Sobre el filo de la cuchilla

Artículo publicado el 27 de Junio de 2006
Artículo publicado el 27 de Junio de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los reporteros deportivos se encuentran a menudo en el lugar del evento y muy involucrados en el mismo. Quizás demasiado involucrados. En Alemania, se empiezan a oír voces que piden un periodismo deportivo más crítico.

Michael Ballack, Miroslav Klose o Lukas Podolski –los futbolistas profesionales de la Bundesliga y estrellas de la selección nacional- son algo más que meros deportistas. Tienen clubs de fans y directores de Relacines Públicas, y algunos incluso se convierten en iconos gracias a los medios de comunicación. Los rumores sobre fichajes o sobre la vida privada de los jugadores tienen para muchos medios de comunicación el mismo valor que los partidos en sí. Todos quieren entrevistar a estos ases del balón. Nada más acabar los partidos, los periodistas se abalanzan sobre los futbolistas para intentar conseguir un comentario o dos antes de que estos entren en el vestuario. Mientras el reportero de radio aguanta el micrófono, el compañero de la prensa local garabatea frenéticamente. Con frecuencia, se oyen frases del estilo: "Si, es verdad, no jugamos demasiado bien, y además tuvimos mala suerte".

Quien se atreva a hacer preguntas algo más críticas no podrá preguntar nada más al día siguiente, comentó Wolfgang Uhrig, antiguo redactor jefe de la revista Kicker, el 8 de abril de 2006, en la entrega de los premios Stegmann para periodistas deportivos. Algunos de sus compañeros de profesión han construido una red de contactos con gente bien situada en el sector, de manera a hacerse rápidamente con las últimas informaciones disponibles. “De esta manera se crea una relación de dependencia, una tendencia cada vez más visible”, lamenta Uhrig, haciendo referencia es estos desarrollos en su profesión.

"Calidad en lugar de cuotas"

En contra de esta dependencia se sitúa la iniciativa Sportnetzwerk (red deportiva). En enero de 2006, 24 redactores deportivos (principalmente de diarios suprarregionales) se dieron de baja de la Asociación Alemana de Periodistas Deportivos, la Verband Deutscher Sportjournalisten (VDS). Dichos redactores no veían que su exigencia a favor de un periodismo más crítico estuviese bien representada por la asociación. Se asociaron en su "Sportnetzwerk" recién creado con el fin de aportar más calidad al periodismo deportivo. "Que algunos en esta profesión se dejen guiar por los puntos de vista de los relaciones públicas en vez de por unos estándares periodísticos mínimos es muy preocupante", escriben en una carta abierta al VDS. Los miembros de esta nueva red son, entre otros, Thomas Kistner del Süddeutschen Zeitung, Jens Weinrich del Berliner Zeitung y Michael Gernandt, que dirigió la sección de deportes del Süddeutsche Zeitung durante más de 20 años.

La mentalidad del "estamos todos en el mismo barco"

Gernandt observa cómo varios de sus compañeros de profesión continúan con este comportamiento durante el mundial. En las conferencias de prensa, se puede identificar a aquellos que empiezan sus preguntas con un “Sr. Klose, Usted..." frente a aquellos que optan por un "Miro, dime...". "Por culpa de esta mentalidad de estar todos en el mismo barco, se pierde la capacidad crítica y por consiguiente una parte de la libertad de opinión", señala Gernandt, apuntando que esta falta de distancia se observa sobre todo entre los periodistas de la prensa del corazón o de la televisión. Es a través de la actuación de estos que la profesión entera (el periodismo deportivo) se ve desvalorada. En efecto, al contrario que otros periodistas, la falta de una cierta distancia de los reporteros deportivos es evidente. Según Michael Gernandt, "los periodistas de las secciones políticas o económicas no tutean a los diputados cuando les entrevistan".

"Una mezcla indescriptible"

Jens Weinrich, otro socio fundador de Sportnetzwerk y redactor jefe de la sección de deportes del Berliner Zeitung, también se ha manifestado de manera crítica sobre los comentarios televisivos en este mundial. Según él, sólo los reportajes en directo tienen un estándar de calidad periodística que se puede calificar de suficiente. Todo lo demás que rodea al mundial no tiene que ver con el periodismo, señaló a la revista Menschen machen Medien. El experto de los estudios de la ARD, Günter Netzer, se ocupa al mismo tiempo de los derechos televisivos del mundial. Franz Beckenbauer mantiene contratos privados con patrocinadores que también lo son del mundial. El hecho de que ambos ex futbolistas de la selección nacional sean comentaristas de la televisión pública durante el mundial es para Weinrich "una mezcla indescriptible".

Un ambiente efusivo para el mundial

El Sportnetzwerk ha conseguido crecer en pocas semanas hasta tener a día de hoy más de 300 miembros. Entre talleres y encuentros, los periodistas intercambian impresiones y transmiten sus conocimientos a las nuevas generaciones. En mayo publicaron el libro Corrupción en el Deporte. El miembro fundador Michael Gernandt quiere seguir comprometiéndose con "el buen análisis en lugar de la pura afición". Es justo ahora, durante el mundial, el momento en el cual los periodistas no deben dejarse llevar por el ambiente y la afición del país, ya que de lo contrario pierden su capacidad de crítica. Sin embargo, el ambiente mundialista debe reflejarse en sus artículos. "Para algunos periódicos, esto es como andar sobre una cuchilla”.