Siete (buenos) consejos para visitar el Egipto postrevolucionario

Artículo publicado el 26 de Mayo de 2011
Artículo publicado el 26 de Mayo de 2011
La interrupción del turismo, que representa un 11% del PIB nacional y permite a más de la mitad de la población activa  trabajar en el sector servicios, ha mermado gravemente la calidad de vida de muchos ciudadanos de a pie. Asustados por los disturbios que siguieron a los dieciocho días de revolución a finales de enero, los usuales catorce millones de turistas han evitado Egipto durante semanas.
La situación cambia poco a poco y nosotros te traemos esta improvisada guía práctica para que te muevas por el Egipto post Primavera Árabe.

La caída de Mubarak dejó más consecuencias además de las estrictamente políticas: cientos de vendedores, guías turísticos, taxistas (de coches y de caballos), conductores de ferry, mozos de hotel y otros trabajadores del sector turístico no tienen ahora sustento. Decenas de caballos, normalmente utilizados en las visitas, mueren en la antigua capital, Luxor. Se dice que los primeros vuelos charter que llegaban con turistas después de las revueltas eran recibidos con alegría y grandes actos. Pero después de la tormenta, llega la calma. El país se siente aliviado al ver cómo aterrizan aviones llenos otras vez. Antes de que el flujo de turistas vuelva a la normalidad, no dejes escapar la oportunidad de ver y tocar la historia emergente de uno de los pioneros de la llamada Primavera Árabe.

1) Bakshish: Tan interesante como estar en Egipto ahora es mantener los ojos abiertos

Habrá quien intente estafarte, aprovechando cada oportunidad para aumentar sus escasos ingresos. Puede que alguien se te acerque en una tumba faraónica o dentro de una pirámide y te haga un comentario banal sobre un fresco de las pirámides: desconfía. Esperará su bakshish (una propina) a cambio como si no pudieras hablar de Tutankamon sin él. Se te pedirá también que des propinas a los encargados de malolientes baños públicos, sin papel higiénico ni jabón (usa los baños de museos, cafeterías y lugares similares).

2) Visita la plaza de Tahrir: la historia contemporánea del país en vivo

Quizás creas que Egipto es sinónimo de tensión, pero la paz y el orden se han reestablecido totalmente, no sólo en las zonas turísticas de playa, sino en El Cairo y la segunda ciudad más grande, Alejandría. Ahora no sólo las pirámides en la tercera ciudad del país, Giza, son usadas como objetos turísticos. La plaza de Tahrir, el quemado cuartel principal del antes partido gobernante, es otra visita obligada. Es pequeña comparada con sus imágenes en televisión. Hay docenas de patrióticos y revolucionarios graffiteros, al menos hasta que la autoridad pille a algunos de ellos. El sentimiento posrevolucionario ha provocado una explosión de creatividad. Egipcios corrientes que nunca se consideraron políticamente comprometidos están pensando ahora en proyectos para sugerirle al nuevo gobierno una mejor gestión de sus barrios. El pueblo le ha encontrado sentido a su poder. ¿Qué saldrá de esto? Quizás el entusiasmo se vaya en unos pocos meses.       

3) En camello por las pirámides

Estos días los guías u otros trabajadores se contentan con tener al menos algunos turistas y no se lo toman a broma. Es más fácil hacer fotos, menos ruidoso y más auténtico cuando puedes pasear alrededor de antiguos templos prácticamente solo o con tu propio grupo. Sin embargo, pagarás caro entrar a las pirámides. Los trabajadores te advertirán de que si quieres dar una vuelta a su alrededor tendrás que pagar más, salvo que tomes un caballo o un camello. En el camino, te pedirán que pagues otra vez porque es mejor que tu camello lo lleve un guía adulto y no un par de niños. Antes de que termine la visita, el guía podría parar el camello y pedirte bakshish. No cedas fácilmente.

4) La compra de papiros: prueba y mejora tus habilidades en el arte del regateo

Los precios en los mercados de Oriente Medio son cinco veces más altos de lo que deberían (y diez veces más para turistas con aire despistado). Los guías pueden llevarse una comisión si llevan turistas a ciertas tiendas en vez de a otras. Te atraerán para que veas y compres papiros 'reales' y otro tipo de recuerdos. Los trabajadores de la tienda se tomarán su tiempo para enseñarte cómo puedes supuestamente distinguir entre lo auténtico y lo falso. Tómatelo como un juego y no te dejes engañar. Admira las habilidades de los artesanos egipcios, aunque acabes pagando más de lo que la mercancía realmente vale. Ojo con las fórmulas como "éste es un precio de turista, yo te ofrezco un precio de amigo" o "¿estás de broma? honestamente, pierdo...".

5) Acoso sexual: un descenso récord

Quizás debido a la masiva participación femenina en la revolución, la seguridad en los espacios públicos ha aumentado mucho. Activistas que trabajan en este ámbito han dado fe de los cambios. Muchos hombres todavía intentan hacer comentarios o entablar una conversación casual con mujeres, pero cada vez parecen más conscientes del hecho de que quizás a las mujeres no les agrade (o eso me cuentan).

6) Egipcios que cruzan el país: encuentra grupos de turistas más diversos

Mientras que el fujo de turistas bajaba a la vez que avanzaba la revolución, también lo hacían los precios de los hoteles y otros servicios. A la larga, esta podría ser una razón para el crecimiento del turismo nacional. Los monumentos y lugares de interés están menos concurridos y son más abarcables para los egipcios corrientes, así que los podrás ver montados en camello más allá de las pirámides o cantando alegremente el himno y ondeando la bandera nacional en la cima del Monte Sinaí (donde Moisés recibió los diez mandamientos).

7) ¡HUELGA! La situación se vuelve menos predecible después de la revolución

Desde que el pueblo ha consegudo algo tan grande como derrocar un presidente, ha tomado otras batallas también, incluyendo la lucha de los trabajadores. Tu viaje podría verse afectado por la última huelga de los trabajadores ferroviarios u otras similares. No te quejes: la gente está ejerciendo sus derechos y los resultados de su labor no deben tomarse a broma. Siempre hay alternativas.

Lee más artículos del autor en su blog de cafebabel.com: Wonderland

Foto portada: (cc) mLg/Flickr; Fotos texto, por orden: Egipcios negociando (cc) duimdog/Flickr ; Plaza Tahir (cc) monasoshMona/Flickr; mercado (cc) usr.c/ Flickr;  Esfinge (cc) Meg Walton ; Pirámides (cc) Colin Manuel/ Flickr