Skopje: Líos de nombres. Del mariscal Tito a DJ Morales

Artículo publicado el 8 de Abril de 2008
Revista publicada
Artículo publicado el 8 de Abril de 2008
Después del veto de Grecia para su adhesión en la OTAN durante la cumbre de Bucarest del 2 al 4 de abril, el país podría estar preparándose para empezar las conversaciones sobre su entrada en la UE a finales de 2008.

Llamada Macedonia por Rusia, China, Turquía y los Estados Unidos; República Ex-yugoslava de Macedonia por el Reino Unido y Grecia; o simplemente Skopje. Sigue existiendo división de opiniones sobre cuál es el verdadero nombre de este pequeño país balcánico de 25.613 kilómetros metros cuadrados. Tanto si sales de la capital como si permaneces en ella, te das cuenta de que este es un país dividido, en lo físico y en su identidad cultural, por el río Vardar y por las dos comunidades étnicas principales. Mientras que el 60% de los llamados macedonios son cristianos ortodoxos, solo el 35% son albaneses y turcos musulmanes. Además, alrededor del 2,5% son gitanos y serbios.

La realidad está llena de contrastes. Los albaneses viven en sectores de la ciudad que no frecuentan los macedonios, que aún guardan en su memoria el sangriento conflicto vivido en 2001 y que se prolongó durante todo un año. La ciudad quiere vivir y crear un entorno más europeo como sea, pero desde su independencia en 1991, continúan las tensiones con Grecia acerca de su nombre, bandera y constitución. La discusión con el país helénico viene dada por la existencia de una provincia llamada también Macedonia en el norte de dicho estado, más tradicional y conservador. A pesar de este desencuentro, muchos visitan Tesalónica y pueden hablar, o al menos entender, griego.

Los macedonios son bastante generosos. La mayoría habla inglés y te ayuda si les preguntas. De noche, puedes ver grupos de mujeres musulmanas paseando bajo enormes vallas publicitarias del DJ americano David Morales. Debajo del puente principal están los mendigos y sobre él una cantidad ingente de coches de lujo, Porsche o Lexus. Mientras tanto puedes oír a modernos pro-europeos que discuten a gritos la necesidad de su país de entrar en la UE y en la OTAN. Pero muchos aún sienten nostalgia al recordar la época del dictador Tito, con su partido político, Unión de las Fuerzas Izquierdistas de Tito, formado por los seguidores del mariscal.

Los macedonios dirán que los albaneses no son parte de su pueblo. Los albaneses dirán que no tienen ningún reparo en ser separados de la masa principal y unirse a Kosovo.

Las diferencias dentro de Macedonia son superiores a las de cualquier otro lugar. Sin un nombre oficial y una relación bajo cero con Grecia, los albaneses de la zona norte pueden crear conflictos y comenzar rumores de independencia. ¿Es la pertenencia a la OTAN una oportunidad para encontrar una solución? Mientras esperan, los habitantes continúan siendo educados y pacientes, a su estilo, muy balcánico.

Todas las fotos en: (www.nikos-chrisikakis.net)