Sibiu 2007: primera capital Europea rumana

Artículo publicado el 4 de Enero de 2007
Artículo publicado el 4 de Enero de 2007
En 2007, la ciudad rumana de Sibiu pasará a ser la capital europea de la cultura.

El escritor rumano Richard Wagner calificó el año de la capital cultural como “el milagro de Sibiu” en el diario alemán Neue Züricher Zeitung. Aun así, al principio, nadie creía demasiado en este asunto cuando el alcalde Klaus Johannis propuso en 2004 que su ciudad optara a la capitalidad europea de la cultura en 2007. Sin embargo, la actuación conjunta con Luxemburgo convenció al jurado en Bruselas.

Para Sibiu, los últimos tres años han sido un cambio en tiempo récord: por todas partes se construye, restaura y renueva. La ciudad ha invertido más enormes cantidades de dinero en su nueva apariencia. Se ha puesto guapa para mostrar su apertura al exterior.

Cosmopolita

Los ciudadanos de Sibiu hablan con gusto de la “vieja ciudad nueva”, para describir la tensión entre la arquitectura medieval de la ciudad, con murallas y torres defensivas, y su dinámica vida cultural.

“En Sibiu, los festivales de teatro, cine, fotografía y jazz tienen tradición”, explica Stela Matioc, coordinadora del programa de la oficina cultural del ayuntamiento. Mediante la centenaria convivencia entre rumanos, alemanes, húngaros y gitanos se ha desarrollado un clima de tolerancia cultural y mutua fecundación, en el que se basa la fama cosmopolita de la ciudad.

Joven desde 1191

Con el slogan “NORMAL. Sibiu. Joven desde 1191”, la agencia publicitaria internacional GAV/Scholz and Friends comercializa desde octubre de 2006 la imagen de la ciudad. El anuncio se emite en EuroNews y Travel Channel, entre otros. Las tan a menudo utilizadas imágenes del mito de Drácula y su oscuro romanticismo no aparecen, desde luego; se muestra una ciudad joven, dinámica y multicultural con gran potencial de futuro.

Esta capital cultural en 2007 es la mejor imagen de campaña para la entrada de Rumania en la UE. “Sibiu es, gracias a la convivencia de diversas generaciones, estilos de vida y grupos políticos, la ciudad más cosmopolita de Transilvania”, según Matioc. La imagen de un país atrasado, en el que no funciona nada excepto la corrupción, debe quedar atrás.

Exilio o renacimiento

El programa de la capital cultural europea ha comenzado el 1 de enero para no competir con las festividades de la entrada en la UE en Nochevieja. El año comenzó con el concierto clásico de la Filarmónica de las Naciones bajo la dirección del director alemán Justus Frantz en la sala Talía de la Filarmónica de la ciudad de Sibiu.

Con Groupe F, de Francia, que prepararon la gala de clausura de los Juegos Olímpicos de Atenas, hubo un espectáculo de música, luz y fuegos artificiales que marcará el ritmo de 2007 en la ciudad.

El programa para el resto del año prevé hasta 250 instalaciones de música, teatro, fotografía, arte y cine. Más de 30 grandes proyectos han sido preparados en colaboración con Luxemburgo, con el que Transilvania está históricamente ligada. Desde el área del río Mosa, junto a Luxemburgo, llegaron en el siglo XII los colonos alemanes a Transilvania, dándole a la ciudad su carácter alemán, motivo por el cual se la conoce también como Hermannstadt

La antropóloga luxemburguesa, Anne Schieltz, aborda las huellas de esta Historia en el proyecto cinematográfico Exilio o renacimiento, en el que alumnos de Diekirch (Luxemburgo) y Sibiu ruedan juntos una película sobre las perspectivas de los jóvenes en una Europa unida.

De cero a cien

Otra cita cinematográfica importante será el Festival de Cine de Transilvania, que tiene lugar cada año en Cluj, y que en junio se hospedará en Sibiu. En el campo etnográfico, se mueve la exposición fotográfica “Attention. Tziganes. Histoire d’un malentendu!” (Atención. Gitanos. ¡Historia de un malentendido!), que podrá verse en el museo Astra en Sibiu y en Luxemburgo, y que se ocupa de la minoría romaní. Con Ars Hungarica, un proyecto interdisciplinario de seminarios, exposiciones y música, la minoría húngara de Sibiu se dará también a conocer.

Se esperan más de 500.000 turistas en 2007, la mayoría de ellos en verano. Ya se verá si las infraestructuras están preparadas para semejante boom. Lo bueno es que la mayoría de los restaurantes, cafés y bares se encuentran en el centro histórico.

Sin embargo, no está claro que este arranque de cero a cien se lleve a cabo sin molestias para los visitantes. Es un hecho que el programa en torno a la capital cultural europea en 2007 es una prueba de fuego de europeidad para Sibiu.

Foto 2: Ariadna Matamoros