS8.4 de Murcia, en el que las mujeres ocupan sólo un 12% del line-up.

Esta desigualdad es la que explica la emergencia del She’s The Fest. Desde la organización adoptan una postura apaciguadora: "Me parece mucho más enriquecedor adoptar una actitud constructiva y dar ejemplo. [...] Ceder todo un cartel a artistas femeninas es una forma de incrementar su visibilidad y de darles el valor y el reconocimiento que se merecen", explica Cervera, como organizadora del evento musical.

She's the Fest es un proyecto que hoy en día resulta imprescindible, pero que no es deseado por las artistas. "Me gustaría que no fuera necesario; significaría que hombres y mujeres tenemos las mismas oportunidades. No obstante, necesitamos un festival así para ayudar a otras voces. Le deseo continuidad a la iniciativa, para que siga dando apoyo a otras creaciones nacionales e internacionales", confiesa la cantante. Y se reafirma: "No hay festivales dedicados expresamente al talento de los hombres pero los carteles están casi por completo dedicados a ellos de forma encubierta".

Así, el She’s The Fest ha encontrado en Valencia su lugar de emplazamiento, como ya lo es para muchos otros festivales urbanos. Núria Graham, Les Sueques, Soledad Vélez y Anni B. Sweet estrenaron el escenario en la jornada del viernes. Lo hicieron junto con Leyya y Hella Comet, las bandas de la escena underground contemporánea escogidas para representar el potencial femenino de Austria, el país invitado de esta primera edición.

La jornada del sábado fue protagonizada por las londinenes Skinny Girl Diet y Kid Wave, quienes compartieron escenario con Joana Serrat, Lorena Álvarez, Bala y los jóvenes Belako. Además, la programación también contó con actividades paralelas a los conciertos como showcases, sesiones de djs, conferencias sobre arte, cine y poesía o talleres infantiles. El colofón final consistió en una fiesta de clausura en la que actuaron Maïa Vidal y la entrevistada Carolina Otero & The Someone Elses.

Lejos de recibir críticas, el festival ha sido abrazado con entusiasmo por la prensa, la escena musical de la zona y el público asistente. Tres jornadas culturales que han servido para conciliar posturas y responder como paliativo a la necesidad de combatir la desigualdad existente en el panorama musical. Artistas, industria y audiencia son apelados a buscar una solución. ¿Mejorará la situación? La respuesta quizá resida en si el She’s The Fest ve la necesidad de celebrar o no su segunda edición.