“Si atacaran Irán, volvería para defender a mi país”

Artículo publicado el 22 de Mayo de 2006
Artículo publicado el 22 de Mayo de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Mohammed Hossein, un estudiante iraní residente en Londres, está en desacuerdo con la política de Ahmadineyad al tiempo que se siente muy patriota. Así habló con cafebabel.com.

Mohammad Hossein es un joven estudiante iraní. Nació hace 23 años y creció y se educó en Teherán, donde se licenció en Administración Pública. En septiembre de 2005 decidió dejar el país y embarcarse en su primer viaje al extranjero. Vino al Reino Unido a estudiar en la London School of Economics.

¿Por qué decidiste venir al Reino Unido?

Porque quería ampliar mis horizontes y vivir otras culturas. Aunque no puedo volver a Irán ahora mismo porque tendría que cumplir con el servicio militar, no soy un refugiado político. Dejé Irán porque estaba deseando viajar y estudiar en el extranjero, no porque me viera obligado a ello.

¿Cómo ha sido tu estancia aquí?

Mi experiencia en el Reino Unido ha sido muy positiva y no he sufrido ningún “choque cultural” importante, a pesar de que nunca había estado antes en Occidente. Esto ha sido gracias a Internet, que ha sido mi gran portal de entrada al mundo, y me ha ayudado significativamente a entender las sociedades occidentales. Era como si ya conociera el lugar antes de venir. Además, Londres es una ciudad increíble gracias a la gran diversidad de gente que vive aquí. Todo el mundo se siente parte de la comunidad porque ésta incluye una gran variedad de nacionalidades y culturas. Y eso es exactamente lo que andaba buscando.

¿Cómo te explicas que en las elecciones de 2005 saliera elegido alguien tan radical como Mahmud Ahmadineyad como Presidente de la República de Irán?

Una de las razones es que Rafsanyani, el candidato moderado, ha estado metido en política durante muchos años. Ya fue presidente entre 1989 y 1997. En este contexto, la gente no tenía mucha fe en su capacidad de introducir cambios.

Es más, muchos años de crisis y sanciones económicas han dañado la economía y afectado las vidas de la gente. Se ha elegido a Ahmadineyad dentro de esta contexto; basó su campaña en caracterizarse como un hombre sencillo con argumentos populistas que llamaron la atención de la gente de a pie.

Con una Historia de participación hostil de Occidente en Irán, la agresiva retórica de Ahmadineyad está en sintonía con lo que muchos iraníes piensan acerca de Occidente. Incluso los moderados tienden a pensar que si tenemos un presidente tan radical es debido en parte a la hostilidad occidental hacia Irán. A título personal, aunque di mi apoyo a Rafsanyani, puedo entender la exasperación del pueblo iraní.

Ahora que estás inmerso en un ambiente multicultural, ¿cómo te sientes acerca de las declaraciones del presidente Ahmadineyad respecto de Israel?

Hay razones políticas detrás de las palabras de Ahmadineyad. En 1979, el líder de la revolución, el Ayatolá Jomeini, habló con la misma dureza acerca de Israel. Ahmadineyad simplemente sigue los pasos de Jomeini. Manifiesta en voz alta la visión tradicional de la República de Irán: que el Estado de Israel fue una imposición de Occidente sobre el mundo islámico sin su consentimiento y que los israelíes deberían volver a los lugares de los que provenían. Creo que la estrategia de Ahmadineyad hacia Israel es contraproducente y da una mala imagen de Irán en el mundo. Sin embargo, en términos de política nacional, sus afirmaciones tienen sentido porque acierta con lo que muchos de los iraníes piensan.

¿Crees que debe autorizarse que Irán adquiriera armas nucleares?

Creo que es un derecho soberano de la República de Irán adquirir tecnología nuclear para uso civil. Incluso si irán produjera armas nucleares, nunca se utilizarían para atacar otros países, solo se emplearían de manera preventiva. Es más, resulta hipócrita por parte de Occidente apelar al tratado de no-proliferación para justificar por qué no quiere que Irán tenga la bomba. Se han hecho muchas excepciones en el pasado; no sólo con Israel, sino también con Pakistán e India. En honor a la verdad, la crisis actual no es sobre las armas nucleares. Claramente es una cuestión de principios. Es una crisis acerca del derecho de Irán a determinar su propio futuro. Los iraníes piensan que si el gobierno cede en la cuestión nuclear ahora, los Estados Unidos se entrometerán en nuestra soberanía de una manera u otra. Si echas un vistazo a nuestra Historia, sería inaceptable.

En los dos últimos años, la Unión Europea, a través de Gran Bretaña, Alemania y Francia, ha intentado encontrar un acuerdo. ¿Qué piensas del esfuerzo diplomático europeo?

Incluso aunque los esfuerzos de la Unión Europea por resolver la crisis fueron bien acogidos, creo que no eran muy creíbles. La situación actual es sólo el último capítulo de 20 años de oposición entre los Estados Unidos e Irán. La diplomacia de la Unión Europea no puede resolver un problema que, desde mi punto de vista, es un asunto exclusivamente entre los Estados Unidos y la República de Irán.