Si los médicos italianos denunciaran a los sin papeles...

Artículo publicado el 6 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 6 de Febrero de 2009
El 5 de febrero se aprobó en el Senado italiano, dentro del 'decreto Maroni' sobre la seguridad, una norma que 'permite' a los médicos denunciar a los inmigrantes sin permiso de residencia que reciban atención médica. Hemos hablado de ello con Médicos sin Fronteras

Cuando el Ministro del Interior, Roberto Maroni, de la Liga Norte, decía hace dos días que era necesario ser "malo con los sin papeles" no bromeaba. Ayer, con 156 votos a favor y 132 en contra, el Senado aprobó la norma que "autoriza" a los médicos a denunciar a los inmigrantes sin permiso de residencia. En el mismo paquete ha entrado la prohibición del burka, el bloqueo de los flujos migratorios durante dos años, la consideración de la inmigración clandestina como delito y un impuesto "por puntos" (¿Como el carnet de conducir?) sobre el visado. Concretamente, la norma aprobada por el Senado prevé una modificación del Texto Único sobre la inmigración que por el momento "garantiza el acceso a las estructuras sanitarias por parte de cualquier extranjero que no esté regularizado y no puede comportar ningún tipo de denuncia a la autoridad, excepto en casos en los que sea obligatorio, dentro de las mismas condiciones que cualquier ciudadano italiano". Hemos hablado de ello con Giorgio Contessi, de Médicos sin Fronteras Italia (MSF).

Foto: Chiara Tamburini, Bruselas. Todos los derechos reservados

¿Qué pensáis de esta 'ley'?

Estamos completamente desconcertados. Si tenemos en cuenta el hecho de que MSF es una organización independiente y autónoma de cualquier tipo de orientación política, precisamente en virtud de esta independencia se hace necesaria una iniciativa general a nivel italiano. Estamos desconcertados porque – y esto es importante – los médicos no tienen la obligación de 'denunciar': esto crea un clima de miedo total por parte de los inmigrantes cuando tienen que decidir si ir o no al hospital. Ahora lo pensarán diez veces antes de ir a que los atiendan. Si no van y dudan, sus enfermedades, que tal vez sean cosas leves, pueden terminar por degenerar.

Lo preocupante es que puede surgir una 'sanidad paralela', étnica o privada...

WikipediaDigamos que no es algo seguro pero sí probable. Es posible que se vaya más a la sanidad privada. Se crea una marginalidad sanitaria y, otra cosa grave, se le pide al médico que haga algo que no tiene nada que ver con su profesión y que viola el secreto profesional. Por ello MSF es quien promueve, junto con la Sociedad Italiana de Medicina de las Migraciones (Simm), la Asociación de Estudios Jurídicos sobre la Inmigración (Asgi) y el Observatorio Italiano sobre la Salud Global (Oisg) la campaña 'Somos médicos y enfermeros, no somos espías', buscando que en la cámara de Diputados revisen esta norma.

¿Qué piensa de la decisón de Nici Vendola que ha anunciado que los médicos 'delatores' no podrán firmar el convenio con la Región para colaborar con la sanidad pública?

Insistiendo en nuestra independencia política, esperemos que surjan más iniciativas como esta.