Société Réaliste: El dúo franco-húngaro y el “arte falso” de París

Artículo publicado el 30 de Enero de 2009
Artículo publicado el 30 de Enero de 2009
Creado en 2004, el dúo artista y anarquista es “parte de una fábrica” que solo acepta Europa como concepto “si Japón es Europa y si Alaska es Europa”. Nos cuentan cómo deconstruyen Europa, que consideran una entidad construida e introvertida

He llegado quince minutos tarde, pero mis entrevistados me dan la bienvenida con una sonrisa mientras me siento en una silla de una cafetería en la zona artística de París. Nos conocimos hace una semana, cuando Ferenc Gróf, de 36 años, y Jean-Baptiste Naudy, de 26, participaban en un seminario práctico en el museo de arte contemporáneo, Jeu de Paume, en el jardín de las Tullerías. El trabajo de este dúo está se basa en cuestiones sobre estructuras políticas, producción de arte o economía. No se suscriben a un ámbito nacional ya que, piensan, “la política cultural europea es nacionalista”. Se definen como francés o húngaro solo cuando se sienten obligados. “En Austria es más fácil definirnos como húngaros”, afirma Ferenc Gróf con un brillo en los ojos. Siendo un hombre alto y calvo de serenos ojos azules, proporciona a la cooperativa con un toque magiar.

El arte en una fábrica

Esta pareja creativa se encontró cuando decidieron crear juntos una exposición que examinara la relación entre el arte contemporáneo y el realismo socialista, ampliamente considerado como un error en la Historia del arte. “Sin embargo, llegamos a la conclusión de que experimentando con ideas, es decir, haciendo arte, seríamos más capaces de contestar la pregunta”, asegura Naudy con convicción, un hombre más bajo y más oscuro de piel que Gróf. La Société Réaliste se creó, y ahora los dos artistas forman parte de una fábrica artística donde los empleados pueden ser reemplazados. El término ‘cooperativa’ es esencial, ya que los artistas se consideran representantes de una entidad, y no artistas individuales.

Pero su cooperativa internacional no es lo que se encuentra normalmente en las galerías parisinas. El mundo del arte en la capital es introvertido, ya que para establecer contactos se necesita pasar por la escuela de arte. Considerando su formación, la reputación del dúo no es evidente. Naudy estudió literatura, Historia del arte, estética y producción del arte en la universidad francesa de La Sorbona, donde conoció a Gróf, que estudiaba arte médico y bellas artes. Sin embargo, éste último no quiere contar más. “No explicamos el pasado porque ya es Historia”. “Nuestros currículums no se encuentran en nuestra página web”, añade Naudy, “porque una biografía abarca la vida de una persona y sus actos, y una fábrica no está viva”.

Mundo del arte europeo, pero nacionalista

Damos un paseo por las entradas de la exposición en las galerías del distrito de Marais, el cual parece ser el corazón de arte de la capital, cuando me cuentan que el proceso de la creación de ideas de la Société Réaliste está basado en el diálogo. “Producimos signos y objetos que pueden servirnos para hacer representaciones”, dice Naudy, tras haber garabateado figuras abstractas en un papel ya repleto con sus explicaciones visuales. “Nos preguntamos cómo movernos desde un pensamiento a una imagen, y viceversa”.

www.green-card-lottery-eu.org

Uno de estos objetos es la página web del dúo, en la que un inmigrante puede solicitar una tarjeta verde europea. El “programa de sorteo de visados de la UE” se parece a las “parásitas" páginas web que intentan imitar el sistema de sorteo de la tarjeta verde americana para explotar las esperanzas de los inmigrantes de trabajar en los EE UU. La página web es tan realista que la Société Réaliste recibió alrededor de 15.000 respuestas. “Estamos interesados en la forma en que la Unión Europea trata de construirse, por ejemplo, a través de la inmigración: no tiene una política de inmigración internacional, sino que todavía es nacional. ¿Pero cómo pueden países como Finlandia, Italia, Eslovaquia o Irlanda tener una política de inmigración común? ¿Quién o qué significa ser un extranjero en Europa?” dice Naudy con euforia.

Londres comercial, París falsa y Berlín auténtica

Naudy cita tres centros artísticos del mundo del arte europeo: el Londres comercial, con sus artistas ingleses y grandes galerías de arte; el Berlín no comercial, con artistas de toda Europa; y la “falsa” París, que vive de su glorioso pasado con la ayuda de los artistas de la escuela de arte francesa. “Incluso en Berlín los artistas son financiados por el Estado, Noruega paga a sus artistas noruegos, y así sucesivamente”. ¿Así que cuál sería la Europa ideal? “Es difícil imaginar Europa sin tener en consideración al resto del mundo”, contesta Gróf. “¿Por qué no construir una entidad global?”, añade Naudy. “Para nosotros, la única idea que tiene un valor productivo es el cosmopolitismo”.

"Europa no tiene una política migratoria internacional"

Evidentemente, los dos creen en un diálogo que no debería estar restringido a ninguna ideología o zona geográfica. “Los dos estudiamos en una escuela anarquista que está en contra de instituciones públicas, políticas y económicas”, comenta Naudy. “Acepto la idea de Europa si Japón es Europa y si Alaska es Europa”, concluye.