¿Sigue Europa rezagada en materia de discapacidad?

Artículo publicado el 19 de Agosto de 2017
Artículo publicado el 19 de Agosto de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Tras sufrir un accidente cerebrovascular y someterme a una larga rehabilitación de año y medio, me contrataron para hacer unas prácticas en el Parlamento Europeo. Esta experiencia me permitió ver de cerca lo que la Unión Europea hace por las personas con discapacidad. Pude reunirme con los diputados que están más comprometidos con la causa, así como con el Intergrupo de Discapacidad. 

Desde octubre de 2016 hasta abril de 2017, hice unas prácticas bajo la supervisión de Nathalie Griesbeck (Francia, ADLE). Dichas prácticas tuvieron lugar después de una larga estancia en el hospital, debido al accidente cerebrovascular que sufrí en Polonia en 2015. Mi mayor pesar fue que, a diferencia de antes, ya no era capaz de hablar francés ni inglés. Hoy ya me expreso mejor. Pese a eso, la cuestión del lugar que ocupan las personas con discapacidad en la sociedad adquirió desde aquel día una gran importancia para mí.

Por ello, decidí investigar dentro del Parlamento Europeo y entrevisté a tres eurodiputados miembros del  Intergrupo de Discapacidad. Marek Plura, en silla de ruedas (Polonia, PPE), Helga Stevens, sorda (Bélgica, CRE) y Sylvie Guillaume (Francia, PSE). En Bruselas realicé una última entrevista a Etienne Cuche, asesor político de la asociación del Foro Europeo de la Discapacidad.

¡Por fin una ley sobre la accesibilidad en el Parlamento Europeo!

En el Parlamento Europeo solo aproximadamente 4 de los 751 eurodiputados son discapacitados, es decir, un 0,5%. ¡Es muy poco! A modo de comparación, en el territorio de la Unión Europea, el número de personas con discapacidad asciende a 80 millones frente a los 500 millones de ciudadanos. Dicha cifra representa una de cada seis personas, o dicho de otro modo, un 16 % de la población activa. No es necesario mencionar la falta de representatividad que tienen las personas con discapacidad en el Parlamento, pues las cifras hablan por sí solas. Pero no termina ahí el asunto. Para el año 2020 se espera que la cifra de personas que padecen una discapacidad alcance los 120 millones. ¿Y qué hace el Parlamento frente a esta situación?

Tomemos un ejemplo concreto: la Ley de accesibilidad. «El principio de accesibilidad universal sostiene que la sociedad debe ser accesible para todos y con todos», explica Brigitte Lavau en su libro Le handicap (La discapacidad). La accesibilidad universal supone « el acceso a la escuela, los cuidados, el mercado laboral, la formación, el ocio, la cultura, la ciudadanía, los transportes, la información, los medios de comunicación, etc.».

La situación actual es que la directiva que propuso la Comisión Europea en 2015 debe someterse a votación en el Parlamento Europeo. Mediante esta directiva, las instituciones esperan mejorar el acceso a los productos y servicios comunes y facilitar la vida diaria de las personas con discapacidad.

Pero, ¿qué impacto tendrá en el día a día de una persona discapacitada? Se tratará de contar con cajeros automáticos y máquinas de venta de títulos de transporte que sean accesibles para las personas en sillas de ruedas, así como servicios bancarios, ordenadores personales, teléfonos y equipos de televisión, servicios de telefonía y audiovisuales en lengua de signos, transportes accesibles para todos, libros electrónicos y comercio electrónico. «Haremos posible que las personas con discapacidad puedan vivir sin depender de nadie», señala Marek PluraSylvie Guillaume añade: «pensamos que carece de sentido instalar cajeros automáticos nuevos sin rampa de acceso. En este sentido, lucharemos por que se haga obligatoria la accesibilidad de los entornos edificados en todos los Estados Miembros»

¡Ya es hora de que Europa se ponga manos a la obra! Desde la «Americans with Disabilities Act» (Ley para estadounidenses con discapacidades) de 1990, Estados Unidos ha superado con creces a la Unión Europea en lo que se refiere a mejorar las condiciones de vida de estas personas: « Estados Unidos es un modelo a seguir y nos llevan 30 años de ventaja. En Estados Unidos se ha avanzado más en materia de accesibilidad», declara Etienne Cuche. Mientras que la UE todavía tiene que votar la directiva de accesibilidad este año, en EE. UU ya hace tiempo que la tienen.

Las personas con discapacidad y el Parlamento Europeo

El Intergrupo de Discapacidad

Son varios los intergrupos (28) que existen en el Parlamento Europeo, pero ninguno adopta reglamentos ni directivas. Algunos de ellos son: el Intergrupo de Discapacidad, el Intergrupo de Juventud, el del Vino, etc. Se trata de grupos formados por uno o varios eurodiputados que desean entablar un debate con la sociedad civil (asociaciones, grupos de presión, ONG, etc.) para poner en funcionamiento soluciones que respondan a los problemas a los que se enfrentan día a día. El Intergrupo de Discapacidad, con un centenar de eurodiputados, es el más numeroso de todos.

Durante sus reuniones mensuales, se debaten numerosas problemáticas. En marzo del 2017, «se abordó la cuestión de los refugiados con discapacidad y antes, en febrero, se interesó por la Ley de accesibilidad», nos explica Sylvie Guillaume. Yo mismo participé en una conferencia del Parlamento Europeo sobre los refugiados y las personas con discapacidad que llegan a Europa. Allí se encontraba Nujeen Mustafa, la joven que recorrió 6000 km desde Siria para llegar a Alemania. Todos esos kilómetros...en silla de ruedas. ¡Increíble! La Unión Europea acoge a inmigrantes con discapacidades y debe seguir haciéndolo en las mejores condiciones. El Intergrupo de Discapacidad permite debatir y establecer la forma en que se puede llevar a cabo. Esta conferencia sobre el tema de los refugiados con discapacidades se organizó también con el objetivo de que los ciudadanos europeos comprendiesen que hace falta tomar cartas en el asunto. El Intergrupo espera que haya servido para concienciar a los ciudadanos europeos.

El programa de trabajo de 2017-2019 del Intergrupo de Discapacidad se centrará principalmente en la Ley de accesibilidad, así como en asuntos que nos incumben menos, pero a los que debemos prestar atención, tales como el pilar europeo de los derechos sociales que se aprobó en febrero de 2017.

Para nuestros tres eurodiputados, este grupo «tiene una función de acompañamiento fundamental, pues puede aportar conocimientos expertos al hacerse eco de numerosas asociaciones que representan a las personas con discapacidades. Sobre todo, permite adoptar un enfoque más transversal y amplio que el que han seguido las comisiones parlamentarias y, en este sentido, ocupa el lugar que le corresponde en nuestros debates, incluidos los debates legislativos».

Es cierto que estos intergrupos no poseen el poder de las asambleas parlamentarias que son necesarias para adoptar las directivas y los reglamentos. No obstante, su verdadero propósito es el de reunir a los diputados con la sociedad civil.  Los diputados de estos intergrupos conocen, por tanto, los retos diarios a los que debe enfrentarse la sociedad civil. Ellos pueden informar acerca de esta experiencia práctica de la que carecen otros diputados y cuya carencia se hace sentir cruelmente en las comisiones parlamentarias.

Las opiniones de la sociedad civil a través de las asociaciones

La sociedad civil se encuentra representada, en particular, por el Foro Europeo de la Discapacidad (FED). Esta federación de asociaciones, cuya sede está en Bruselas, cuenta con uno o varios miembros en cada país. Su objetivo es analizar, en Bruselas y en Estrasburgo, las políticas europeas dirigidas a las personas con discapacidad. «Valoro estar en contacto con el FED, así como la relación a largo plazo, explica Marek Plura. Se implican mucho. Sus miembros reflexionan sobre numerosos asuntos, elaboran proyectos europeos y aportan ideas sobre las medidas que se deben adoptar en materia de discapacidad. Pueden compartir con nosotros las experiencias que han vivido y transmitirnos las opiniones e ideas de los ciudadanos». Sylvie Guillaume añade que «el FED es un actor clave en el funcionamiento del Intergrupo de Discapacidad, pues le presta ayuda en la organización práctica y la programación de eventos».

En todos los Estados Miembros existe, al menos, una asociación que se encarga de representar al FED. De esta manera, al asegurar su presencia en todos los rincones de Europa, puede responder de la manera más apropiada a los retos a los que se enfrenta cada Estado Miembro. En Francia, contamos así con la asociación del Conseil français des personnes handicapées (Consejo francés de las personas con discapacidad). Precisamente gracias a estas asociaciones más locales, el FED puede hablar sobre experiencias vividas. Estas asociaciones son las que permiten que se aborden los problemas.

Conclusión 

El Parlamento Europeo desempeña un papel fundamental en el proceso de decisión europeo, su votación en el pleno es decisiva porque permite la aplicación de las directivas o reglamentos. Por otro lado, no debemos olvidar la importancia de las discusiones y los debates. Las opiniones también resultan importantes y muestran lo que esperan los ciudadanos del Parlamento Europeo. El único problema es que dicha institución no los toma suficientemente en serio. Dichas opiniones ni siquiera las redactan los actores del Parlamento. Para terminar con este problema, es necesario seguir organizando iniciativas y reuniones para dar a conocer a los actores que están presentes en Bruselas. El Intergrupo de Discapacidad es un espacio de reflexión para las personas con discapacidades, pero también lo es para todos.

La Ley de accesibilidad está bien para empezar, pero necesitamos más. El programa de trabajo del Intergrupo de Discapacidad indica que la Comisión Europea va a publicar, en los próximos años, la Estrategia Europea sobre Discapacidad 2020-2030. De cara al futuro hacen falta más derechos, en particular el derecho de acceso a las elecciones para las personas con discapacidades, derechos para las mujeres con discapacidades que hacen frente a dificultades y para los refugiados con alguna discapacidad, entre otros.